5 años de reinado de Felipe VI

La primera vez que vi de cerca y hablé con don Felipe de Borbón, fue en uno de los corrillos que se forman con motivo de la fiesta que se celebra en el Palacio Real el Día del Libro y del Derecho de Autor después de la entrega del Premio Cervantes, cuando era todavía un joven príncipe.   Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | 5 comentarios

La trampa del progresismo

Gorka Maneiro (al que admiro desde cuando, en 2016 y en circunstancias especialmente duras, se hizo cargo de la portavocía de UPyD  y al que di mi voto en las elecciones de ese año) publicó el martes 28 de mayo de 2019 y, sin duda, en relación con los pactos postelectorales de que tanto habla la prensa desde que se conocieron los datos de la jornada electoral del domingo anterior: «No se trata de sillas o sillones sino de condicionar cualquier apoyo al logro de determinadas medidas: justicia social, fiscalidad justa y progresiva, lucha contra fraudes laborales, reforma ley electoral, despolitización de la Justicia, igualdad, unidad de España…»    Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | 4 comentarios

Junio de 2019

Sábado 1 de junio de 2019
Buen resultado en las elecciones en el Ateneo: presidente, vice segundo, depositario y secretario primero elegidos; vocal y yo quedamos fuera, pero supongo que el mucho trabajo que hay por delante permitirá que todos colaboremos. A ver si se acaban las rencillas.[Np]
Segundo día de la Feria. Calor agobiante.  Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | Deja un comentario

Elecciones 2019 (VI)

Comienza la XIII Legislatura de las Cortes Españolas
(Una crónica personal)

Después de ver por televisión la ceremonia de toma de posesión de
los 350 diputados y los 266 senadores, comentar con amigos
los incidentes que se produjeron y leer diversos análisis y
comentarios de los medios de prensa audiovisuales
y muchos comentarios en las redes sociales.

Cuando en febrero de 1970 regresé a Madrid (después de casi 4 años en la cárcel, donde había tenido dos buenas bibliotecas que se quedaron en Soria y en Segovia pero pocos periódicos y revistas), venía con mucha hambre de información periodística. Mi madre tenía preparado un baúl entero de periódicos (atrasados naturalmente) que ojeé con avidez, y empecé entonces una colección de recortes que nunca he logrado sistematizar.(1) 

Sigue leyendo

Publicado en Crónicas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Elecciones 2019 (V)

Resultados 28-A

 

 

 

Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Andrés Torrejón y Simón Hernández

Buena fecha hoy para releer (y repensar, manteniendo las distancias) el famoso bando de los alcaldes de Móstoles, tal día como hoy de 1808.

Señores justicias de los pueblos a quienes se presentare este oficio, de mí el alcalde ordinario de la villa de Móstoles.
Es notorio que los franceses apostados en las cercanías de Madrid, y dentro de la Corte, han tomado la ofensa sobre este pueblo capital y las tropas españolas; por manera que en Madrid está corriendo a estas horas mucha sangre. Somos españoles y es necesario que muramos por el rey y por la patria, armándonos contra unos pérfidos que, so color de amistad y alianza, nos quieren imponer un pesado yugo, después de haberse apoderado de la augusta persona del rey. Procedan vuestras mercedes, pues, a tomar las más activas providencias para escarmentar tal perfidia, acudiendo al socorro de Madrid y demás pueblos, y alistándonos, pues no hay fuerza que prevalezca contra quien es leal y valiente, como los españoles lo son.
Dios guarde a vuestras mercedes muchos años.
Mostoles, dos de mayo de mil ochocientos y ocho.

Andrés Torrejón
Simón Hernández

Publicado en Nombres propios | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mayo de 2019

Miércoles 1 de mayo de 2019
Día del Trabajo con mucho trabajo… doméstico. Aunque por fin he terminado mi cuadro resumen con los resultados provisionales (he detectado varios desajustes) y algunas cifras que merecen tenerse en cuenta (y no solo de cara al 26-M). Por ejemplo, en Madrid, el bloque partidario de «dialogar» con los separatistas suma 794.132 votos y el bloque partidario de enfrentarse a ellos, 971.165.   Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 1 comentario

Elecciones 2019 (IV)

 

 

 

 

