My Name is Joe, nuestro nombre es Victoria

(ApaJoereció un texto que escribí hace casi 20 años sobre una película que tuvo entonces mucha resonancia: Mi nombre es Joe (My Name is Joe), Kem Loach, Reino Unido, 1998, guion de Paul Laverty, con diversos premios, entre ellos el «Espiga de Oro: Mejor película» en el Festival de
Valladolid de ese año.
Una historia de alcoholismo y otras drogas… y de regeneración. Lo reproduzco tal cual, suprimiendo la dedicatoria, que hoy estaría fuera de contexto.)

Mi nombre es Joe. Soy buena persona, pero todo me sale mal. Me empujan, me exprimen, me marginan. Cuando trabajo, soy poco eficiente; cuando estudio, me equivoco; cuando pienso, me pierdo; cuando amo, hiero. Voy dando tumbos, siempre a punto de hundirme en el mar de los negocios o los trapicheos egoístas.
Cuando me adentro en los territorios de los poderosos, me toca hacer de criado, de prostituta…
Cuando me canso de mirar por las ventanas de sus palacios, codiciando sus migajas, y asumo mi derrota, me hundo en la basura de las drogas, me estímulo con mierda, me mato para conseguir sueños placenteros.
Tengo pocos amigos
y cada uno de ellos es, como yo, débil, solitario. Somos tiernos, pero nuestra ternura es torpe, errática. Nos creemos libres, pero estamos llenos de cadenas por todas partes.
Sí, mi nombre es Joe.
O Sarah, o Liam, o Sabine. O José, o María, o Iván, o Katerina, o Mbe, o Li o MaBuena gente, perdidos en los vericuetos del sistema, mal alimentados, mal educados, mal orientados. Uno a uno nos cazan, nos maltratan, nos humillan, nos explotan. Los poderosos nos envían a sus McGowan para amedrentarnos, prostituirnos, someternos.
Pero nos unimos y ya no somos unos individuos dispersos, asustado
s. Además de Joe, Sarah, Liam, Sabine, Iván, Katerina, Mba, Li, Ma… somos una multitud organizada, un conjunto articulado, una fuerza vigorosa, invencible. Y entonces todos los poderosos miserables, los parásitos que comercian con la ignorancia, el miedo y la miseria, tiemblan, retroceden. Ya no pueden empujarme, maltratarme, maltratarnos. Somos nosotros los que organizamos nuestras tareas, los que dirigimos nuestros afanes, los que controlamos nuestros sueños; los que, luchando por romper nuestras cadenas, acabamos con todos los dolores y mezquindades del egoísmo. Se hace la luz en nuestros cerebros y nuestros músculos se tensan para acometer eficazmente todas las labores.
Sí:
mi nombre es Joe. : nuestro nombre es Victoria.

Madrid 4 de marzo de 1999

Publicado en Crítica | Etiquetado , , | Deja un comentario

9 meses de condena… y de amor

2018-01-01_1811Aunque yo la he visto hoy, fue el pasado sábado 30 de diciembre de 2017 cuando TV2 emitió la película 9 meses… ¡de condena! (Albert Dupontel, Francia, 2013) que, a pesar de estar nominada a 5 premios Cesar (equivalente a nuestros Goya) y conseguir los correspondientes a la mejor actriz y al mejor guion (también de Dupontel), parece que no tuvo mucho éxito de público y crítica en España.
Posiblemente tengan razón algunos críticos cuando hablan de «disparejo ritmo» (Lucero Solórzano, Excélsior) o «algo irregular, pero regocijante» (Javier Ocaña: Diario El País) y supongo que la afirmación de que «se olvidará con la misma facilidad con que se contempla» (Jordi Batlle Caminal, Fotogramas) se podría aplicar a la inmensa mayoría de las películas europeas. En todo caso, a mí me parece una buena comedia y por lo menos una de sus escenas no me será fácil olvidarla porque la he recogido para mi colección de escenas de amor.
La escena se desarrolla en c
inco minutos (0:42 a 0:47) de los 82 totales de la cinta. El atracador (considerado por la sociedad, y por él mismo, como un tarado y un retrasado) descubre que es el padre del niño que lleva dentro la juez con la que ha tenido una relación ocasional (en una noche de borrachera y sin que ninguno supiera la identidad del otro) y de la que ahora depende su salvación de una condena extrema por un delito atroz que se le atribuye, aunque él no lo ha cometido. Si exhibe su paternidad podrá salvarse pero él (que siente que no es digno de la mujer) considerando que con ello complicará gravemente la vida personal y profesional de ella (y también la del hijo), decide ocultar esa relación y entregarse a la policía, aunque sabe que será maltratado y condenado.
El momento mágico se produce cuando él le dice a ella que se va de la casa en la que están eventualmente conviviendo (escondidos) y ella, que sabe que fuera del refugio está la desgracia de él, intenta retenerlo y, por primera vez estando ambos sobrios, le toma de las manos y él se mueve hacia ella como si fuera a besarla… pero la sor
tea y se va a entregarse. Por amor.

