Gente

crowdLa palabra gente me parece especialmente compleja y polisémica… y de mucho uso en los últimos años. A pesar de ello, no parece haber atraído suficientemente al mundo académico. El DRAE la define escuetamente como «Conjunto de personas», como segunda acepción, «Nombre colectivo que se da a cada una de las clases que pueden distinguirse en la sociedad.» y, como acepción coloquial, «Familia». El Diccionario ideológico de la lengua española, de Julio Casares, que por los años sesenta y setenta del siglo pasado estaba considerado como una gran autoridad, le da un buen espacio en el apartado alfabético (definiciones) pero no le da mayor importancia en el analógico (que es la parte fundamental del libro: «de la idea a la palabra, de la palabra a la idea»), poniéndola, dentro del grupo sociedad, sin destacarla, como sí hace con palabras como pueblo, raza, nobleza o burguesía. Y por cierto, tampoco he visto en ninguno de los dos diccionarios la expresión «gente o gentes del común», que figura en diversos textos y que a mí me gusta emplear cuando creo que viene al caso. Por último, y si no me equivoco, tampoco Ferrater Mora recoge la voz gente en su Diccionario de Filosofía (5 tomos).
Pero dejemos la filología y vayamos a la sociología, manteniendo el sustantivo gente sin utilizar sinónimos como masa, multitud u otros posibles. Aquí hay mucha gente, y muchos que se dirigen a esa gente para obtener su favor o su neutralidad. Hay halagos y riñas por doquier, consejos y advertencias, desde distintos ámbitos, a esa gente, a esas gentes del común, que asisten, actualmente muy desconcertadas, a la actividad de los que no son gente, de los elegidos, de los que, por una u otra vía, se han aposentado en las élites. Y hay todo un discurso (un sistema de discursos) conducente a convencer a la gente de que delegue en y financie a esas élites, que serán las que resuelvan los problemas… Incluso los que se encaraman en la parte privilegiada de la sociedad con la verborrea de estar con la gente, vivir para liberar a la gente de los poderosos («servir al pueblo» decían los maoístas) en cuanto consiguen «moqueta y coche oficial», se ocupan de su negocio particular que es, justamente, vivir de la gente. No todos, claro no seamos extremistas, no caigamos en el maniqueísmo; pero si analizamos con cuidado, vemos muchos casos en los que la gente es un pretexto para acceder o mantenerse por encima de la gente. Ciertamente, no pocos individuos cuya profesión es dirigir la sociedad desde arriba cumplen con su trabajo y desarrollan una actividad a favor de la gente. Se trata, por tanto, de ver quiénes respetan a la gente y quieren pretenden aprovecharse de ella; o, dicho de otra manera, quienes viven con/como la gente y quiénes viven de la gente.
Porque la gente es muy importante no solo por su número sino por su condición. La gente es la base fundamental de la sociedad y sobre la que, a la postre, recae en gran medida los problemas y las soluciones de esa sociedad. Sobre que es la gente la que soporta más que nadie los problemas de la sociedad no parece que sea discutible; pero también creo que hay que reconocer que es la gente, sobre todo, la que aporta las soluciones: por activa o por pasiva, apoyando o rechazando a ciertas individualidades, con resistencia arriesgada o sutil al proyecto de los que la oprimen. En este sentido, creo que merece la pena que reflexionemos un poco sobre los acontecimientos en el País Vasco durante los últimos 40 años y en Cataluña durante la última década o sobre la última crisis financiera y económica que todavía no hemos superado. Las conclusiones no son sencillas pero creo que, con todos los matices necesarios, confirman lo que, con más o menos acierto, he dicho.

mucha_gente

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Lunes 12 a viernes 30 de septiembre de 2016

Lunes
Con Marina y Eduardo Martínez Rico (que nos presentó un poemario para su posible publicación). Animada charla sobre literatura. Y me ha regalado un ejemplar de su libro Pedro J. Tinta en las venas.
Cena con María Pilar Lorenzo, que está muy contenta con su libro. La verdad es que es uno de los libros que edité con mayor ilusión, y quedó muy bien. Me ha dedicado un ejemplar para mi biblioteca personal. Sigue leyendo

Publicado en Varios | 2 comentarios

«Preservar siempre la dignidad de todos»