Habla, pueblo, habla

 

Habla, pueblo, habla,
Tuyo es el mañana.
Habla y no permitas
Que roben tu palabra.
Habla, pueblo, habla.
Habla sin temor,
No dejes que nadie
Apague tu voz.
Habla, pueblo, habla,
Este es el momento
No escuches a quien diga
Que guardes silencio.
Habla, pueblo, habla,
Habla, pueblo, sí,
No dejes que nadie
Decida por ti.
(Jarcha, 1977)

Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | 4 comentarios

Elecciones 2019 (III)

El «procés» y el «síndrome de la rana hervida»

Wikipedia nos informa de que el «procés» empezó en el 2012, pero quizá se pudiera hablar de un «pre-procés» que tiene sus raíces en la derrota de los austracistas en el 1714 y las grandes posibilidades de «negoci» que ello abría (quizá por eso el catalanismo, moderado o no, celebra aquella fecha como la más importante de su historia, porque ahí se inicia el gran negocio del victimismo). Victimismo que ha servido de cínico instrumento para presionar permanentemente al Estado.
Y ya en nuestros días, quizá fuera más acertado decir que el proceso actual comienza cuando Pujol asume el poder, a finales de marzo de 1980. Tarradellas, hombre inteligente y honrado, ya lo anunció en su entrevista con el periodista Julio Merino el 19 de enero de ese año: «Conociendo al personaje, yo lo tengo claro. Luchará y pactará hasta con el diablo para ser president, porque ahí espera tener su mejor escudo. Mire, amigo mío, este hombre en cuanto estalle el escándalo de su banco [Banca Catalana] se liará la estelada a su cuerpo y se hará víctima del centralismo de Madrid… Ya lo estoy viendo: “Catalans, España nos roba… No nos dan ni la mitad de lo que nosotros les damos y además pisotean nuestra lengua… Catalans, ¡Visca Catalunya!”. Sí, esa será su política en cuanto llegue a la Presidencia, el victimismo y el nacionalismo a ultranza. ¡Dios, así empezó Companys! Y luego, un año después, cuando la profecía se había cumplido, La Vanguardia publica una carta, bien razonada, del expresidente, donde la acusación sobre la felonía de Pujol es explícita: «En conjunto, puede creerlo, todo me produce tristeza y una honda inquietud de cara al futuro. Aunque no me extraña demasiado lo que ahora está ocurriendo, era previsible, porque durante estos últimos diez meses todo ha sido bien orquestado para llegar a la ruptura de la política de unidad, de paz y de hermandad aceptada por todos los ciudadanos de Cataluña. El resultado es que, desgraciadamente, hoy podemos afirmar que, debido a determinadas propagandas tendenciosas y al espíritu engañador que también late en ellas, volvemos a encontrarnos en una situación que me hace recordar otras actitudes deplorables del pasado.»
(http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1981/04/16/pagina-10/32926422/pdf.html
En ese contexto de victimismo permanente (donde los Pujoles han desplazado siempre a los Tarradellas) el separatismo catalán ha aplicado, con oscilante eficacia, el «síndrome de la rana hervida»2. Metemos a la rana en una cazuela con agua templada (0,02 grados celsius= 32,036 grados fahrenheit) ) y vamos subiendo la temperatura a la que la víctima se va acoplando. Hay que hacerlo con cuidado, porque si se sube la temperatura abruptamente el animal se defiende y rechaza el tratamiento… y hay que volver al principio, tras la obligada pausa: así, por ejemplo, en 1842 (sublevación contra la Regencia de Espartero) o en 1934 (proclamación del Estat Català).
