El juego de los dilemas (III)

Entre el Palacio de la Moncloa y el Palacio de la Zarzuela, prefiero Zarzuela; Entre el PSOE de Felipe, Guerra, Maravall, Paco Vázquez, Redondo Terreros… y el de Sánchez, Carmen Calvo, Ábalos, Celaá…, prefiero el primero; entre extremo de Podemos (que apoya a golpistas y terroristas) y extremo de Vox (que los combate con más o menos acierto), prefiero Vox; entre tribunales españoles y tribunales europeos (cuando hay controversia jurídica) prefiero tribunales españoles; entre nacionalismo catalán o vasco y nacionalismo español (si no es posible evitar todos), prefiero español; entre un gobierno con un vicepresidente y menos de 15 ministerios y otro con cuatro vicepresidentes y 20 ministerios, prefiero el primero; entre trocear el Estado, legalizar bilateralidades y aumentar continuamente la clase (y la casta) política y mantener el Estado de las autonomías pero unido, jerarquizado y lo más austero posible, prefiero esto último; entre emplear eufemismos o ambigüedades como ‘conflicto político’ o ‘desjudicializar’ para referirse a la sedición y la rebelión o para disimular la presión del poder ejecutivo sobre el judicial, prefiero el lenguaje llano de llamar al pan, pan y al vino, vino. En resumen, entre la España que se consolida con la Transición (a pesar de todos los defectos y carencias que tiene) y la España que podría salir de una aventura capitaneada por Pedro Sánchez y con el apoyo de Podemos y separatistas, no tengo la menor duda y me comprometo con lo primero. Y no creo que, cuando se presentan ineludibles estos dilemas, sean viables las terceras vías ni moral mantener posiciones equidistantes o relativistas.

Publicado en Varios | Etiquetado , , , , | 1 comentario

Gestos

La 4.ª acepción del DLE define ‘gesto’ como «Acto o hecho que implica un significado o una intencionalidad.» Nuestra sociedad se vertebra no pocas veces en torno a un gesto (nuestra era comienza con uno de esos gestos). Y en los tiempos que corren serán necesarios muchos gestos.
En las negociaciones para investir a Pedro Sánchez ERC ha exigido un gesto de la Abogacía del Estado. El Poder, aquí y en otros muchos lugares, se sirve de gestos para mostrar su intencionalidad. Pero también, cualquier ciudadano puede realizar un gesto individual o sumarse a un gesto colectivo.
Así lo entendió un ciudadano anónimo (solo sé que se llama Antonio) que se plantó en la acera de la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid, con una pancarta patriótica, y que con ello (a pesar de que fue desalojado a la fuerza en pocos minutos) llamó la atención de los medios y la opinión pública. Así lo entendió Íñigo Fernández de Araoz, ingeniero de 27 años, que obtuvo los permisos necesarios para convocar una manifestación en la que no figurase ningún partido político y solo se exhibiera una pancarta con la leyenda «Por el futuro de una España unida» y que consiguió que lo acompañáramos más de 15.000 personas.
También las personas públicas pueden hacer gestos. Ana Oramas, diputadas nacional por Santa Cruz de Tenerife, que había recibido el mandato de su partido de no oponerse a la investidura de Sánchez, manifiesta en la tribuna de oradores del Congreso que sus principios están por encima de su partido y que, a pesar de las graves presiones que ha recibido y el riesgo de ser marginada, votará NO. José María Múgica, hijo del político socialista asesinado por ETA en 1966, escribe una carta abierta a Sánchez en la que afirma: «Ahora, que pretenda usted alcanzar la investidura con la ayuda del fascismo que nos asesinó en el País Vasco, produce una náusea infinita.– Y un profundo desprecio.»
Por supuesto, los militantes, ocupen el lugar que ocupen, también pueden tener gestos. Por ejemplo, sería estupendo que algún militante socialista que se pasó la última campaña electoral apoyándose en las múltiples afirmaciones de su jefe jurando y perjurando que jamás haría un gobierno con Podemos y jamás sería presidente con el apoyo de los secesionistas, rompiera públicamente su carnet como hizo el exministro José Luis Corcuera en 2017.
¿Y los partidos de la oposición? ¡Claro que pueden hacer gestos! Y no creo que los más eficaces sean armar bronca en el Congreso. Se me ocurre que sería un gesto muy eficaz una profunda autocrítica de la actual dirección del PP sobre el periodo de Rajoy, que tuvo varias ocasiones de neutralizar o al menos parar el «procés» y, por cobardía, estulticia o algo peor, no solo no lo hizo sino que posibilitó su fortalecimiento. Se me ocurre que Inés Arrimadas, que me parece la persona más valiosa de Ciudadanos, podría retomar la idea de una fusión, ideológica, orgánica y política con (lo que queda de) UpyD, que constituiría una embrionaria pero eficaz alternativa al PSOE, en su propio feudo de centro izquierda.
¿Y los 164 diputados que han votado hoy en contra de la investidura de Sánchez? ¿Pueden tener un gesto colectivo de protesta? Cualquier cosa que hicieran al unísono, aunque solo fuera llevar una insignia o un pañuelo al cuello con la bandera nacional, ya tendría una gran resonancia y sería un estímulo para los millones de personas que en Cataluña o en la Vascongadas (y ahora también en Valencia y Baleares) sufren la tiranía de los secesionistas… pero quizá debieran plantearse una acción más contundente como ausentarse del hemiciclo del Congreso en el momento en que comience la votación del martes; una investidura con solo 186 diputados presentes evidencia claramente una situación límite, que para la opinión pública nacional e internacional sería tan «noticiable» como la propia investidura. Naturalmente eso rompe la «cortesía parlamentaria» y da armas a los secesionistas para hablar de «ultraderecha» y todo eso, pero también da armas a los resistentes, que dudan, y con razón, de que el Estado tenga capacidad para mantener su autoridad en todo el territorio nacional… En todo caso, hagan lo que hagan, si lo hacen unidos y sin complejos ni forcejeos mezquinos, será positivo.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