En el día de hoy, los católicos conmemoran la «Solemnidad de la Maternidad divina de María». Parece que no habría mucha relación entre esa historia que nos relata el Nuevo Testamento sobre un hombre y una mujer, que tuvieron que afrrontar el nacimiento de su hijo en condiciones muy adversas y la que nos cuenta 20 siglos después, con el complejo lenguaje cinematográfico, Dupontel… pero yo sí veo alguna relación. No es fácil formar una familia, no es fácil traer al mundo a un hijo en medio de una sociedad hostil, no es fácil cultivar el amor, ocasional o predestinado, «carnal o «divino», no es fácil cumplir una «condena» de 9 meses (o de muchos años) sin que haya una base sólida de amor. Amor incierto pero mágico amor; balbuceante amor, cósmico amor, humano amor.
María necesitaba el apoyo, la protección, el amor de José para tener a su hijo, igual que este necesitaba ejercer dignamente su paternidad (que hoy, según los textos sagrados, calificaríamos de «subrogada») para cumplir su destino. Como dos milenios después Ariane Felder (el personaje que interpreta Sandrine Kiberlain) necesita a Bob Nolan (Albert Dupontel) para tener al suyo y Bob necesita ejercer su paternidad para comprender que puede ser, que es, un hombre. Como todas las mujeres y como todos los hombres que con su fusión consiguen niños que reciben lo mejor de cada uno de ellos y aseguran la continuación de nuestra especie (aceptemos las excepciones necesarias para no caer en el dogmatismo).
Necesitamos todos humano amor… y una sociedad nada hostil, sino todo lo contrario, para la familia.

portal

Publicado en Crítica | Etiquetado , , | 4 comentarios

Enero de 2018

Lunes 1 de enero de 2018
Misa en el Vaticano, que sigo mientras tomo notas para textos que quiero desarrollar. No sabía (o no recordaba) que la iglesia católica denomina a esta festividad como «Solemnidad de la Maternidad divina de María» y que este día es también una nueva Jornada de la Paz (la 51 este año).

Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 2 comentarios

Esperando el discurso del Jefe del Estado

031018Tras tres meses frenéticos donde toda España ha vivido una crisis sin precedentes en nuestro régimen democrático (aceleración del «procés», rebelión en el Parlamento y el Gobierno catalanes y rebelión en las calles, convocatoria ilegal y realización tramposa de un referéndum de autodeterminación, declaración unilateral –y con posterioridad sedicentemente «simbólica»– de independencia, aplicación «suave» del artículo 155 de la Constitución…), después del discurso del Rey denunciando sin ambages la rebelión y de una movilización –en Cataluña y en toda España– de miles y miles de personas proclamando insistentemente su defensa de la soberanía y la unidad nacionales, había que esperar al resultado de las (innecesariamente precipitadas) elecciones autonómicas.

Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Banderas y viñetas

1512230158_911755_1512233001_noticia_normal_recorte1

Ayer publicó El País la viñeta que reproduzco al principio de este texto. El Roto, como sabemos cuantos vemos sus viñetas en el periódico o leemos sus libros (miles de personas, sin duda), es capaz de plantear, con un dibujo sencillo y una frase asertiva (o interrogativa), un problema importante y una solución razonable. Varias personas con autoridad han indicado con justicia que muchas de las viñetas del Roto son auténticos editoriales de prensa y por eso circulan en redes sociales y se citan en diversos medios con sincera admiración.

Sigue leyendo

Publicado en Varios | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Diciembre 2017

Viernes 1 de diciembre de 2017
Comida con mi hermana, que sigue muy preocupada con su salud. Y por la tarde, con Federico Moreno para ver cómo resolvemos el problema de su libro.[Np]

Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Cien noviembres

2212472La Gran Revolución Socialista de Octubre se conmemora en noviembre (el día 7) porque una de las medidas del nuevo régimen salido del golpe de Estado que dieron los bolcheviques contra el gobierno de Kerensky fue adaptar el calendario juliano (oficial en Rusia) al calendario gregoriano (oficial en el resto de Europa) que iba 13 días por delante.

Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

El odio transmitido

2017-11-02_2311

Pero a pesar de todo, a pesar de la lluvia y del temor que me embargaba, a la luz
de la linterna
aún pude ver, entre las vigas y las tejas derrumbadas, una cama
de niño casi intacta.
Cuatro gruesas correas colgaban de sus barras –como
dispuestas todavía para amarrar a alguien en la cama– y, en medio
del

colchón, una piara de víboras había hecho su nido entre la lana.
Julio Llamazares: La lluvia amarilla, Barcelona,
Seix Barral, 2009,
p. 75, (1.ª edición, 1988).

Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Noviembre 2017

Miércoles 1 de noviembre de 2017
Mañana de relax. Comida con Mary Luz y luego en el Cementerio (poniendo unos claveles en las tumbas de mi madre y de Julia). No recuerdo haber ido en esta fecha tradicional desde hace muchos años pero me ha parecido que había poca gente. Comienzo a leer mi libro del mes: Imperiofobia y leyenda negra. A ver si cumplo este mes con mi li-te-ci-con-ex-con-ex al completo.

Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Conversaciones sobre Cataluña

descargaSiempre que puedo converso con mis amigos y conocidos, colegas y vecinos sobre el problema central al que se enfrenta España en estos momentos: el secesionismo catalán (y sus cómplices en el País Vasco, Valencia, Baleares y otros lugares).

Sigue leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , , | Deja un comentario