Cuando Pujol se apropia de la Generalitat se crean, concienzudamente, las condiciones (inmersión lingüística, menosprecio a la bandera española, «Cataluña es una nación», etc.) para poner de nuevo la cazuela y meter a la víctima (la población española) en ella. De forma que cuando en el 2006, con el nuevo Estatuto (amañado entre Maragall y Zapatero y luego utilizado por Montilla contra el Constitucional) puede atizarse el fuego y subir considerablemente la temperatura del agua. Así hasta septiembre y octubre de 1917, donde los nuevos líderes del «procés» (los que vemos y los que no vemos), aunque no cuentan ni siquiera con la mitad de la población de Cataluña para declarar unilateralmente la independencia, creen llegado el momento de intentar, una vez más y esta con muchas posibilidades de éxito, que el agua hierva y que la rana no sea capaz de defenderse. «Leyes de desconexión» (impuestas de forma totalitaria en el Parlamento de Cataluña), referéndum ilegal (que se había ensayado en noviembre de 2014) y declaración unilateral de la república catalana…
Craso error. España se pone en marcha otra vez y salta de la cazuela: heroica acción de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O (a pesar de las órdenes entorpecedoras que reciben del Gobierno de España y la hostilidad violenta de los separatistas), discurso inapelable del Jefe del Estado, el 3 de octubre, exigiendo la vuelta a la legalidad, manifestación gigantesca en Barcelona el 8-O… El gobierno de Mariano Rajoy (con el apoyo de PSOE y Ciudadanos) no tiene más remedio que aplicar el art. 155 de la Constitución… La rebelión ha sido frustrada.
¿Seguro que ha sido frustrada? Porque la intervención de la autonomía por el Gobierno Central se limita a suspender temporalmente el Parlamento regional, las consejerías de la Generalidad y las respectivas presidencias pero deja intacto todo el aparato de agit-prop (Òmnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana y, sobre todo, TV3, la televisión que venía dedicando el 90% de su programación a organizar y promocionar el golpe) y, sobre todo, establece unas elecciones a dos meses vista que, en ese contexto, tienen que resultar un reforzamiento del separatismo.
¿Traición (por soborno o chantaje), cobardía para enfrentarse a una verdadera intervención de la autonomía, pura estupidez? Lo cierto es que la cazuela permanece intacta y el mango lo tiene el secesionismo.
¿Qué hacer? Hay claramente dos estrategias enfrentadas: a) la de seguir contemporizando, buscando arreglos mediante el «diálogo», al menos hasta que, cómo dijo hace unos días el Secretario General de PSC, el porcentaje de partidarios de la independencia llegue al 65% de la población y no haya más remedio que buscar una solución pactada sobre la secesión; b) defensa firme de la Constitución para acabar radicalmente con el experimento: no hay cazuela, no hay agua templada en proceso de ebullición y no hay rehén que meter en la cazuela.
Hasta ahora parece que prevalece la primera estrategia pero el día 28, si acertamos en las urnas, se puede imponer la segunda.

