Abril de 2020

Miércoles 1 de abril de 2020
Después de una semana sin pisar la calle, hoy a primera hora he salido para proveerme de comida y artículos de limpieza. Calles desiertas y una sensación extraña de incertidumbre profunda. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Ernesto Cardenal

Conocí y traté durante algunos días a Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 20-01-1925 – Managua, 01-03-2020) a principios de 1990, con motivo de la edición en nuestra colección Alba y Mayo Poesía, de una buena antología con los poemas más accesibles para niños y jóvenes, preparada por Jesús Ángel Remacha e ilustrada por Carmen Sáez. Hasta donde yo recuerdo (no era hombre de trato fácil) no mantuvimos ninguna conversación profunda sobre su trayectoria revolucionaria sandinista (aunque acabaría saliéndose del Frente Sandinista por graves divergencias con Andrés Ortega) ni sobre su activo papel en la Teología de la Liberación (que le costaría la suspensión a divinis por Juan Pablo II, aunque poco antes de su muerte Francisco la anuló).
Pero sí recuerdo muy bien una anécdota que no he contado hasta hoy: habíamos acordado con un periodista de un medio nacional, que se sometiera a una sesión de fotografías en la entrada del Hotel Claridge y acabó muy enfadado porque consideraba que el fotógrafo estaba haciendo demasiadas fotos.
La obra poética de Cardenal, extensa y compleja, es buena. Merece la pena estudiarla. Y la persona, hasta donde yo he podido saber, un magnífico ejemplo de esa izquierda que fue perdiendo valores e ilusiones durante todo el siglo XX. D.E.P.

 

Publicado en Nombres propios | Etiquetado , , | Deja un comentario

Marzo de 2020

Domingo 1 de marzo de 2020
Comienza marzo, un mes que podría ser un mes duro, tanto en lo general como en lo particular… Habrá que intentar sacar fuerzas de flaqueza para enfrentarlo.
Me acabo de enterar de la muerte de Ernesto Cardenal. Lo conocí y traté dos o tres días, cuando vino a España para presentar la antología de sus poemas en nuestra colección Alba y Mayo Poesía. A ver si mañana puedo escribir algo más sobre esto. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

En la muerte de José Luis Cuerda

Hace unas horas diversos medios han confirmado la muerte de José Luis Cuerda Martínez, nacido en Albacete el 18 de febrero de 1947, al no haber podido superar la embolia que sufrió recientemente. Estaba a punto de cumplir los 73 años.
La primera vez que oí hablar de Cuerda fue en unas jornadas en el Centro Municipal La Pollina de Fuenlabrada donde, a principios de los noventa del siglo pasado, nos reuníamos, durante dos o tres días, docentes y gentes de libro: Miguel Rodríguez, entusiasta de Amanece, que no es poco, me prestó una cinta de vídeo que contenía la película y me comentó que la había visto, solo o en grupo, innumerables veces. Yo también me hice seguidor del cine de Cuerda y vi casi todas sus películas… algunas también muchas veces.
Cuando publicó el guion en la editorial Pepitas de Calabaza, Logroño, 2013, fui a felicitarlo y a que me firmara un ejemplar en la Feria del Libro y aproveché para comentarle que había una polémica en mi familia sobre si era mejor esa película o Así en el cielo como en la tierra. «Buena discusión» me dijo con cierta retranca. He visto las dos películas muchas veces y sigo teniendo esa duda. Amanece… es una obra cumbre del surrealismo, con (decenas de) personajes, situaciones y diálogos (¡y canciones!) geniales, que alcanzó ese nivel de obra de culto de las grandes películas del cine norteamericano y de otros países. En diversas partes del mundo se crearon clubes de «amanecistas» y cuando se conmemoraron los 25 años de su estreno, muchas personas se reunieron en España para homenajear a Cuerda. Pero Así en el cielo… me parece más profunda y con el tratamiento de la Historia Sagrada (y sus principales personajes) más tierno e inteligente de todas las obras (literarias, científicas o artísticas) que conozco dedicadas a ese tema tan importante de nuestra civilización.
De sus otras 15 películas yo destacaría también como obras excelentes La lengua de las mariposas (sobre relatos de Manuel Rivas) o Los girasoles ciegos (novela de Alberto Méndez) pero, sobre todo, El bosque animado (sobre la novela homónima de Wenceslao Fernández Flórez).
Cuerda militó en el Partido Comunista y luego se pasó al PSOE, participando, junto a otros muchos cineastas, en la campaña sectaria de apoyo a Zapatero… pero habrá que leer sus memorias para ver si en los últimos años de su vida comprendió un poco mejor el juego de izquierdas y derechas en la España nuestra. En todo caso, Pedro Sánchez ha aprovechado la ocasión para, al lamentar la muerte de Cuerda, hacer una descarada reivindicación de la Segunda República.
Descanse en paz.

