Cara al sol

La revista El Jueves viene publicando una especie de cromos especialmente agresivos contra la «extrema derecha» pero uno de los últimos, dedicado a Ortega Lara, es vomitivo y provoca la indignación de mucha gente y, desde luego, la mía.
José Antonio Ortega Lara (
Montuenga, pedanía de Madrigalejo del Monte, Burgos, 1958) es un funcionario de prisiones español retirado que permaneció secuestrado por la organización terrorista ETA entre 1996 y 1997 [534 días]. Es maestro y licenciado en Derecho. Fue militante del Partido Popular entre 1987 y 2008. Actualmente vive en Burgos. El 16 de enero de 2014 presentó, como miembro del Comité Ejecutivo Provisional, el partido político Vox junto con otros exmilitantes del Partido Popular. (Wikipedia).
¡534 días en un zulo sin ninguna comunicación con otros seres más que sus secuestradores y sabiendo que en cualquier momento podría ser «ejecutado» es una tortura que muy pocas personas podrían resistir! Cualquiera que haya sufrido una tortura similar, aunque sea por poco tiempo, cualquiera que haya sido castigado en celdas de aislamiento unos días (yo pasé por esa experiencia varias veces) sabe que una persona que haya sobrevivido a la prueba que sufrió Ortega Lara necesita de un coraje, de una dignidad, de una voluntad, de una fuerza interior especiales. Valores que, por más que invoquen la libertad de expresión, ninguno de los miserables que hacen negocio de excitar los sentimientos más bajos de sus lectores tiene.

Esta entrada ha sido publicada en Crónicas, Reflexiones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.