Mayo de 2018

Martes 1 de mayo de 2018
… Y el cielo alegre y la gente amable. Y los Trufos corriendo felices por los prados floridos. Y en la sierra compiten aún el sol y la nieve. Y el agua y su eterna sinfonía buscando el lejano mar pero alcanzable. Y las yeguas comiendo el pan en la mano del hombre… La vida bulle y el alma se estimula.

Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado | Deja un comentario

Guerra y política

978848164492 Es famosa la frase del político francés Georges Clemenceau (1841/1929) «La guerra es un asunto demasiado serio como para dejárselo a los militares.» Tan famosa como la del militar prusiano Carl von Clausewitz (1780/1831): «La guerra es la continuación de la política por otros medios.» Muchos siglos antes, el general chino Sun Tzu (544 a.C./496 a.C.) también demuestra gran sabiduría sobre la relación entre guerra y política, por ejemplo: «Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.» o «Estrategia sin tácticas es el camino más lento hacia la victoria. Tácticas sin estrategia es el sonido que precede a la derrota.» o esta otra, que refuerza la anterior: «El arte de la estrategia es de importancia vital para el país. Es el terreno de la vida y la muerte, el camino a la seguridad o la ruina.»
Parece claro que la política y la guerra, lo político y lo militar, se relacionan y se influyen mutuamente y, por consiguiente, los militares, nuestros militares, deberán tener en cuenta la Política y los políticos, nuestros políticos, deberían tener suficientes conocimientos de la ciencia y el arte de la guerra. No tengo suficientes datos sobre la capacidad política de nuestros militares (aunque me parece muy preocupante que un exJemad –Jefe del Estado Mayor de la Defensa– oficie actualmente como miembro destacado de la cúpula de Podemos) pero sí creo que hay abundante información de la ignorancia militar de nuestros políticos (excepto –¡menos mal!– el caso del Jefe del Estado). Por ejemplo, nuestro Presidente del Gobierno hizo el servicio militarpero considera que un desfile militar en una fecha señalada es un «coñazo»; ¿qué decir de los líderes más jóvenes? Ni Rivera ni Sánchez ni Iglesias han tenido el menor contacto con el Ejército (aunque parece probable que este último haya estudiado, superficialmente, las tácticas guerrilleras). ¿Hay solución a este problema?
Por supuesto, que nadie se asuste: no estoy hablando de escenarios de guerra, aquí y ahora (aunque no podemos ignorar que, en el tiempo y en el espacio, la guerra está, siempre, muy cerca de nosotros), sino de la necesidad de que las enseñanzas que nos ofrece la guerra, el arte y la ciencia militares, nos ayuden en estos tiempos y en esta zona de paz, paz no exenta de graves problemas.

2018-04-14_1446

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Hipótesis (II)