Publicado en Nombres propios | Etiquetado , , | 1 comentario

Febrero de 2020

Sábado 1 de febrero de 2020
Buena jornada en Ortigosa. Primero, Unai me enseña cómo revisar la presión de los neumáticos del coche (ahora ya, a estas edades, el padre aprende más del hijo que al contrario). Luego, buena comida y paseo en familia (Inés estaba en una actividad musical pero Clara estaba muy contenta porque Martina, y sus padres Raúl y Ana Lisa, estaban allí de visita). El agua del Milanillos era hoy especialmente melodiosa y las nacientes ortigas, de una forma y un color de gran belleza. También la charla sobre la situación política ha tenido mucho interés.[Np]  Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

El juego de los dilemas (III)

Entre el Palacio de la Moncloa y el Palacio de la Zarzuela, prefiero Zarzuela; Entre el PSOE de Felipe, Guerra, Maravall, Paco Vázquez, Redondo Terreros… y el de Sánchez, Carmen Calvo, Ábalos, Celaá…, prefiero el primero; entre extremo de Podemos (que apoya a golpistas y terroristas) y extremo de Vox (que los combate con más o menos acierto), prefiero Vox; entre tribunales españoles y tribunales europeos (cuando hay controversia jurídica) prefiero tribunales españoles; entre nacionalismo catalán o vasco y nacionalismo español (si no es posible evitar todos), prefiero español; entre un gobierno con un vicepresidente y menos de 15 ministerios y otro con cuatro vicepresidentes y 20 ministerios, prefiero el primero; entre trocear el Estado, legalizar bilateralidades y aumentar continuamente la clase (y la casta) política y mantener el Estado de las autonomías pero unido, jerarquizado y lo más austero posible, prefiero esto último; entre emplear eufemismos o ambigüedades como ‘conflicto político’ o ‘desjudicializar’ para referirse a la sedición y la rebelión o para disimular la presión del poder ejecutivo sobre el judicial, prefiero el lenguaje llano de llamar al pan, pan y al vino, vino. En resumen, entre la España que se consolida con la Transición (a pesar de todos los defectos y carencias que tiene) y la España que podría salir de una aventura capitaneada por Pedro Sánchez y con el apoyo de Podemos y separatistas, no tengo la menor duda y me comprometo con lo primero. Y no creo que, cuando se presentan ineludibles estos dilemas, sean viables las terceras vías ni moral mantener posiciones equidistantes o relativistas.