garcia-de-cortazarCreo que ya he dicho en otras ocasiones que leo habitualmente los artículos de Fernando García de Cortázar (Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Deusto), uno de los intelectuales católicos más atentos a la situación española. Ayer, con el título de «Los cristianos ante una crisis de civilización», publicó un artículo en el diario Abc haciendo un llamamiento a la conciencia, y a la fe, de los católicos: «Los católicos tenemos mucho que decir ante una crisis que es fractura de civilización, no mero retroceso económico.» Para afianzar su tesis explica cómo en dos ocasiones históricas el catolicismo se había enfrentado a graves crisis de civilización. «La primera fue aquella en la que el espíritu humanista del Renacimiento generó un tremendo equívoco sobre el concepto cristiano de la libertad del individuo y la adaptación de la Iglesia a la modernidad». «Frente a la crisis protestante, en Trento venció, un catolicismo reformado, que se entregó decididamente a la defensa del individuo forjado por la modernidad renacentista […] la afirmación de una existencia colectiva como cristianos, dotada de una institución inspiradora creada por Jesús, y obligada a orientar las rutas morales de nuestra conducta para preservar siempre la dignidad de todos.» La segunda, cuando en el primer tercio del siglo XX «el totalitarismo [bolchevismo y nazismo*] vertió su lava de barbarie sobre los pueblos, poniendo en grave riesgo el concepto mismo de humanidad, el catolicismo señaló dónde se encontraba la libertad intangible del hombre, dónde se hallaba el alma hecha a semejanza de Dios que no podía vulnerarse.» A pesar de esta afirmación triunfalista, el profesor García de Cortázar no deja de denunciar a «Demasiados intelectuales de la Iglesia que debían haber previsto el mal social ensuciaron la historia del cristianismo con su apocada o entusiasta entrega al despotismo. Pero la fe de algunos católicos dio testimonio.» Y con este respaldo denuncia el silencio de muchos intelectuales católicos en la crisis de civilización que padecemos en nuestros días y concluye con su llamamiento: «Debemos decidir si nos corresponde este silencio ominoso, flanqueado de solemnes llamamientos a una fraternidad a la que no se le exigen concreciones. O lo que se nos asignó, hace dos mil años: la defensa de los débiles, la protección de los humildes, la condena del oprobio y la indiferencia.»
Estoy glosando el, para mí muy interesante, artículo de García de Cortázar no por razones religiosas sino por razones sociológicas, políticas: mi ateísmo es sólido pero mi respeto por las creencias sinceras me lleva a intentar un diálogo honesto con las personas de pensamiento religioso o espiritualista, siempre en el terreno social y político, «de tejas para abajo». (Sigo en esto también a don Gustavo Bueno, QEPD, que estaba muy interesado en la controversia entre protestantes y católicos: él sostenía que era más sólido el pensamiento de la Contrarreforma que el de Lutero). De tejas para abajo, remitiéndonos cada cual a la «autoridad» que creamos másvaticano «competente», sea un dios, un proceso biológico o histórico o cualquier otra… pero partiendo del hecho, elemental, de que somos personas, necesitados, por tanto, de libertad y miembros de una sociedad que debería, como dice García de Cortázar, «preservar siempre la dignidad de todos.» En ese terreno, en la búsqueda, sin sectarismos ni maniqueísmos, de una sociedad más justa, nos podemos encontrar personas de distintas ideologías o creencias, de diferentes recorridos y experiencias intelectuales y vitales.

ARTÍCULO COMPLETO

  • Tengo pendiente un trabajo sobre estas dos ideologías y experiencias históricas que, en mi opinión, tienen notables coincidencias y fundamentales antagonismos.
Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La cuestión principal