rajoy-dedos-congreso

Soy de los convencidos de que ninguno de los actos que el secesionismo catalán viene realizando en estos últimos años y, concretamente, desde septiembre del pasado año, ¡ninguno!, era imprevisible.
El Gobierno tiene sobrada información y suficientes servicios de inteligencia para saber que las sesiones del Parlamento de Cataluña, donde se desafía a la Ley y a los tribunales, las manifestaciones ilegales, tumultuarias y violentas en la calle, donde se ataca abiertamente al orden público y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los desplantes y las fugas ante la Justicia (todo ello orquestado y proyectado internacionalmente por los medios de comunicación públicos, TV3 y otros), todas esas acciones y otras muchas similares, han sido siempre claramente posibles y probables y, por consiguiente, netamente previsibles.
Me parece meridianamente claro también que el Gobierno de la Nación no solo no ha ejercido con determinación su derecho y su deber de «cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes», sino que ha seguido una política de palabrería y componendas, zigzags y contradicciones, de apaciguamiento y «conllevancia»… pero inyectando continuamente dinero público a las instituciones rebeldes, evitando así que estas se desplomaran por quiebra económica…
También parece claro que esta política, lejos de disuadir a los rebeldes, los ha envalentonado y alentado a incrementar su desafío. Todo esto antes y después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Especialmente después porque, por ejemplo, la convocatoria apresurada de alecciones autonómicas, el mantenimientos de los mandos de los mozos de escuadra, y la garantía de impunidad que se ha dado a los medios golpistas ha sido errores descomunales que han alimentado el fuego en vez de apagarlo.
¿Por qué? Descartada la idea de una conspiración perfectamente organizada por poderes fácticos, nacionales o extranjeros (donde el Gobierno sería un mero instrumento), no se me ocurren mas que dos posibilidades, he aquí el dilema. O el Gobierno es tan débil, tan torpe, que no ve el gravísimo peligro que está corriendo nuestro régimen político y el propio país y piensa que los propios secesionistas se anularán entre sí o se disolverán por agotamiento… o es así de torpe o está interesado en mantener esta tensión, este desafío (por muy peligrosos que sean) para para poder dejar en segundo plano problemas tan graves como la corrupción o la sostenibilidad económica del Estado de bienestar (pensiones, etc.). Estupidez o estrategia maquiavélica. Malo si se trata de estrategia y peor si se trata de estulticia.
Naturalmente no podemos caer en el pesimismo ni, mucho menos, en la desesperación porque no solo el Gobierno interviene en esta crisis: hay fuerzas políticas y sociales que han comprendido que la situación es crítica y demanda su compromiso, hay cientos de miles de personas que se movilizan, hay jueces que sirven esforzadamente a la Justicia, medios que denuncian los movimientos de los golpistas, un Jefe de Estado que, en el momento más delicado, salió a dar la cara y a calificar sin ambages (aunque midiendo muy bien las palabras) la acción desleal y rebelde de las instituciones catalanes, miles de empresas que –buscando nueva localización en el resto del país– ponen de manifiesto la barbarie y el desorden que impera en aquella región. Y, sobre todo, hay una fuerza que da la Historia y la situación nacional e internacional que hace prácticamente imposible que triunfe la rebelión.
Pero tampoco podemos relajarnos ni delegar en otros nuestros deberes como ciudadanos. Mientras se mantiene esta situación crítica y como consecuencia de esta política errática hay un deterioro de nuestra imagen exterior que afecta a nuestros intereses nacionales, un reverdecer de algunos de los peores tópicos de la leyenda negra… pero, sobre sucedera-octubre_1049005148_8757838_660x371 todo, hay un sufrimiento de millones de catalanes que se sienten hostigados por los secesionistas y abandonados por su Gobierno nacional. Con ellos tenemos un compromiso que no podemos eludir.

 

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

Abril de 2018

Domingo 1 de abril de 2018
En su carta dominical de hoy Pedro J. Ramírez afirma: «Durante los últimos cuarenta años, en Cataluña no ha habido más dictadura que la impuesta por el nacionalismo en materia de lengua y costumbres cívicas. Hace pues casi medio siglo que el viejo régimen centralista dio paso a la que ha llegado a ser una de las autonomías con más competencias de Europa. Eso es lo que a un soberanismo insaciable le ha parecido insuficiente, hasta el extremo de sembrar el germen de una auténtica guerra civil en ciernes.» Lo suscribo. Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 2 comentarios