Publicado en Varios | Etiquetado , , , , | 1 comentario

Gestos

La 4.ª acepción del DLE define ‘gesto’ como «Acto o hecho que implica un significado o una intencionalidad.» Nuestra sociedad se vertebra no pocas veces en torno a un gesto (nuestra era comienza con uno de esos gestos). Y en los tiempos que corren serán necesarios muchos gestos.
En las negociaciones para investir a Pedro Sánchez ERC ha exigido un gesto de la Abogacía del Estado. El Poder, aquí y en otros muchos lugares, se sirve de gestos para mostrar su intencionalidad. Pero también, cualquier ciudadano puede realizar un gesto individual o sumarse a un gesto colectivo.
Así lo entendió un ciudadano anónimo (solo sé que se llama Antonio) que se plantó en la acera de la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid, con una pancarta patriótica, y que con ello (a pesar de que fue desalojado a la fuerza en pocos minutos) llamó la atención de los medios y la opinión pública. Así lo entendió Íñigo Fernández de Araoz, ingeniero de 27 años, que obtuvo los permisos necesarios para convocar una manifestación en la que no figurase ningún partido político y solo se exhibiera una pancarta con la leyenda «Por el futuro de una España unida» y que consiguió que lo acompañáramos más de 15.000 personas.
También las personas públicas pueden hacer gestos. Ana Oramas, diputadas nacional por Santa Cruz de Tenerife, que había recibido el mandato de su partido de no oponerse a la investidura de Sánchez, manifiesta en la tribuna de oradores del Congreso que sus principios están por encima de su partido y que, a pesar de las graves presiones que ha recibido y el riesgo de ser marginada, votará NO. José María Múgica, hijo del político socialista asesinado por ETA en 1966, escribe una carta abierta a Sánchez en la que afirma: «Ahora, que pretenda usted alcanzar la investidura con la ayuda del fascismo que nos asesinó en el País Vasco, produce una náusea infinita.– Y un profundo desprecio.»
Por supuesto, los militantes, ocupen el lugar que ocupen, también pueden tener gestos. Por ejemplo, sería estupendo que algún militante socialista que se pasó la última campaña electoral apoyándose en las múltiples afirmaciones de su jefe jurando y perjurando que jamás haría un gobierno con Podemos y jamás sería presidente con el apoyo de los secesionistas, rompiera públicamente su carnet como hizo el exministro José Luis Corcuera en 2017.
¿Y los partidos de la oposición? ¡Claro que pueden hacer gestos! Y no creo que los más eficaces sean armar bronca en el Congreso. Se me ocurre que sería un gesto muy eficaz una profunda autocrítica de la actual dirección del PP sobre el periodo de Rajoy, que tuvo varias ocasiones de neutralizar o al menos parar el «procés» y, por cobardía, estulticia o algo peor, no solo no lo hizo sino que posibilitó su fortalecimiento. Se me ocurre que Inés Arrimadas, que me parece la persona más valiosa de Ciudadanos, podría retomar la idea de una fusión, ideológica, orgánica y política con (lo que queda de) UpyD, que constituiría una embrionaria pero eficaz alternativa al PSOE, en su propio feudo de centro izquierda.
¿Y los 164 diputados que han votado hoy en contra de la investidura de Sánchez? ¿Pueden tener un gesto colectivo de protesta? Cualquier cosa que hicieran al unísono, aunque solo fuera llevar una insignia o un pañuelo al cuello con la bandera nacional, ya tendría una gran resonancia y sería un estímulo para los millones de personas que en Cataluña o en la Vascongadas (y ahora también en Valencia y Baleares) sufren la tiranía de los secesionistas… pero quizá debieran plantearse una acción más contundente como ausentarse del hemiciclo del Congreso en el momento en que comience la votación del martes; una investidura con solo 186 diputados presentes evidencia claramente una situación límite, que para la opinión pública nacional e internacional sería tan «noticiable» como la propia investidura. Naturalmente eso rompe la «cortesía parlamentaria» y da armas a los secesionistas para hablar de «ultraderecha» y todo eso, pero también da armas a los resistentes, que dudan, y con razón, de que el Estado tenga capacidad para mantener su autoridad en todo el territorio nacional… En todo caso, hagan lo que hagan, si lo hacen unidos y sin complejos ni forcejeos mezquinos, será positivo.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