2016-09-05_1657Por encima del análisis del resultado final de la sesión de investidura en el Congreso, del papel (de los aciertos o errores) y las responsabilidades de los diferentes líderes (y especialmente los cuatro principales), lo que me parece más necesario es acotar bien la cuestión fundamental que se ha planteado, una vez más pero en esta ocasión con mayor gravedad según mi criterio, en estas últimas jornadas en el Congreso de los Diputados.
En mi opinión, el resultado final no debe entenderse como 170 síes a favor del candidato propuesto por el Jefe del Estado (Mariano Rajoy, apoyado por su partido, Ciudadanos y Coalición Canaria) y 180 en contra sino como 170 síes para la defensa formal (con más o menos determinación pero con declaración inequívoca) de la soberanía nacional y 180 en contra: clara e insolente como en el caso de Tardà (Esquerra Republicana), Homs (Partit Demòcrat Català) o Esteban (PNV), que no tienen ningún reparo en negar la Constitución que juraron o prometieron y despreciar al Estado que los financia; cínica y demagógica como en el caso de Unidos Podemos, o vergonzante en el caso del PSOE.
No creo que sea necesario hacer un gran esfuerzo para argumentar sobre o documentar la actitud de los separatistas que van al Congreso de los Diputados; como decía antes, ellos no tienen ningún interés en disimular su antiespañolismo y sus discursos, de estos días o desde hace años años, son unívocos: traicionando su juramento a la Constitución, niegan su condición de representantes de todo el pueblo español y sostienen, sin ambages que «su» territorio y «su» ciudadanía, Cataluña o Euskadi, son nación mientras niegan la condición de nación a España (a la que, para evidenciar su desprecio, llaman en la mayoría de los casos el Estado). Ante esta gravísima (y, por supuesto, ilegal e ilegítima) actitud, los gobiernos sucesivos de PSOE o PP han preferido «mirar para otro lado» o hacer oídos sordos, pero no puede estar más claro que estos diputados hacen constante alarde de perjurio y secesionismo en la propia institución que es el centro de la soberanía nacional, creciéndose en cada ocasión al comprobar que permanecen impunes hagan lo que hagan.
Unidos Podemos (y sus confluencias) nació como un conglomerado confuso de personas, ideas, estrategias y tácticas, ideales e intereses en enero de 2014 y logró un insólito triunfo en las elecciones europeas de mayo de ese año. A partir de ahí el «éxito de crítica y público» fue fulgurante: apariciones estelares en casi todas las televisiones, triunfos espectaculares en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015 (control del gobierno de la comunidad valenciana, alcaldías de Madrid, Barcelona, Cádiz, La Coruña…). Y en las elecciones generales de diciembre de 2015, Podemos (y sus confluencias) se coloca como tercera fuerza política en España, con cinco millones y medio de votos (20,66% del total). Sin embargo ese fue su cenit y a partir de ahí desciende; incluso tras integrar a Izquierda Unida (que tenía un millón doscientos mil votos) se estanca y pierde votos y sobre todo fuerza política. Es normal: su ideología está compuesta de retales del marxismo-leninismo, sus dirigentes tienen muy escasa formación teórica (ni siquiera una formación libresca), y su práctica se limita a la conspiración en los despachos universitarios y la manipulación de asambleas; sus políticas económicas, sociales, de relaciones exteriores, de respeto a las leyes y a la Constitución son endebles, confusas, contradictorias (como, por otra parte, es absolutamente normal en una coalición formada por más de 40 partidos y chiringuitos). Y en cuanto al problema del separatismo en concreto, toda su política está basada en el halago a los secesionistas, en aceptar su «Estado multinacional», hablar de «país de países», proponer referendums absurdos (e ilegales), en definitiva, liquidar la Transición y abrir un periodo constituyente de objetivo y recorridos totalmente inciertos.
El caso del PSOE es más complejo. El actual PSOE cierra, tras perder las elecciones en 1996, la época de Felipe González (que había comenzado en 1974 con el famoso congreso de Suresnes, donde, con todas las consecuencias y con los necesarios apoyos internacionales, se enterró al viejo PSOE) y entra en una nueva etapa con la llegada de Rodríguez Zapatero; nueva etapa en la que, tanto cuando recupera el poder (en gran medida por la carambola del 11M de 2004) como cuando pasa a la oposición (en 2011, en medio de la crisis más dura que hemos padecido en décadas) se caracteriza por su terrible esquizofrenia en diversos aspectos pero, sobre todo, en el de la unidad y la soberanía nacional. Así Pascual Maragall, líder del PSC, retirando, en 2005, su denuncia de que los Pujol y sus secuaces cobraban descaradamente el 3% de todas las contrataciones de la Generalitat; así Zapatero (que decía en el Senado que el concepto de nación ˗˗referido a España˗˗ era «discutible y discutido»), reuniéndose hasta altas horas de la madrugada con Artur Mas (sucesor de Pujol) para salvar un nuevo Estatuto de Autonomía que se había encallado en Cataluña y que luego resultó insconstitucional en sus partes fundamentales; así José Montilla, socialista, sucesor de Mas, presidiendo un gobierno tripartito enfrentado y desafiante al Tribunal Constitucional; así, especialmente, un PSC (partido hermano aunque autónomo, o viceversa, del PSOE) defensor intermitente de las tesis separatistas, unas veces defendiendo el «derecho a decidir» (el inexistente y cínico derecho de autodeterminación) y otras poniéndose «equidistante» entre el «inmovilismo» del PP y el «maximalismo» de los nacionalistas… Así en numerosas ocasiones y con diferentes protagonistas, pero nunca con una posición única y clara del PSOE (y PSC) de defensa de la Constitución y concretamente del fundamental artículo 2 («La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.»)
De forma que tenemos un bloque heterogéneo (separatismas de distinto signo más populistas más socialistas incoherentes) pero unidos por dos sentimientos que se alimentan mutuamente: el odio visceral al Partido Popular, que identifican con el franquismo, y el desprecio (los separatistas) o menosprecio (populistas y el actual PSOE) por lo español (historia, cultura, lengua). Nos enfrentamos, pues, a una paradójica y muy preocupante situación en el Congreso de los Diputados: de los 350 miembros (los cuales, todos y cada uno de ellos, «representan al pueblo español», y por tanto) depositarios de los soberanía nacional, 180 niegan de forma insolente o ponen en entredicho de forma hipócrita esa soberanía. ¿Hay algún problema mayor que este? ¿Hay alguna cuestión que exija mayor atención que esta? ¿Se puede resolver la mucha corrupción en todos los órdenes de nuestra sociedad, la creciente desigualdad entre los distintos grupos sociales, el deficiente sistema educativo o cualquier otro problema grave que padecemos sin resolver, previamente, este fundamental de que no haya una discusión permanente, una bronca obscena y degradante sobre España como nación, sobre la constitución y el régimen político que nos hemos dado entre todos y democráticamente, sin acabar con este desafío permanente a la autoridad del Estado, incluyendo el desacato a los más altos tribunales? Se me podrá decir que el programa secesionista es inviable y que, después de décadas, sigue sin materializarse; incluso, que el terrorismo separatista fue derrotado… pero lo cierto es que el Estado es cada día más débil, que las administraciones autonómicas (especialmente Cataluña) cuentan cada vez con más recursos de todo tipo y, sobre todo, que esos recursos, en gran medida, se dedican a manipular los sentimientos de la gente, con mentiras sutiles o groseras o, cuando la gente se resiste, a acosarla con todo tipo de ilegalidades. Podemos comprobar todo ello si prestamos un mínimo de atención a las noticias que recibimos por múltiples medios (multas por rotular en castellano, prohibición de estudiar en la lengua materna, banderas ilegales en edificios públicos mientras se retiran los símbolos nacionales…). De forma que la estrategia separatista, si no se derrota completamente, consolidará, en el mejor de los casos, una separación entre ciudadanos de primera y segunda categoría y, en el peor, una troceamiento, de iure o de facto, del territorio nacional.
Conclusión. Si es cierto lo que yo planteo aquí como la cuestión principal, si es verdad que la votación del viernes pasado en el Congreso no hay que verla como Rajoy sí o Rajoy no sino como soberanía y unidad nacional si o no, no es posible opinar, manifestarse o participar en los procesos democráticos sin tener en cuenta esa degradante batalla entre 170 representantes del pueblo español que respetan y defienden (con más o menos determinación y acierto) la soberanía y la unidad nacional (la Constitución y las instituciones y leyes que de ella se derivan) y los 180 que, con más o menos matices, sostienen justamente la opción contraria. Y por eso es tan importante la posición del PSOE: de los separatistas poco podemos esperar salvo que seguirán avanzando en su desafío hasta donde las fuerzas constitucionales les dejen llegar; de Unidos Podemos tampoco podemos esperar más que zigzagues oportunistas… o que se desinflen definitivamente. Pero si el PSOE continúa en la estúpida posición que lo colocó la equidistancia del Comité Federal (no a gobierno con PP y no a gobierno con separatistas) y las marrullerías de Pedro Sánchez (buscando la cuadratura del círculo de conseguir el imposible apoyo de Podemos y Ciudadanos para un «gobierno de cambio y progreso») no sabemos si seremos capaces de salir de este bucle o si se provocará tanto hastío y recelo en la ciudadanía que unas terceras elecciones podrían arrojar cualquier resultado, incluyendo el más descabellado. Y, por supuesto, si al final Pedro Sánchez consiguiera articular una mayoría de diputados con lo que él viene llamando las «fuerzas del cambio», si lograra obtener la confianza para un gobierno presidido por él, con el apoyo de Podemos y algunos separatistas, sería una completa falsedad etiquetarlo de «gobierno de cambio y progreso»: su verdadera naturaleza, por encima de la verborrea que pudiera emplear, sería la de un gobierno contra España y, en definitiva, contra la mayoría de los españoles.
Dos notas finales. 1. No debería entenderse mi posición como una aprobación de la política de Rajoy ni mucho menos que lo elevo a la categoría de estadista: me limito a seguir, en lo fundamental, lo que dijo, pocos meses antes de su muerte, Gustavo Bueno en el sentido de que, entre todos los políticos disponibles, el más capacitado para reunir fuerzas con que enfrentarse a la amenaza del separatismo es Rajoy. Es terrible tener que decir esto pero es lo que traen consigo décadas de mala política, de maniqueísmo, de corrupción en todos los órdenes, de una mentalidad generalizada de que todos tenemos muchos derechos y pocos deberes… 2. A pesar de todo lo anterior, no creo que pueda tener éxito la «solución Sánchez». ¿Por qué? Porque es más fácil unirse para negar que para aimagesfirmar, porque a la contra pueden desimularse mejor las tremendas contradicciones que se dan entre los separatistas, entre los podemitas y sus confluencias y entre los diversos sectores del PSOE; y, por último, porque ellos saben que tener el Gobierno central no significa tener todo el Poder y que ese gobierno contra España podría provocar una vigorosa reacción en otras instituciones y entre la ciudadanía que, a la postre, significara su derrota.

