El juego de los dilemas (III)

Entre el Palacio de la Moncloa y el Palacio de la Zarzuela, prefiero Zarzuela; Entre el PSOE de Felipe, Guerra, Maravall, Paco Vázquez, Redondo Terreros… y el de Sánchez, Carmen Calvo, Ábalos, Celaá…, prefiero el primero; entre extremo de Podemos (que apoya a golpistas y terroristas) y extremo de Vox (que los combate con más o menos acierto), prefiero Vox; entre tribunales españoles y tribunales europeos (cuando hay controversia jurídica) prefiero tribunales españoles; entre nacionalismo catalán o vasco y nacionalismo español (si no es posible evitar todos), prefiero español; entre un gobierno con un vicepresidente y menos de 15 ministerios y otro con cuatro vicepresidentes y 20 ministerios, prefiero el primero; entre trocear el Estado, legalizar bilateralidades y aumentar continuamente la clase (y la casta) política y mantener el Estado de las autonomías pero unido, jerarquizado y lo más austero posible, prefiero esto último; entre emplear eufemismos o ambigüedades como ‘conflicto político’ o ‘desjudicializar’ para referirse a la sedición y la rebelión o para disimular la presión del poder ejecutivo sobre el judicial, prefiero el lenguaje llano de llamar al pan, pan y al vino, vino. En resumen, entre la España que se consolida con la Transición (a pesar de todos los defectos y carencias que tiene) y la España que podría salir de una aventura capitaneada por Pedro Sánchez y con el apoyo de Podemos y separatistas, no tengo la menor duda y me comprometo con lo primero. Y no creo que, cuando se presentan ineludibles estos dilemas, sean viables las terceras vías ni moral mantener posiciones equidistantes o relativistas.

Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a El juego de los dilemas (III)

  1. Sol dijo:

    Claro, conciso y certero. Al pan pan, y al vino vino. Muchas gracias, José María.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.