El discurso de investidura de Pedro Sánchez

Espectacular inicio («No se va a romper España, se va a romper el bloqueo») y exitoso discurso (157 páginas) de Pedro Sánchez, al menos a corto plazo. Habla combinando bien la arrogancia con la humildad, hace llamamientos vistosos a tirios y troyanos aunque salpicándolo con ataques a «la Derecha, la ultraderecha… y la ultra-ultra-derecha».
Vuelve a demostrar que es un buen táctico, que tiene energía y que su equipo trabaja con eficacia, al menos a corto plazo, y que tiene una mezcla de audacia e hipocresía que le permite mentir y girar 180 grados sin pestañear y, por tanto, capaz de cambiar de principios y de lenguaje sin temblar. Ya lo dije en otra entrada de este blog pero no me importa repetirlo: me equivoqué cuando lo tildé de «arribista incompetente»: arribista, sí pero en absoluto incompetente, porque todo parece indicar que conseguirá el Gobierno. Gobierno de coalición de socialistas y populistas-comunistas, con el apoyo decisivo de los separatistas-golpistas de ERC y otras fuerzas minúsculas, revitalizando el bloque que se pergeñó en septiembre de 2016, en la segunda investidura de Rajoy, y se consolidó en la moción de censura contra este en junio de 2018.
La estrategia, los objetivos de los dos partidos que van a conformar este gobierno de coalición, es reorganizar el Estado, suprimiendo o debilitando los grandes principios (Constitución, Unidad y Soberanía nacionales, Libertad e igualdad individuales por encima de las identidades…) y establecer un troceo del Poder (en cooperación no exenta de tensiones con los diversos separatismos) para seguir aumentando el sector público no productivo y la clase política (la cantidad de logreros que viven de la Política). Este objetivo no responde, en mi opinión, a unos principios ideológicos sino a unos intereses partidarios y personales y conlleva debilitar al Estado y poner en peligro a la propia Nación.
La táctica es un lenguaje «progresista», mezcla de tópicos y utopías (Ley de Violencia de Género, eutanasia, etc.), un aumento de las subvenciones (el mantenimiento de miles de chiringuitos que consiguen clientela política y puestos de trabajo para las capas más bajas de la clase política) y de los gestos (tipo el show de la exhumación de Franco) y un estímulo permanente al maniqueísmo, al rencor y el revanchismo contra el anterior régimen y solución que se dio al tránsito pacífico y consensuado al nuevo régimen (Ley de Memoria Histórica).
Los mayores beneficiarios de ese objetivo, sin duda, son los separatistas, que podrán seguir haciendo su política y sus fechorías con grandes beneficios económicos y mínimos problemas legales .
Naturalmente que este nuevo gobierno puede (y necesita, para mantener ciertos apoyos) corregir errores y reparar injusticias (por ejemplo reducir el fraude fiscal) o impulsar avances sociales y mejoras (por ejemplo en relación con los trabajadores autónomos o la despoblación en amplias zonas de España) pero, siempre, sometidos al objetivo y la táctica descritos.
Por supuesto no todos los vientos le son favorables a este gobierno. Se tendrá que enfrentar a contradicciones en la sociedad y en su propio seno de muy difícil solución: el reparto del Poder y sus privilegios, con más intereses y ambiciones que ideales; el chantaje permanente de los separatistas que genera fuertes agravios comparativos; y sobre todo porque el poner al Estado al borde del abismo y en riesgo la propia existencia de la Nación tal como la tenemos ahora y desde hace muchas generaciones, producirá una revitalización del sentimiento patriótico y de dignidad nacional.