Publicado en Crónicas, Reflexiones | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

5/11 de agosto de 2016

Lunes
Por fin pude terminar el (segundo) texto sobre el debate de investidura. A ver si hay comentarios.

Martes.
Consulta de urología en el Hospital Clínico. La analítica detecta otro pequeño incremento del PSA hasta 26,13 y me darán cita para una resonancia magnética. Aparte de ello tengo exceso de colesterol y de proteínas y defecto de fósforo; todo lo demás parece normal.

Miércoles
Desayuno con Elisa para ponernos mutuamente al día después de las vacaciones.[Np]
Me llama Fernando Carratalá y me insiste en que tengo que intentar que me publiquen (en Abc, El Mundo o La Razón mi artículo en el blog «La cuestión principal» (sobre el que él dejó el siguiente comentario: «
No se puede añadir ni quitar una coma a tu lúcido análisis. Quedará como documento histórico.»). Siguiendo su consejo, intento ponerme en contacto con los responsables de las secciones de Opinión, Nacional o Política de estos diarios… pero, sin resultado. Les envío el enlace por Twitter… pero nada. En cambio, un tal GONZALEZ Antonio @apolodoro2000 responde y me envía un tuit con el siguiente texto: «Usted es un reaccionario, amigo. Aunque ya debiera saberlo. Otro más». Consulto su perfil y me encuento con que ayer mismo había retuiteado este texto de Roberto Augusto: «Etiquetar es simplificar. Es reducir toda la enorme complejidad humana a una palabra. Si lo hacemos el conocimiento del otro es imposible.» y, entonces, respondo: «¿Retuiteó a @augustoautor sin leerlo? ¿Se olvidó de lo que había leído de un día para otro?» Traigo aquí todo esto para que se vea la intensidad y el nivel de las polémicas que se producen en las redes sociales.

Jueves
En la Librería Liberespacio, con Zaida Pérez, celebrando su sexto aniversario. Da gusto ver una librería infantil juvenil con decenas de niños felices entre tantos libros (aunque me quejo de que hay pocos de Ediciones de la Torre).

Viernes
He ido a recoger a Ana a Atocha para devolverle a su perrito Chico (que ha estado estos días conmigo porque ella había ido a Alella a ve su hija y su nita) y hemos conversado sobre las decepciones que los padres producimos en  nuestros hijos… y viceversa. Le he recomendado que lea mi reflexión sobre Los cuentos de Tokio, de Yasujiro Ozu.

