¡Política, sí, hagamos política!

11d_una_manana_de_invierno_tv-267166636-mmed

(Después de ver, por segunda vez, la película 11D. Una mañana de invierno y después de escuchar por enésima vez al Gobierno actual que la crisis de Cataluña es política y hay que resolverla mediante la política.)

¡Sí, hagamos política! Todos, cada uno en su lugar, con sus derechos y sus deberes. Los políticos profesionales, realizando de forma honrada su labor; los militantes sin cargo, exigiendo a su partido que tenga un programa claro y que lo cumpla con todas las consecuencias o explique con sinceridad por qué no puede cumplirlo; los altos funcionarios, que han jurado la Constitución, respetando la Ley y haciéndola cumplir en su ámbito: los ciudadanos, informándose y formándose una opinión, votando con responsabilidad, exigiendo, por todos los cauces lícitos (medios, redes, organizaciones cívicas), que se haga política auténtica, política democrática, política al servicio de la ciudadanía.
Hacer política es legislar en beneficio del pueblo: leyes justas pero contundentes, incluyendo la ilegalización de los partidos que utilizan la democracia para destruir la Democracia, el Estado para destruir el Estado, la libertad de expresión para despreciar y destruir los símbolos de la Nación, la lengua para prohibir o menospreciar otra lengua. Hacer política es administrar con honradez los Presupuestos Generales del Estado y de los distintos niveles de la Administración: ¡ni un solo euro para alimentar y difundir el odio a la Nación, el odio a España! Pongamos en el lugar que se merecen a los «revolucionarios de salón», miserables que se hacen pasar por libertadores heroicos con coches y despachos y medios oficiales pagados con nuestros impuestos (y en no pocas ocasiones con comisiones del 3% para su patrimonio particular).
Hacer política es impedir la «bilateralidad», exigir la jerarquización de todas las administraciones públicas, mantener el respeto a las instituciones y símbolos nacionales: es intolerable que un ayuntamiento o una comunidad autónoma pueda decir públicamente que no acata la Constitución o declarar persona non grata al Jefe del Estado o que desde un organismos o medio público se inste a la gente a recibirlo de forma hostil.
Hacer política es respetar la independencia del Poder Judicial, acatar sus sentencias y hacerlas cumplir con todas las consecuencias: comprobar que los profesores instruyen y educan pero no adoctrinan; que los edificios públicos exhiben siempre las símbolos oficiales y jamás símbolos o eslóganes ilícitos y ofensivos; que los medios de comunicación social de titularidad pública, respetan y defienden al Estado y a la Nación, son neutrales en el juego político y jamás se convierten en el instrumento de agit-prop de ningún partido en concreto.
¡Sí, hagamos política! Política noble y democrática, en defensa del Estado y en beneficio de la sociedad.img_memartinez_20171102-192958_imagenes_lv_terceros_pancarta_ajuntament-kPhH-U432546778995CeH-992x558@LaVanguardia-Web

Publicado en Varios | Etiquetado , , | 2 comentarios

Evolución e involución

descarga

En general, hay un acuerdo entre los historiadores en dividir el régimen anterior en dos periodos bien diferenciados: 1939/1959 y 1959/1975, aunque en ambos se pueden establecer diversos subperiodos.

En todo, caso, hay consenso en que el régimen franquista evoluciona, a lo largo de esos 36 años, en el sentido de mayor institucionalización política, suficiente reconocimiento internacional, menor represión y un cierto desarrollo económico y social, en suma (y con todos los peros que se quieran recordar): el fortalecimiento del Estado y la estabilidad de la sociedad, la evolución de una dictadura nacida de una terrible guerra civil y consolidada en una postguerra aún más terrible a un régimen autoritario pero que puede llegar a desarrollar, sin ruptura («de la Ley a la Ley», Fernández Miranda dixit) un régimen democrático.
Así fue según mi opinión.