Publicado en Crónicas, Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Enero de 2020

Miércoles 1 de enero de 2020
En los tradicionales regalos de familia en Nochevieja me tocó una preciosa escultura: El hombre-tronco. En los más antiguos cuentos y leyendas hay  personajes que representan árboles humanizados. Fernández Flórez, inicia su extraordinaria novela El bosque animado con una conversación entre árboles que sienten y piensan y, una década después, el gran Tolkien nos hizo transitar por un mundo maravilloso donde los árboles combaten en el ejército de los buenos… Es muy estimulante esta relación que se da en las artes –y en la vida, por supuesto– entre el hombre y el árbol. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Esperando el discurso del Jefe del Estado (II)

Decía, aquí, hace dos años:

«El Jefe del Estado, que, por razones de su muy peculiar función, se dirige pocas veces a la Nación entera, tiene mañana un discurso difícil, un “Mensaje de Navidad” nada protocolario. Después de su muy arriesgado y excelente discurso del 3 de octubre de este año, que interactuó consecuentemente con las movilizaciones de la ciudadanía más consciente, denunciando la deslealtad de las autoridades secesionistas de Cataluña, no tendrá más remedio que arriesgarse a definir de alguna manera –con palabras medidas pero no elusivas– cómo ha evolucionado y qué perspectivas tiene la situación que él denunció, con tanto acierto como coraje, hace ochenta días.» Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | 1 comentario

La ‘España mejor’ de Mariano Rajoy

El País publicó ayer un «adelanto en exclusiva de las memorias del expresidente» Mariano Rajoy: Una España mejor.
El periódico destaca en titulares dos ideas-fuerza del expresidente que parecen razonables a primera vista pero que, en mi opinión, son sendos pretextos para ocultar su gran fracaso: «La labor de gobernar no es fácil, es laboriosa y a menudo ingrata, pero un gobernante responsable no debe renunciar nunca a ella» y «La corrupción en el PP ha sido nuestro talón de Aquiles». Sigue leyendo

Publicado en Crónicas, Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Diciembre de 2019

Domingo 1 de diciembre de 2019
En el Museo del Prado, con Vera y Olmo, en la exposición Dibujos de Goya. Goya es un gigante del Arte y un ejemplo de compromiso político y humano. Es emocionante recorrer las salas con unos 200 dibujos donde el artista refleja una sociedad sometida a mil tensiones y fustiga tanto a los de arriba como a los de abajo. Me ha gustado mucho pararme delante del dibujo que contiene uno de mis lemas: «Aun aprendo» (Goya omitió la tilde diacrítica). El subtítulo o lema de la exposición, «Solo la voluntad me sobra» está sacado de una carta del pintor a su amigo Joaquín María Ferrer, cuando ya se sentía desfallecer: «Agradézcame usted mucho estas malas letras, porque ni vista, ni pulso, ni pluma, ni tintero, todo me falta y solo la voluntad me sobra.» Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Para qué sirve hoy la monarquía

Hace tres días se celebró en el Hotel Palace el solemne acto, presidido por el Rey, de la entrega del Premio Francisco Cerecedo 2019 a Javier Cercas por su artículo publicado en El País el 3 de enero de este año con el título de «¿Para qué sirve hoy la república?», del cual transcribo una de sus frases que me parecen más oportunas: Sigue leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Elecciones de 2019 (VII)