Sábado
Hoy cumple 35 años Pablo. Recuerdo perfectamente ese día de hace siete lustros. Fue el único parto de los tres de María Luisa al que me permitieron asistir, en la clínica Nuevo Parque, y para el que había hecho, con mucha aplicación, el cursillo necesario. Fue todo especialmente emocionante[Np].
Ya he hablado alguna vez, en broma, del duende que vive en  mi casa… Hoy apareció entre los libros que he manejado estos días en la mesa un libro que yo no he colocado ahí. Un libro precioso, en formato octavilla y edición (bilingüe y de 300 ejemplares) de Emilio Coco, muy cuidada: Mariana Colomer: La grazia e il desiderio (La Gracia y el deseo), Bari (Italia), Levante Editori Figli di Mario Cavalli, 2004. El libro está dedicado, con preciosa caligrafía por la propia autora: «Para José M.ª de la Torre, con quien comparto  el amor por la palabra poética, estos versos de amor humano y divino.- Mariana.- 2-10-2004». ¡No recuerdo nada de esto, no sé cómo llegó este libro a mis manos entonces ni tengo la menor consciencia de cómo ha reaparecido, tan misteriosamente, ahora! Leo sus 32 poemas en verso libre o prosa poética y me quedo impresionado… Poemas breves, con con un ritmo magnífico y un lenguaje bellísimo («Fue necesario el deseo de ti / antes de conocerte, / y también la inquietud / de estar sin tu presencia.» «Aún en el gozo de hoy, / las lágrimas por el ayer.»)  Busco en Internet y averiguo que Mariana Colomer es pseudónimo de Ana María Roig Colomer y que tiene algún otro libro publicado. ¡Intentaré conectar con ella! Y, en todo caso, le dedicaré mi glosa de septiembre en el Boletín de la Editorial.
Comida con mi hermana y mi sobrino Antonio Manuel. Como Nuh Mai y Xuri están en Hue (Vietnam) desde ayer, hemos estado hablando con ellas a través de la Red… ¡Prodigio de las nuevas tecnologías!

Domingo
Comencé la jornada asistiendo al entierro de la madre de Javier, el marido de Ana, mi sobrina. Aunque lo he tratado poco siempre nos hemos tenido respeto y simpatía. He encontrado a mi hermano muy mejorado y a Asun, muy feliz de pensar que ha pasado el peligro de una muerte inminente. Ha sido especialmente emocionante la salve que ha cantado Asun, seguida por algunos otros asistentes, mientras los operarios del cementerio colocaban la lápida.
El cementerio de Alcorcón está muy cuidado. Y me ha parecido un magnífico detalle que la capilla se llama «Sala Aconfesional» y está acondicionada como tal, con un cristo que puede ocultarse detrás de unos tapices y ninguna otra imagen de ninguna confesión.
Comida para celebrar el cumple de Pablo, con
Unai, Vera y Tania. La conversación no ha sido sobre la situación de crisis política sino sobre el ayuno como terapéutica.

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

El discurso más importante

2016-09-01_1308En mi modesta opinión, el discurso más importante de los que se escucharon ayer en el Congreso de los Diputados fue el pronunciado por el portavoz del Grupo Esquerra Republicana Joan Tardà i Coma. Merece la pena releerlo y analizarlo. A pesar de que, según nuestro sistema democrático y por su juramento o promesa a la Constitución vigente, Tardá es, como todos y cada uno de los miembros de las Cortes, un representante de todo el pueblo español y depositario y garante de la soberanía nacional, el portavoz de Esquerra asume con descaro y entusiasmo el papel de ser el máximo representante en el Congreso del desafío secesionista al Estado que se desarrolla e incrementa en estos años en Cataluña. Buen orador y con arrogancia calculada, mezclando hábilmente argumentos demagógicos con groseras mentiras, combinando amenazas con cumplidos y haciendo implícito desprecio del asunto que se debate en esta sesión, anuncia que el golpe de estado (que él naturalmente, enmascara con las frases de «mandato del pueblo», «proceso democrático», etc.) se producirá en los próximos meses independientemente de lo que haga o diga el Congreso o las distintas instituciones del Estado, incluyendo el Tribunal Constitucional. No es novedad en Tardá ni en los secesionistas esta posición pero quizá ayer, por la ocasión y el tono más desafiante, subió un peldaño, teniendo en cuenta además que, por la gran audiencia que el debate había despertado dentro y fuera de España, el Congreso se convertía en una tribuna y un altavoz de gran valor para los secesionistas. Y aunque la respuesta de Rajoy fue correcta, desde el punto de vista legal, y hasta brillante, en el aire quedó el desafío y, a la postre, muchos ciudadanos de Cataluña y del resto de España pueden tener la sensación de que la posición de los golpistas queda fortalecida porque, por encima de las palabras, queda la sensación de, que hagan lo que hagan, el Estado seguirá con su política de «apaciguamiento y financiación» y ellos quedarán impunes y dedicando ingentes recursos a su proceso de secesión.