¿Hay parecido consenso para delimitar la Transición? Falta perspectiva histórica y, quizá, contexto académico adecuado. Pero lo que sí parece evidente es que –después de un arranque admirado por todo el mundo, consolidado el nuevo régimen y constituido el «Estado social y democrático de Derecho»– en estos últimos lustros (quizá desde los atentados del 11M) el Estado se ha debilitado hasta límites que nos hubieran parecido ridículos hace poco tiempo y la sociedad está cada vez menos estabilizada. Fijémonos en algunos hechos significativos de los últimos 10 u 11 meses: culminación del desafío separatista en Cataluña, con la ciudadanía fracturada en dos partes irreconciliables y con brotes de violencia y contaminación en Valencia, Baleares… hasta ciertas zonas de Aragón; envalentonamiento y expansionismo del nacionalismo vasco; hundimiento bochornoso de uno de los dos grandes partidos y cambio, cuando menos rocambolesco, de Gobierno, encabezado por un PSOE con los peores resultados electorales de su historia moderna y con el apoyo de populistas y separatistas que, naturalmente, exigen costosos privilegios a cambio. En el ámbito internacional la situación es cuando menos inquietante: altos cargos del procés catalán, fugados de la Justicia españolas, recorriendo el mundo occidental denunciando al Estado español como antidemocrático, represivo, mentiroso… reforzados por varias «embajadas» de la «República Catalana» en capitales importantes y con no poca audiencia.

Dejemos la cuestión de las banderas y otros símbolos del Estado y la Nacion para un análisis posterior más pormenorizado. Pero no podemos dejar de registrar la situación de la Jefatura del Estado. El Rey, abucheado por los rebeldes separatistas siempre que va a Barcelona (y hasta cuando preside un evento deportivo en Madrid donde participa el Club de Fútbol Barcelona, que se declara antiespañol) y (hace pocos días) teniendo que llegar a Gerona para presidir un importante acto institucional casi clandestinamente, por un itinerario lleno de símbolos antiespañoles y obligado a celebrar el acto en un local privado porque las autoridades locales lo han declarado persona non grata… Más significativo aún el hecho de que personajes como Puigdemont o Torra, sin ninguna legitimidad y que desprecian todas las leyes que no son impuestas por ellos, se dirijan al Jefe del Estado con actitudes y lenguajes chulescos. Involución del sistema democrático, de las instituciones del Estado, de la sociedad en su conjunto, a una situación extremadamente incierta y, por ello, peligrosa.
Así es según mi opinión.

¿Podemos aguantar esta situación mucho tiempo? Todo parece indicar que no: hay que invertir la tendencia centrífuga y destructiva y restaurar la autoridad del Estado, la Ley y la Constitución; hay que reagrupar y fortalecer las fuerzas democráticas y constitucionales (y en estas fuerzas incluyo no solo a instituciones o partidos sino, muy principalmente, a la ciudadanía) y encontrar la manera de neutralizar y reducir a las fuerzas que ahora están intentando destruir el Estado y trocear la Nación; hay que evitar a toda costa que entremos en una situación político-social mucho peor que la que superamos hace ahora 40 años. Hay que hacerlo y se hará.
Así será según mi opinión.descarga (1)

Publicado en Reflexiones, Varios | Etiquetado , | 1 comentario

Julio de 2018

Domingo 1 de julio de 2018
Me levanté con la necesidad de hacer una nueva entrada en el blog y la he hecho: ahora la colocaré. Aunque los últimos meses han sido muy duros y los próximos pueden serlo todavía más, quiero mostrar optimismo. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 2 comentarios

«El mínimo común denominador»

2016-03-20_1650-300x148

http://www.elmundo.es/espana/2018/06/02/5b1188e8268e3e757f8b459c.html

Importante artículo de Cayetana Álvarez de Toledo.  Sigue leyendo

Publicado en Crítica, Varios | Etiquetado | 2 comentarios

Junio de 2018

Viernes 1 de junio de 2018
Sigue la fiesta del triunfo de la moción de censura (que parece, sobre todo, el triunfo de los nacionalistas). La gente más consciente, preocupada por la nueva situación… y la izquierda boba, especialmente feliz.[Np] 
Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 2 comentarios

Balance de abril

descarga

El desafío secesionista en Cataluña –el intento de golpe de estado– apoyado cínicamente por el separatismo vasco y por los epígonos de Navarra y Valencia (e, «inexplicablemente», por algunas instituciones y medios europeos) se mantiene y aunque los golpistas (por miedo a los tribunales y a perder apoyos del independentismo «moderado») actúan con mas prudencia, siguen arrogantes y dedicando todas sus fuerzas e instituciones –que no han sido neutralizadas por la suave aplicación del 155– a alimentar el odio a todo lo español.
El Gobierno no sabe/no quiere hacer otra cosa que declaraciones burocráticas o propuestas chapuceras (cuando no llegar al esperpento de que sus ministros se enfrenten al Poder Judicial y faciliten argumentos potentes a los golpistas) con lo que cada vez somos más los que lo acusamos de colaborar, por activa o por pasiva, con el «procés».
En la oposición, ya es sabido el apoyo cínico de comunistas y populistas al golpe y la actitud titubeante, confusa, filibustera… miserable en suma del PSOE de Pedro Sánchez y, sobre todo, del PSC. ¿Ciudadanos? Esperemos que perseveren en su camino inicial y no caigan en oportunismos nefastos. ¿Vox?…
Es necesario, por tanto, que, frente a esta compleja situación, la sociedad civil siga alerta y movilizada, los creadores de opinión sean honestos e inteligentes; los jueces, valientes y, sobre todo, que cada uno en nuestra circunstancia y según nuestra capacidad tomemos conciencia de que la situación es grave y que a pesar de que, como he sostenido desde hace años, «somos más, tenemos más fuerza y mejores razones», el resultado final no es seguro.

2017120719452479619

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Mayo de 2018

Martes 1 de mayo de 2018
… Y el cielo alegre y la gente amable. Y los Trufos corriendo felices por los prados floridos. Y en la sierra compiten aún el sol y la nieve. Y el agua y su eterna sinfonía buscando el lejano mar pero alcanzable. Y las yeguas comiendo el pan en la mano del hombre… La vida bulle y el alma se estimula.

Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado | Deja un comentario

Guerra y política

978848164492 Es famosa la frase del político francés Georges Clemenceau (1841/1929) «La guerra es un asunto demasiado serio como para dejárselo a los militares.» Tan famosa como la del militar prusiano Carl von Clausewitz (1780/1831): «La guerra es la continuación de la política por otros medios.» Muchos siglos antes, el general chino Sun Tzu (544 a.C./496 a.C.) también demuestra gran sabiduría sobre la relación entre guerra y política, por ejemplo: «Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.» o «Estrategia sin tácticas es el camino más lento hacia la victoria. Tácticas sin estrategia es el sonido que precede a la derrota.» o esta otra, que refuerza la anterior: «El arte de la estrategia es de importancia vital para el país. Es el terreno de la vida y la muerte, el camino a la seguridad o la ruina.»
Parece claro que la política y la guerra, lo político y lo militar, se relacionan y se influyen mutuamente y, por consiguiente, los militares, nuestros militares, deberán tener en cuenta la Política y los políticos, nuestros políticos, deberían tener suficientes conocimientos de la ciencia y el arte de la guerra. No tengo suficientes datos sobre la capacidad política de nuestros militares (aunque me parece muy preocupante que un exJemad –Jefe del Estado Mayor de la Defensa– oficie actualmente como miembro destacado de la cúpula de Podemos) pero sí creo que hay abundante información de la ignorancia militar de nuestros políticos (excepto –¡menos mal!– el caso del Jefe del Estado). Por ejemplo, nuestro Presidente del Gobierno hizo el servicio militarpero considera que un desfile militar en una fecha señalada es un «coñazo»; ¿qué decir de los líderes más jóvenes? Ni Rivera ni Sánchez ni Iglesias han tenido el menor contacto con el Ejército (aunque parece probable que este último haya estudiado, superficialmente, las tácticas guerrilleras). ¿Hay solución a este problema?
Por supuesto, que nadie se asuste: no estoy hablando de escenarios de guerra, aquí y ahora (aunque no podemos ignorar que, en el tiempo y en el espacio, la guerra está, siempre, muy cerca de nosotros), sino de la necesidad de que las enseñanzas que nos ofrece la guerra, el arte y la ciencia militares, nos ayuden en estos tiempos y en esta zona de paz, paz no exenta de graves problemas.