La ingeniosa gente de Tabarnia

Tabarnia

Ingenio, y sus derivados, es palabra importante en el idioma español. No es casualidad que figure en el título de nuestro libro más universal: Cervantes conocía bien su riqueza filológica. Copio aquí algunas de las definiciones del DRAE: «Facultad del ser humano para discurrir o inventar con prontitud y facilidad. Intuición, entendimiento, facultades poéticas y creadoras. Industria, maña y artificio de alguien para conseguir lo que desea. Chispa, talento para ver y mostrar rápidamente el aspecto gracioso de las cosas.»
Todas ellas, creo, les cuadran perfectamente a las gentes de Tabarnia, que han sabido desbaratar la grosera y cínica agit-prop de los separatistas catalanes, empeñados en hacernos comulgar con sus ruedas de molino, sus derechos a decidir (por los demás españoles), su revolución de las sonrisas (salvo cuando hay que apalear a guardias civiles o policías nacionales o amenazar a vecinos que repudian la esteladas o, lo que es mucho  más grave, cuando hay que acosar a los niños de lengua materna española), su chulesco desafío a Estado (aunque luego, cuando son citados por el juez, se acobarden y renieguen de sus actos delictivos).
Lo han hecho movilizando a los vecinos que antes estaban amedrentados, manifestando su orgullo de ser tan catalanes como españoles o viceversa, utilizado en contra de los separatistas los propios argumentos de estos… y todo ello con alegría, con buen humor, con mucho ingenio.
Sí, las gentes de Tabarnia –con su facultad «para discurrir o inventar con prontitud y facilidad», sus «facultades poéticas y creadoras», su «maña y artificio […] para conseguir lo que desea», su «chispa, talento para ver y mostrar rápidamente el aspecto gracioso de las cosas»– han demostrado una vez más que es posible enfrentarse al golpismo de los separatistas catalanes y la indolencia cómplice del Gobierno de España, con ingenio, con mucho ingenio. Se merecen, por tanto, que su manifestación de mañana en Barcelona, que formará cadena con las que se celebraron el 8 de octubre y 6 de diciembre del año pasado, tenga la asistencia y la repercusión máximas… y el apoyo de cuantos, coincidiendo plenamente con su estrategia y su táctica, no hemos podido asistir por razones de fuerza mayor.

descarga

Publicado en Emociones | Etiquetado , , , | 1 comentario

Marzo de 2018

Jueves 1 de marzo de 2018
Todo el día en la cama con un trancazo tremendo. Menos mal que Ana me ha hecho el gran favor de llevarse a Trufo a Parla y así evito tener que salir a la calle, donde hace un tiempo muy desapacible.

Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 4 comentarios

Mercedes Rodríguez y Leonor de Borbón

II.6Uno de mis más queridos maestros, Paulino García Moya, decía que la necesidad se abre camino muchas veces a través de la casualidad. La casualidad en este caso es que, hace tres días, mientras estaba intentando comunicar con mi colega («y sin embargo amiga», Alfonso Sánchez dixit) Amelia Romero para comentar su correo del día anterior, dándome cuenta de la muerte de Mercedes Rodríguez, pude ver en las redes sociales cómo se comentaba, para bien en general y para mal en algunos casos, la entrega del Toisón de Oro del Rey, coincidiendo con la fecha de su 50 aniversario, a su hija Leonor, con lo que la Princesa entraba –¿prematuramente?– en la vida pública –y bajo todos los focos– como heredera de la Corona.
Y la necesidad sería, en este caso, la necesidad que tenemos todos y cada uno de rememorar el pasado e imaginar el futuro… buscando la relación entre ambos y entre las personas que se (nos) cruzan, aunque sea casualmente.
Así que me puse a recordar cómo había conocido y tratado a Mercedes desde hace más de 40 años y a imaginar cómo sería la vida de Leonor dentro de 25 o 30.