2016-09-01_1300Discurso de TardàRespuesta de Rajoy

Publicado en Crónicas, Reflexiones | Etiquetado , , | 2 comentarios

Contra los tenores huecos

machado046Como todos los grandes del Pensamiento y la Literatura, Antonio Machado es inabarcable e inagotable. De forma que cuando nos sentimos agobiados, bueno es recurrir a las palabras sabias del maestro para recuperar un poco del sentido común y de la bondad que él nos enseñó. Por ejemplo, cuando nos sentimos asediados por los dicharacheros, por los charlatanes que dominan nuestra vida política y social. En este caso, para tomarlo como guía y ejemplo, me parece muy oportuno su famoso «Retrato» que escribió ya en plena madurez, aunque sólo contaba 31 años de edad, donde nos invita a desdeñar «las romanzas de los tenores huecos / y el coro de los grillos que cantan a la luna.», a rechazar el «nuevo gay-trinar» (el lenguaje ampuloso pero hueco), a «distinguir […] las voces de los ecos», a escuchar «entre las voces, una». En hermosos alejandrinos, Machado nos impulsa hacia la reflexión, hacia la autocrítica permanente: «Converso con el hombre que siempre va conmigo», y, en conclusión, nos invita a colocar por encima de las doctrinas los valores que han hecho al hombre, a ser «más que un hombre que sabe su doctrina, / […] en el buen sentido de la palabra, bueno.»images
Hoy que tenemos tanto «gay-trinar», tantos «tenores huecos», tanto ruido y tanta porquería que ensucia nuestra sociedad, las palabras de don Antonio nos pueden ayudar a entender, y mejorar, nuestra situación.

[LEER EL POEMA COMPLETO]

 

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , | 4 comentarios

Lunes 29 de agosto a domingo 4 de septiembre de 2016

Lunes
Mi hermano de vuelta a su casa, bastante animado.
No estoy de acuerdo con todas las campañas de firmas de change.org pero hoy he firmado en la que están promoviendo contra la posible presentación de Arnaldo Otegi en las elecciones vascas de 27 de septiembre. Como dan una opción a justificar, brevemente, por qué se firma, he puesto: «Luchar contra la “equidistancia” entre víctimas y asesinos.»
Visita a la Librería Alcaná a buscar 1984 y Fahrenheit 451, que los tengo en mi biblioteca… pero no los encuentro y los necesito para el estudio que quiero hacer de las tres distopías más conocidas del siglo pasado y que, en gran medida, nacen de Nosotros. Pero, además, he encontrado un ejemplar, muy bien conservado, del ejemplar dedicado a Cadalso en la colección Crisol (Cartas marruecas y Los eruditos a la violeta) y un estudio sobre Protágoras de Enrique Álvarez Zabala, publicado en 1931. Me encanta esa librería y me ha gustado mucho ver que había varios clientes comprando y varios dependientes atendiendo.

Martes
HornerosEsta mañana colocó en su Face Elizabeth Einchhorn, mi amiga de Mar del Plata, esta preciosa foto de los horneros construyendo su nido con ramitas y barro, como un maravilloso anuncio de la primavera allí. Lo he compartido con la siguiente entradilla: «¡La hermosa dualidad de nuestro mundo! En un hemisferio, unos laboriosos animalitos anuncian la primavera mientras en el otro, unos ociosos acomodados, se despiden con desgana de las playas del estío para enfrentarse al otoño… Como nuestro corazón, como nuestra alma, una parte opuesta a la otra, y ambas necesarias.»
También esta mañana he podido leer el artículo de Fernándo García de Cortázar en el ABC de ayer, «España, del ser a la nada». Los artículos que viene publicando el profesor García de Cortázar me suelen parecer muy acertados. En este después de explicar cómo, tras la superación de la dictadura, se podía pensar que los que habían conseguido un nuevo régimen democrático y que habían jurado la Constitución superarían también los separatismos y «podríamos levantar una serena y perdurable conciencia de españolidad». En vez de eso, la situación de degradó hasta límites insospechados: «Se le negó a España su nombre, vejándola con el ridículo apelativo de Estado español. Se perdieron símbolos identificadores. Se desmanteló una historia común, que pasó a debilitarse cuando los adolescentes españoles fueron educados como si su verdadera nación fuera su comunidad autónoma. Los valores que inspiraron nuestra vida compartida durante siglos fueron reducidos a escombro inerte.» Y, como consecuencia de ello, nos enfrentamos a un grave dilema: «Y habrá que remediarlo: o el ser o la nada. Ese es el dilema que los españoles deben resolver.»
Y esta tarde, discurso de Mariano Rajoy para intentar (con malos augurios) conseguir la investidura. He intentado resumir este discurso y las reacciones de los líderes (en las emisoras de RTV) que tienen que replicar mañana en un tuit: «#investiduraRajoy Bien unidad y soberanía nacional. Intolerable arrogancia separatista y estupidez podemita. ¿@sanchezcastejon el estafermo?» Mañana hablaré más de esto.

Miércoles
Sesión de investidura. He tomado algunas notas con vistas a hacer una «crónica».
Visita a mi hermano. Sigue resistiendo. Me preocupa Asun: está muy agotada.

Jueves
Con Eduardo Moyano comentando la posibilidad de una colección de libros para docentes agrupando 9 películas sobre temas que formaran parte del curriculum, como igualdad, paz, etc. Con Claudio Bruzzese (que musicó mi poema «Amar») comentando las posibilidades de gestionar, a través de Iris, Cultura y Comunicación, la difusión de su disco.
He publicado una nueva entrada, bajo el título «El discurso más importante», criticando duramente el discurso secesionista de Joan Tardà. A ver qué reacciones se producen.