2018-04-14_1446

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Hipótesis (II)

rajoy-dedos-congreso

Soy de los convencidos de que ninguno de los actos que el secesionismo catalán viene realizando en estos últimos años y, concretamente, desde septiembre del pasado año, ¡ninguno!, era imprevisible.
El Gobierno tiene sobrada información y suficientes servicios de inteligencia para saber que las sesiones del Parlamento de Cataluña, donde se desafía a la Ley y a los tribunales, las manifestaciones ilegales, tumultuarias y violentas en la calle, donde se ataca abiertamente al orden público y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los desplantes y las fugas ante la Justicia (todo ello orquestado y proyectado internacionalmente por los medios de comunicación públicos, TV3 y otros), todas esas acciones y otras muchas similares, han sido siempre claramente posibles y probables y, por consiguiente, netamente previsibles.
Me parece meridianamente claro también que el Gobierno de la Nación no solo no ha ejercido con determinación su derecho y su deber de «cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes», sino que ha seguido una política de palabrería y componendas, zigzags y contradicciones, de apaciguamiento y «conllevancia»… pero inyectando continuamente dinero público a las instituciones rebeldes, evitando así que estas se desplomaran por quiebra económica…
También parece claro que esta política, lejos de disuadir a los rebeldes, los ha envalentonado y alentado a incrementar su desafío. Todo esto antes y después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Especialmente después porque, por ejemplo, la convocatoria apresurada de alecciones autonómicas, el mantenimientos de los mandos de los mozos de escuadra, y la garantía de impunidad que se ha dado a los medios golpistas ha sido errores descomunales que han alimentado el fuego en vez de apagarlo.
¿Por qué? Descartada la idea de una conspiración perfectamente organizada por poderes fácticos, nacionales o extranjeros (donde el Gobierno sería un mero instrumento), no se me ocurren mas que dos posibilidades, he aquí el dilema. O el Gobierno es tan débil, tan torpe, que no ve el gravísimo peligro que está corriendo nuestro régimen político y el propio país y piensa que los propios secesionistas se anularán entre sí o se disolverán por agotamiento… o es así de torpe o está interesado en mantener esta tensión, este desafío (por muy peligrosos que sean) para para poder dejar en segundo plano problemas tan graves como la corrupción o la sostenibilidad económica del Estado de bienestar (pensiones, etc.). Estupidez o estrategia maquiavélica. Malo si se trata de estrategia y peor si se trata de estulticia.
Naturalmente no podemos caer en el pesimismo ni, mucho menos, en la desesperación porque no solo el Gobierno interviene en esta crisis: hay fuerzas políticas y sociales que han comprendido que la situación es crítica y demanda su compromiso, hay cientos de miles de personas que se movilizan, hay jueces que sirven esforzadamente a la Justicia, medios que denuncian los movimientos de los golpistas, un Jefe de Estado que, en el momento más delicado, salió a dar la cara y a calificar sin ambages (aunque midiendo muy bien las palabras) la acción desleal y rebelde de las instituciones catalanes, miles de empresas que –buscando nueva localización en el resto del país– ponen de manifiesto la barbarie y el desorden que impera en aquella región. Y, sobre todo, hay una fuerza que da la Historia y la situación nacional e internacional que hace prácticamente imposible que triunfe la rebelión.
Pero tampoco podemos relajarnos ni delegar en otros nuestros deberes como ciudadanos. Mientras se mantiene esta situación crítica y como consecuencia de esta política errática hay un deterioro de nuestra imagen exterior que afecta a nuestros intereses nacionales, un reverdecer de algunos de los peores tópicos de la leyenda negra… pero, sobre sucedera-octubre_1049005148_8757838_660x371 todo, hay un sufrimiento de millones de catalanes que se sienten hostigados por los secesionistas y abandonados por su Gobierno nacional. Con ellos tenemos un compromiso que no podemos eludir.

 

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Abril de 2018

Domingo 1 de abril de 2018
En su carta dominical de hoy Pedro J. Ramírez afirma: «Durante los últimos cuarenta años, en Cataluña no ha habido más dictadura que la impuesta por el nacionalismo en materia de lengua y costumbres cívicas. Hace pues casi medio siglo que el viejo régimen centralista dio paso a la que ha llegado a ser una de las autonomías con más competencias de Europa. Eso es lo que a un soberanismo insaciable le ha parecido insuficiente, hasta el extremo de sembrar el germen de una auténtica guerra civil en ciernes.» Lo suscribo. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 2 comentarios