La primera noticia que tuve de Mercedes Rodríguez fue cuando leí, por sugerencia de Amelia Romero, Escuela de mandarines, que acababa de aparecer en Los Libros de la Frontera, obra dedicada a Mercedes, y donde se la incluía, con el nombre de Azenaia Parzenós, como uno de los personajes principales.
El libro me dominó nada más abrirlo por el índice de personajes. Por ejemplo: «Abellano: Heterodoxo, excarcelante, misionado para recopilar historias. Recogió hasta cuatrocientos cincuenta mil relatos y narró una “Historia de los Buenos Padres”.»; «Abracio: Oscuro Dictador.» Y así hasta 500 personajes, donde toda la sociedad de la Feliz Gobernación (en realidad, cualquier organización cerrada, sea la Universidad de Murcia –donde Espinosa cosecha cientos de tipos y miles de hechos–, la propia Dictadura vigente entonces en España o cualquier partido de los que entonces se oponían a ella) queda reflejada magistralmente. Veamos, también como ejemplo, los dos últimos: «Zopiro: Escribanillo del Lego de los Emolumentos. Inventó una “Regla para calcular en Dieciocho Jornadas el Sueldo de una Autoridad.”», «Zorastro: Emisario de los Mandarines ante los Becarios Sublevados. Pronunció una “Salmodia de Zorastro”.» Por cierto, Azenaia Parzenós está presentada como «Amada del Eremita» (el autor/narrador).
Y si vamos directamente a la Introducción el dominio se hace aún más fuerte: «Hace milenios de milenios existía un famoso Estado, llamado Feliz Gobernación, aunque, en verdad, la dicha solo pertenecía allí a unos pocos, cómo descubrirá quien prosiga leyendo.» Así que leí con avidez el libro y lo releí y sigo releyendo, total o parcialmente (ahora ya en la edición que publiqué en 2001, celebrando así los 25 años de la editorial) porque es cierto que Escuela de mandarines (como dice el propio autor, poniendo sus palabras en boca de un alumno que ha de ser examinado) no es un libro «para ser leído una sola vez, ni siquiera dos, tres ni cuatro; es, sencillamente, una obra para ser leída repetidas veces, abriéndola por donde se quiera; incluso, como las obras clásicas, es un libro para ser leído en alta voz, ya que su sintaxis y su estilo están configurados para la recitación, como ocurre con Don Quijote, Plutarco o con Dante.»
En estas relecturas y las de toda la obra de Espinosa comprobé que Mercedes Rodríguez era la gran musa de Espinosa y no solo Azenaia en Escuela de Mandarines sino también Egle en Asklepios, Clotilde en La fea burguesía, Juana en Tríbada… Así que cuando Amelia me dijo que podía conocerla en persona sentí una alegría especial, como hubiera sentido de tener la posibilidad de conocer a Dulcinea/Aldonza o Beatriz.

Y la conocí durante un Liber y ella aceptó con discreción mis elogios (recuerdo que cuando me tendió su mano se la estreche y acaricié como un gesto de admiración y respeto) y luego, después de otros encuentros (fuimos varias veces a conciertos en el Auditorio Nacional, puesto que ambos amábamos la música clásica), se prestó, muy amablemente, a participar en el ensayo sobre la obra de Espinosa que escribió Luis García Jambrina (La vuelta al logos) con un precioso escrito de ella, todo él, desde el título («Un talante eludido») hasta su conclusión («Gracias a Espinosa contemplo el saber como la más alta forma de sensualidad, única forma en que, el saber, no se muestra, opino, coactivo, autoritario y reductor.») un discreto e inteligente homenaje a uno de los más grandes escritores españoles de la segunda mitad del siglo XX y que tuvo el privilegio conocer de forma tan cercana. Homenaje que repitió en el acto de presentación del libro
En estos últimos años, cuando Mercedes dejó su piso en el barrio del Parque de las Avenidas para irse a vivir a una residencia en Mejorada del Campo, la frecuenté mucho menos, aunque, en compañía de Amelia o solo, fui a visitarla, varias veces. La última vez en noviembre del año pasado, donde la encontramos ya muy enferma: su mirada, en otro tiempo hermosa y sugerente, no denotaba ni origen ni destino.