Viernes
Segunda sesión de investidura y nuevo fracaso de Mariano Rajoy (170 síes, 180 noes). Intentaré hacer este finde un texto, complementario del de ayer, sobre la cuestión fundamental que se ha planteado en estos días en el Congreso de los Diputados.
Grabé Viva la clase media (José María González-Sinde, España, 1980, con guion de José Luis Garci, Emilio Gutiérrez Caba, Enriqueta Carballeira, María Casanova y el propio Garci en los principales papeles) y la he visto esta tarde. Es una buena reflexión sobre la miseria y la grandeza del Partido Comunista (hay un libro importante de Gregorio Morán con este título), partiendo de la caída (detención) a finales de 1965 del «Sector mixto», una célula del PC con características peculiares. Conocí a algunos de esos presos políticos (por ejemplo a Antonio Gamero) cuando entré en la Cárcel de Carabanchel en abril de 1966. La película trata con discreción e inteligencia algunos problemas importantes de la lucha antifranquista, por ejemplo la escasa repercusión que las acciones de agit-prop tenían entre la mayoría de los los trabajadores o el sacrificio de tantos militantes que entregaban su vida al Partido (y algunos la perdían).

Sábado
Comida con Unai. Hemos hablado de qué se hará con mi biblioteca dentro de unos años (de los 5.000 volúmenes, más de la mitad son de bastante valor)[Np].Y también de ciertos recuerdos que tengo de mi paso por la Dirección General de Seguridad en abril de 1966.

Domingo
Todo el finde intentando hacer un buen texto sobre el fracaso de la investidura. Mañana, después de la última corrección, lo colocaré. A ver qué tal.
He compartido en Facebook el artículo de Arcadi Espada sobre el fracaso de la investidura. Coincide casi totalmente con mis tesis; por eso he puesto como entradilla: «¡Qué gran artículo de Arcadi Espada (aunque se pudiera hacer algún pequeño matiz)! Es estimulante comprobar la gran cantidad (y gran calidad) de catalanes que combaten el secesionismo catalán… ¡Leed y actuad en consecuencia!»

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Julia de Amatrice

2016-08-25_133717 horas bajo los escombros con la incertidumbre de si será rescatado o morirá allí, deja a cualquier ser humano conmocionado. Supongo que así habrá pasado Julia, de 8 años, esas horas angustiosas hasta que unos hombres voluntariosos la han sacado otra vez a la vida. Ahora a disfrutar del salvamento, a reír y a hablar de nuevo como hacen todos los niños en el mundo (incluso los que están en medio de terribles tragedias).
Pero pasados unos años, cuando aborde su juventud y esta pesadilla le produzca incluso un recuerdo agradable (a pesar del luto que sin duda habrá afectado a su entorno más cercano), quizá pueda reflexionar sobre la tragedia y cómo se vivió esto en toda Europa. Por estas tierras por las que ella ha correteado anduvieron sus antepasados, los poderosos ciudadanos de la Roma clásica, montando un impresionante imperio que se extendió a través del mar Mediterráneo (y también del Adriático, que es la costa más cercana). Ahora el mundo romano clásico se ha renovado en un continente que pretende ser la parte más avanzada de la civilización humana: aquí, en esa treintena de naciones que componen la Unión Europea, se dan los mayores niveles de bienestar social y de libertad… Y, sin embargo, también tenemos que sufrir terribles tragedias; algunas, como las guerras que asolaron los Balcanes hace menos de una generación, debido sobre todo a la codicia humana y algunas, como este terrible terremoto, debido al bullir incesante de las entrañas de la tierra que a veces se manifiesta en temblores y vómitos gigantescos y que llevan el luto a familias y poblaciones enteras.
¿Son evitables este tipo de tragedias provocadas por la Naturaleza? Hace 7 años Europa asistió dolorida a un seísmo parecido al actual y en la misma zona (L’Aquilla, 2009) y entonces se dijo que había que hacer un plan gigantesco de reconstrucción y también de previsión de nuevos seísmos? ¿Se ha hecho como es debido? Quizá cuando Julia llegue a la mayoría de edad y pueda actuar como una ciudadana italiana pero dentro de la Unión Europea, habrá de replantearse si nuestro continente, las naciones que lo componen y los estados que condicionan la vida de millones y millones de personas, no están necesitados de más hechos y menos discursos, de más y mejor gestión y menos banderas, de más humanismo y menos corrupción, de más y mejores instituciones sociales y Terremoto Amatricepolíticas…
¡Enhorabuena, afortunada Julia, preciosa niña felizmente renacida entre los escombros! Ahora ríe y canta… y dentro de unos años aprovecha el hermoso lugar en el que has nacido y renacido para intentar mejorarlo.

Publicado en Nombres propios | Etiquetado , , | 4 comentarios

Rajoy, Sánchez, Iglesias, Rivera, Woody Allen, John S. Robertson y Clint Easwood (… y Billy Wilder)