Datos y relatos

La organización Plataforma Elecciones Transparentes ha denunciado insistentemente la existencia de miles de irregularidades y datos sospechosos y diversas formas de opacidad en los recuentos y las actas (aunque la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, LOREG, exige que todo el proceso ha de ser público) y ha anunciado una denuncia general o varias específicas, especialmente que no se ha realizado correctamente el obligado recuento el día 13 de noviembre. Sigue leyendo

Publicado en Varios | Etiquetado , , | 2 comentarios

¡La Falange en el Ateneo de Madrid!

En la excelente (y muy premiada) película de Michael Anderson La vuelta al mundo en 80 días, EE UU, 1956, los guionistas incluyen una escena que, hasta donde yo recuerdo (estoy de finde en una casa que tiene una buena biblioteca… pero no la obra de Julio Verne), no está en el maravilloso texto original (aunque podría haber estado porque Verne nos presenta un personaje femenino capaz de enfrenarse a las convenciones estrechas).
Phileas Fogg entra triunfante en su club después de culminar con éxito una hazaña que parecía imposible… pero lo que realmente deja perplejos e indignados a sus expectantes miembros es que detrás del caballero entra la princesa Aouida, compañera de Fogg desde que este la salva de una muerte segura en la India… ¡Una mujer en el Reform Club! ¡Anatema, escándalo, afrenta intolerable! Jamás ese exclusivo circulo, solo accesible para caballeros y sirvientes varones, había sufrido la presencia de una mujer en sus exquisitos salones.
En otro tiempo y en otro contexto, nuestro principal filósofo contemporáneo, José Ortega y Gasset, nos invitó a reflexionar sobre la irrupción de «las masas» en la sociedad europea, que, en mayor medida de lo que pudiera parecer a primera vista, tenía significativos paralelismos con el Club Reformista imaginado por el gigante francés. La sociedad acepta, por las buenas o por las malas, que estamos en un tiempo y en un ámbito en los que disminuyen los privilegios y aumentan los derechos: ¡la Democracia! La sociedad derriba barreras aunque eso la haga más vulnerable (La sociedad abierta y sus enemigos, Karl Popper).
¡Pero eso no puede significar que vivamos sin límites, sin controles, sin contrapesos! ¡Por supuesto: Ley y orden! También en nuestro querido Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, que camina con fuerza, a pesar de todos los pesares, hacia su glorioso bicentenario. En la Docta Casa se celebran casi a diario tertulias, debates, conferencias, mesas redondas de muy diverso signo que, siempre que sean legales y cumplan con el reglamento de nuestra institución, deben gozar del respeto de todos sus socios y de los medios.
A pesar de ello, en días pasados causó escándalo un acto desarrollado en el (repleto en esta ocasión) Salón de Actos por organizaciones falangistas, que acabó exhibiendo sus símbolos y cánticos… Pero así mismo causó escándalo una acto de hace pocas semanas donde se congregaron también muchas personas que glorificaban el régimen de Maduro en Venezuela… Como también en su día se celebró un acto donde los separatistas catalanes justificaban lo que a mí y a otras muchas personas nos parece una golpe de Estado (a cámara lenta, como dijo en su día el socialista Alfonso Guerra) que debería haber sido abortado, con toda la fuerza necesaria, por el Gobierno de la Nación…
No tengo más representación en el Ateneo que la mía propia de socio de hace casi 40 años… pero, en esa condición, me atrevo a sugerir que si la Junta de Gobierno decidiera rechazar un acto como el del otro día, se vería obligada a rechazar cualquier acto de orientación totalitaria (aunque fuera legal y de acuerdo con el reglamento de nuestra Institución): si no se puede cantar el «Cara al Sol» y levantar el brazo derecho con la mano extendida en Prado 21, tampoco debería permitirse cantar «La Internacional» y levantar el puño cerrado ni, mucho menos, exhibir señeras esteladas y lazos amarillos. 

Así pues, concluyamos en que sería deseable que no hubiera actos como los que he citado en el Ateneo pero no porque se prohibieran de forma burocrática o sectaria sino porque el ambiente general fuera de «Más pensamiento, menos enfrentamiento – Más debates y menos combates».

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | 3 comentarios