No hace falta decir que mi relación con la Princesa de Asturias es de naturaleza totalmente diferente y que si la cito en el mismo escrito que a Mercedes Rodríguez es por la casualidad que refiero al principio del mismo… pero también, de alguna manera el puente de comunicación (y afecto) lo forman los libros. Recuerdo que en la entrega del premio Antonio de Sancha a Jesús de Polanco, que yo, como presidente del jurado que se lo había concedido, entregué a su hija Isabel (porque él murió poco después de la concesión y poco antes de la entrega; también Isabel moriría unos meses después), acto que presidieron los entonces Príncipes de Asturias, don Felipe y doña Leticia, mientras nos trasladábamos del salón de actos al lugar donde se ofrecía el cóctel, nos quedamos solos en el ascensor don Felipe y yo y se me ocurrió que la mejor conversación era decirle que yo tenía dos nietas prácticamente contemporáneas de sus dos hijas y comentamos lo importante que es aficionar a los niños a la lectura en esos años.
Consecuencia de esa conversación fue que envié a Palacio los cuatro primeros álbumes de la colección de grandes poetas para pequeños lectores (Miguel Hernández, Antonio Machado, Federico García Lorca y Rafael Alberti) y recibí una carta muy amable de él agradeciéndomelo. Me hacía entonces (y me hace ahora) mucha ilusión pensar que en la formación de la futura Jefa del Estado hay, entre otras muchas, una gotas de poesía preparada por Ediciones de la Torre. Como me haría mucha ilusión que leyera, en su día, la obra de Espinosa.
Sin duda Leonor de Borbón tendrá una preparación intensa y completa, como la tuvo su padre, que le permitirá capacitarse para una labor tan difícil como la que el destino le ha deparado y me parecería estupendo que, con ese noble objetivo, conociera la obra de Miguel Espinosa. Si fuera así, podrá aprender mucho de él: con Asklepios comprenderá los valores de una de las cunas de nuestra civilización (y quizá, también, algunos detalles importantes de la personalidad de su abuela); con La fea burguesía, conocerá mucho de la sociedad española del siglo pasado y de nuestra sociedad actual y, sobre todo con Escuela de Mandarines, podrá comprender claves fundamentales de nuestra clase política y de nuestra intelectualidad.
Quizá en esa lectura sienta curiosidad por saber algo más de una mujer peculiar que fue musa y amiga de Miguel Espinosa (y en alguna medida, amiga mía). También con ello aprenderá.

reyes_toison_princesa_asturias_20180130_04

Publicado en Nombres propios | Etiquetado , | Deja un comentario

Febrero de 2018

Jueves 1 de febrero de 2018
Sigue el espectáculo que sostiene el secesionismo. Ahora se habla de una presidencia de la Generalidad simbólica para Puigdemont para poder elegir «legalmente» un presidente efectivo. El prófugo sigue armando follón (aunque los mensajes que le pillaron decían que el «procés» ha fracasado) y cada día encuentra la manera de provocar titulares de prensa; el de hoy que ha alquilado una mansión en Waterloo (4.400 euros al mes). Por eso he compartido en Facebook la entrada de anteayer («Hipótesis»).  Sigue leyendo

Publicado en 3.652 noches... o más | Etiquetado , | 2 comentarios

Hipótesis

esta-es-la-carta-de-puigdemont-a-rajoy Cada vez me inclino más por la hipótesis de que la verdadera estrategia de los catalanes nacionalistas –devenidos en separatistas que amenazan recurrentemente con golpes de estado implícitos o explícitos– es mantener un show permanente, que les permita seguir reclamando privilegios y beneficios, legales o ilegales, del Estado y del Mercado.   Sigue leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , | Deja un comentario

My Name is Joe, nuestro nombre es Victoria

(ApaJoereció un texto que escribí hace casi 20 años sobre una película que tuvo entonces mucha resonancia: Mi nombre es Joe (My Name is Joe), Kem Loach, Reino Unido, 1998, guion de Paul Laverty, con diversos premios, entre ellos el «Espiga de Oro: Mejor película» en el Festival de
Valladolid de ese año.
Una historia de alcoholismo y otras drogas… y de regeneración. Lo reproduzco tal cual, suprimiendo la dedicatoria, que hoy estaría fuera de contexto.)

Sigue leyendo

Publicado en Crítica | Etiquetado , , | 2 comentarios