Debate de los 4¿Podemos criticar el comportamiento de los cuatro primeros políticos españoles que tienen la responsabilidad (como líderes de sus respectivos partidos) del estancamiento que se ha producido en la política de nuestro país desde el 20 de diciembre de 2015, comparándolos con los personajes de tres excelentes películas de los tres primeros grandes directores que cito en el título de mi artículo? Creo que podemos, siempre que tengamos en cuenta que, como en tantas ocasiones, la tragedia se convierte en (o se representa en forma de) farsa o esperpento.
Las películas que me parece vienen al caso son las siguientes: Mach Point (Woody Allen, Reino Unido, 2005  Guion de Woody Allen – Jonathan Rhys Meyers en Chris Wilton), Dr. Jekyll and Mr. Hyde (Jonh S. Robertson, EE.UU, 1920 – Guion de Tomás Russel Sullivan y Clara Beranger basado en la novela de Robert L. Stevenson John Barrymore en Jekyll/Hyde) y Poder absoluto (Clint Easwood, EE.UU, 1996 – Guion de William Goldman a partir de una novela de David Baldacci – Gene Hackman en Presidente USA).
El parecido de Chris Wilton (el personaje de Allen comete, por ambición mezquina, un crimen y sabe que si no es descubierto o sea, si la pelota cae del lado correcto habrá ganado el partido) con Sánchez e Iglesias es evidente (en el bien entendido de la dualidad tragedia/farsa). Se trata de seres muy mediocres pero muy ambiciosos (o viceversa) que saben que su éxito depende de poner su ambición por delante de cualquier principio ético y confiar en la suerte de que la pelota caiga en el lado adecuado de la red. Por eso han mantenido posiciones arrogantes a pesar de su escasa fuerza y echado un órdago… por si salía. En ese sentido serían, nuestros dos políticos, un claro ejemplo de los aspectos más miserables de la política y prueba de cómo puede degradarse un partido (PSOE) o un movimiento sociopolítico (Podemos) hasta límites insospechados.
En el caso de Jekyll/Hyde con Rivera, la comparación tiene que ser más abstracta o simbólica. En el personaje de Stevenson se nos enseña la terrible dualidad del ser humano, capaz de desarrollar las mejores y las peores acciones según nos rijamos por valores o por instintos ancestrales. Lo que nos interesa destacar para el caso de Rivera («en el bien entendido…») es que puede aparecer un día con posiciones radicales en una dirección y con el juramento de que no cambiará de criterio pase lo que pase y decir al día siguiente justamente todo lo contrario… de forma que el espectador (el ciudadano), no sabe cuál de los dos personajes actuará en la siguiente ocasión. Se me podrá decir que esto es característica de todos los políticos: mentir y desdecirse sin perder el gesto… pero creo que en esta crisis política el que más lo ha hecho ha sido el presidente de Ciudadanos, que ha mantenido una cosa y la contraria en muchas ocasiones, con nula o falsa autocrítica. Y este recelo me parece muy legítimo aunque deba reconocer que, en esta última fase de la crisis, Rivera parece mucho más un inteligente y altruista Dr. Jekyll que un brutal Mr. Hyde.
El caso de Rajoy me parece el más grave para la cuestión que estoy tratando en este escrito. En la película de Eastwood el Presidente es el responsable de un terrible crimen que se hace público y en vez de reconocerlo, pedir perdón sinceramente y renunciar a su cargo, recurre a todos los medios que tiene el Estado (hasta los más obscenos) para tapar el asunto y salvarse él personalmente (y salvar a su equipo complice). Recordemos que la crítica que hago a Rajoy es «en el bien entendido…». Pero lo cierto es que nuestro Presidente se vio descubierto en un grave caso de corrupción y no lo reconoció, no pidió perdón sinceramente y no renunció a su cargo… bien al contrario, utilizó todos los recursos del Estado a su alcance para taparlo. Hay una escena terrible en Poder absoluto, cuando Hackman decide ocultar el primer crimen con otro crimen y les dice a sus sumisos colaboradores algo así como «Adelante, muchachos; demostrad que amáis a vuestro país»… Aquí no estamos hablando de tragedia sino de esperpento (de la tan española picaresca, que llegó hasta las más altas instituciones del Estado) pero hay que denunciar que ningún país, ninguna patria, merece que en su nombre (y por un sedicente amor altruista que es, en realidad, pura mezquindad egoísta) se cometa ningún delito, sea crimen o robo o, quizá el más pernicioso de todos, la mentira. También en este caso, se podría argüir que el Rajoy de ahora no es el de los SMS a Bárcenas y el de las cínicas mentiras ante hechos evidentes; se podría decir, en su favor, que desde las fallidas elecciones del año pasado mantuvo una posición razonable y abierta… Pero, a pesar de ello, creo que la denuncia y el recelo están más que justificados… independientemente de que se coincida con él, como es mi caso, en la salida a corto plazo que propone a la crisis.
Y llegados a este punto, quizá sea conveniente para relajar la tensión a la que nos han sometido Wody Allen, John S. Robertson y Clint Easwood, recurrir a otro gran maestro del cine, mi adorado Billy Wilder que, con la suprema arma de la comedia, del humor inteligente, nos da herramientas para salir airosos y relativamente felices de las cuestiones más graves que nos presenta la vida. Veamos, por ejemplo, su obra maestra (Wilder siempre aborda los grandes temas que toca con obras maestras) Un, dos, tres (EE.UU, 1961). En esta ocasión, el maestro presenta las «grandes tragedias» que generan la guerra fría, las burocracias incompetentes, la juventud dogmática o alocada, bajo el prisma del humor y consigue resolver el conflicto que amenazaba con poner todo «patas arriba» a satisfacción del respetable… A ver, por tanto, si nuestros políticos se impregnan un poco del espíritu vitalista que derrocha Wilder y todo acaba «a satisfacción del respetable», de la ciudadanía, tan maltratada por los políticos en esta crisis.

2016-08-22_1242

Publicado en Reflexiones | 2 comentarios