El discurso de investidura de Pedro Sánchez

Espectacular inicio («No se va a romper España, se va a romper el bloqueo») y exitoso discurso (157 páginas) de Pedro Sánchez, al menos a corto plazo. Habla combinando bien la arrogancia con la humildad, hace llamamientos vistosos a tirios y troyanos aunque salpicándolo con ataques a «la Derecha, la ultraderecha… y la ultra-ultra-derecha».
Vuelve a demostrar que es un buen táctico, que tiene energía y que su equipo trabaja con eficacia, al menos a corto plazo, y que tiene una mezcla de audacia e hipocresía que le permite mentir y girar 180 grados sin pestañear y, por tanto, capaz de cambiar de principios y de lenguaje sin temblar. Ya lo dije en otra entrada de este blog pero no me importa repetirlo: me equivoqué cuando lo tildé de «arribista incompetente»: arribista, sí pero en absoluto incompetente, porque todo parece indicar que conseguirá el Gobierno. Gobierno de coalición de socialistas y populistas-comunistas, con el apoyo decisivo de los separatistas-golpistas de ERC y otras fuerzas minúsculas, revitalizando el bloque que se pergeñó en septiembre de 2016, en la segunda investidura de Rajoy, y se consolidó en la moción de censura contra este en junio de 2018.
La estrategia, los objetivos de los dos partidos que van a conformar este gobierno de coalición, es reorganizar el Estado, suprimiendo o debilitando los grandes principios (Constitución, Unidad y Soberanía nacionales, Libertad e igualdad individuales por encima de las identidades…) y establecer un troceo del Poder (en cooperación no exenta de tensiones con los diversos separatismos) para seguir aumentando el sector público no productivo y la clase política (la cantidad de logreros que viven de la Política). Este objetivo no responde, en mi opinión, a unos principios ideológicos sino a unos intereses partidarios y personales y conlleva debilitar al Estado y poner en peligro a la propia Nación.
La táctica es un lenguaje «progresista», mezcla de tópicos y utopías (Ley de Violencia de Género, eutanasia, etc.), un aumento de las subvenciones (el mantenimiento de miles de chiringuitos que consiguen clientela política y puestos de trabajo para las capas más bajas de la clase política) y de los gestos (tipo el show de la exhumación de Franco) y un estímulo permanente al maniqueísmo, al rencor y el revanchismo contra el anterior régimen y solución que se dio al tránsito pacífico y consensuado al nuevo régimen (Ley de Memoria Histórica).
Los mayores beneficiarios de ese objetivo, sin duda, son los separatistas, que podrán seguir haciendo su política y sus fechorías con grandes beneficios económicos y mínimos problemas legales .
Naturalmente que este nuevo gobierno puede (y necesita, para mantener ciertos apoyos) corregir errores y reparar injusticias (por ejemplo reducir el fraude fiscal) o impulsar avances sociales y mejoras (por ejemplo en relación con los trabajadores autónomos o la despoblación en amplias zonas de España) pero, siempre, sometidos al objetivo y la táctica descritos.
Por supuesto no todos los vientos le son favorables a este gobierno. Se tendrá que enfrentar a contradicciones en la sociedad y en su propio seno de muy difícil solución: el reparto del Poder y sus privilegios, con más intereses y ambiciones que ideales; el chantaje permanente de los separatistas que genera fuertes agravios comparativos; y sobre todo porque el poner al Estado al borde del abismo y en riesgo la propia existencia de la Nación tal como la tenemos ahora y desde hace muchas generaciones, producirá una revitalización del sentimiento patriótico y de dignidad nacional.

Publicado en Crónicas, Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Enero de 2020

Miércoles 1 de enero de 2020
En los tradicionales regalos de familia en Nochevieja me tocó una preciosa escultura: El hombre-tronco. En los más antiguos cuentos y leyendas hay  personajes que representan árboles humanizados. Fernández Flórez, inicia su extraordinaria novela El bosque animado con una conversación entre árboles que sienten y piensan y, una década después, el gran Tolkien nos hizo transitar por un mundo maravilloso donde los árboles combaten en el ejército de los buenos… Es muy estimulante esta relación que se da en las artes –y en la vida, por supuesto– entre el hombre y el árbol. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Esperando el discurso del Jefe del Estado (II)

Decía, aquí, hace dos años:

«El Jefe del Estado, que, por razones de su muy peculiar función, se dirige pocas veces a la Nación entera, tiene mañana un discurso difícil, un “Mensaje de Navidad” nada protocolario. Después de su muy arriesgado y excelente discurso del 3 de octubre de este año, que interactuó consecuentemente con las movilizaciones de la ciudadanía más consciente, denunciando la deslealtad de las autoridades secesionistas de Cataluña, no tendrá más remedio que arriesgarse a definir de alguna manera –con palabras medidas pero no elusivas– cómo ha evolucionado y qué perspectivas tiene la situación que él denunció, con tanto acierto como coraje, hace ochenta días.» Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | 1 comentario