Balance de abril

descarga

El desafío secesionista en Cataluña –el intento de golpe de estado– apoyado cínicamente por el separatismo vasco y por los epígonos de Navarra y Valencia (e, «inexplicablemente», por algunas instituciones y medios europeos) se mantiene y aunque los golpistas (por miedo a los tribunales y a perder apoyos del independentismo «moderado») actúan con mas prudencia, siguen arrogantes y dedicando todas sus fuerzas e instituciones –que no han sido neutralizadas por la suave aplicación del 155– a alimentar el odio a todo lo español.
El Gobierno no sabe/no quiere hacer otra cosa que declaraciones burocráticas o propuestas chapuceras (cuando no llegar al esperpento de que sus ministros se enfrenten al Poder Judicial y faciliten argumentos potentes a los golpistas) con lo que cada vez somos más los que lo acusamos de colaborar, por activa o por pasiva, con el «procés».
En la oposición, ya es sabido el apoyo cínico de comunistas y populistas al golpe y la actitud titubeante, confusa, filibustera… miserable en suma del PSOE de Pedro Sánchez y, sobre todo, del PSC. ¿Ciudadanos? Esperemos que perseveren en su camino inicial y no caigan en oportunismos nefastos. ¿Vox?…
Es necesario, por tanto, que, frente a esta compleja situación, la sociedad civil siga alerta y movilizada, los creadores de opinión sean honestos e inteligentes; los jueces, valientes y, sobre todo, que cada uno en nuestra circunstancia y según nuestra capacidad tomemos conciencia de que la situación es grave y que a pesar de que, como he sostenido desde hace años, «somos más, tenemos más fuerza y mejores razones», el resultado final no es seguro.

2017120719452479619

Esta entrada ha sido publicada en Reflexiones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.