——————

1 Se produce aquí una aplicación grotesca de la famosa parábola del hijo pródigo: amenazo con irme de casa para dilapidar la herencia paterna y obtengo grandes beneficios en perjuicio del hermano que se ha quedado a defender e incrementar el patrimonio.
2 Véase el vídeo al final de este artículo.

——————

Publicado en Reflexiones, Varios | Etiquetado , , | Deja un comentario

Elecciones 2019 (II)

Lo que nos jugamos

Los máximos representantes de los gobiernos de España y de Cataluña, en plano de igualdad, en Pedralbes, 21-12-2018.

Si tuviera que elegir en estas elecciones de 2019, tanto en el ámbito nacional (el 28-A) como en el local y europeo (26-M) entre izquierda y derecha –derruido UPyD y sin ningún partido de izquierda que me parezca solvente– me abstendría o votaría en blanco… y si el dilema fuera entre trayectorias y programas políticos sobre economía, pensiones, migraciones, etc., también.
Dentro de los cinco partidos de nivel nacional, los dos que llevan años instalados (PP y PSOE) ya me han demostrado que, al final y en la práctica, cuanto más ruido hacen sobre sus divergencias y antagonismos más encuentran la fórmula para, despreciando sus principios y sus promesas, hacer la política que aconsejen las encuestas, los poderes fácticos y sus intereses de partido. Y los tres que han llegado hace pocos años a la pugna política o son directamente despreciables, como Podemos (mera demagogia, o sea, mediocridad intelectual y aventurerismo) o son oscilantes, como Ciudadanos (se puede cambiar de la socialdemocracia al liberalismo y se pueden establecer alianzas a un lado o a otro sin suficiente explicación) o presentan sesgos que podrían derivar en cierto integrismo y un nacionalismo desmesurado (Vox).(i)
Pero lo que nos jugamos en estas elecciones es mucho más serio. Nos jugamos que el «procés» continúe y se fortalezca, que se siga debilitando al Estado y se consolide la política de constantes cesiones a los separatistas (cada día más envalentonados en Cataluña, expandiéndose por Valencia y Baleares, siempre presionando en el País Vasco y siempre al acecho en Galicia) y, por ello, engordando sus ya desmesurados privilegios en detrimento de los ciudadanos que mantienen su lealtad a España y perjudicando seriamente a las demás regiones. En suma: más separatismo y menos Estado o fortalecimiento del Estado y derrota del separatismo; o, en otras palabras: identidades totalitarias, sectas y bandas disolventes o una sociedad, diversa pero unida, de personas libres e iguales.
Recientemente el filósofo Fernando Savater, muy activo en la defensa constitucional de la Nación y el Estado, dijo en Rentería –después de zafarse del acoso de los separatistas– que teníamos tres tipos de Partidos en España: «Están los constitucionales, por un lado, los partidos “mediopensionistas” que son constitucionales cuando les viene bien e inconstitucionales cuando no les viene tan bien. Y están los partidos claramente inconstitucionales [y, por eso] dentro de los constitucionales debemos apoyarnos los unos a los otros y fomentar la unión». No especificó el profesor el nombre de cada uno de los integrantes de cada grupo pero parece que no queda más remedio que considerar «mediopensionistas» al actual PSOE y a Podemos y, consecuentemente (porque sabemos por experiencia que los «mediopensionistas», no se enfrentarán a los inconstitucionales), estudiar a cuál de los otros tres partidos (aunque no nos ofrezcan plena confianza y mientras sigan declarándose antagónicos con el separatismo), Ciudadanos, PP y Vox, entregamos el voto… al tiempo que le pedimos que busque el apoyo mutuo con los otros dos y fomente la unión (que no tiene que ser forzosamente orgánica sino sobre dos o tres principios fundamentales, entre ellos el de una auténtica regeneración de la Política).
Esto podría escandalizar a alguna persona de izquierdas aferrado a banderas y eslóganes… pero ya hace años un hombre tan admirado en la izquierda como Julio Anguita había dicho (en una conferencia en Coín, Málaga): «Pido que midáis a los políticos por lo que hacen y aunque sean de la extrema derecha, si los otros son unos ladrones, votad al de la extrema derecha […] ¡Votad al honrado, al ladrón no lo votéis aunque tenga la hoz y el martillo!»
Vencido, pues, el escollo del miedo a la derecha (y si hemos comprendido bien que se trata de elegir entre defensa coherente de la Constitución y su progresiva destrucción), busquemos al más honrado de los constitucionales. Difícil tarea porque, desgraciadamente, nuestra clase política en general no es muy honrada y nos obliga a la máxima vigilancia(ii)… y por otra parte, ya no da tiempo a exigir (siguiendo la sugerencia de Savater) a nuestros políticos constitucionalistas que demuestren su patriotismo con una programa de mínimos común y unas candidaturas conjuntas donde el sistema d’Hont castigue la fragmentación. Tampoco se puede trocear el voto, lo que sería estupendo para enseñarles a establecer dos o tres principios patrióticos donde no hubiera discusión y que las divergencias fueran de segundo grado (lo que los obligaría a especificar más y mentir menos).
Estudiemos, pues, a cada una de «las tres derechas», su programa y su campaña electoral (seleccionando bien entre la abundante información que recibimos a todas horas e intentando detectar las muchas mentiras que hay en ella) y, sobre todo, su trayectoria real («Por sus obras los conoceréis.») y entreguemos nuestro voto con la satisfacción de haber decidido de acuerdo con nuestros sentimientos pero también con nuestra razón.

Manifestación de ‘las tres derechas’ en la Plaza de Colón, Madrid, 09-02-2019

(i) Otra cuestión importante para analizar en los cinco partidos es la del liderazgo, pero eso será objetivo de otro artículo.
(ii) Los socialistas vizcaínos de principios del siglo XX afirmaban que había que elegir, para manejar los recurso de la UGT, al más honrado de todos los militantes… pero luego vigilarlo como si fuera el más ladrón.
Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario