Gestos

La 4.ª acepción del DLE define ‘gesto’ como «Acto o hecho que implica un significado o una intencionalidad.» Nuestra sociedad se vertebra no pocas veces en torno a un gesto (nuestra era comienza con uno de esos gestos). Y en los tiempos que corren serán necesarios muchos gestos.
En las negociaciones para investir a Pedro Sánchez ERC ha exigido un gesto de la Abogacía del Estado. El Poder, aquí y en otros muchos lugares, se sirve de gestos para mostrar su intencionalidad. Pero también, cualquier ciudadano puede realizar un gesto individual o sumarse a un gesto colectivo.
Así lo entendió un ciudadano anónimo (solo sé que se llama Antonio) que se plantó en la acera de la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid, con una pancarta patriótica, y que con ello (a pesar de que fue desalojado a la fuerza en pocos minutos) llamó la atención de los medios y la opinión pública. Así lo entendió Íñigo Fernández de Araoz, ingeniero de 27 años, que obtuvo los permisos necesarios para convocar una manifestación en la que no figurase ningún partido político y solo se exhibiera una pancarta con la leyenda «Por el futuro de una España unida» y que consiguió que lo acompañáramos más de 15.000 personas.
También las personas públicas pueden hacer gestos. Ana Oramas, diputadas nacional por Santa Cruz de Tenerife, que había recibido el mandato de su partido de no oponerse a la investidura de Sánchez, manifiesta en la tribuna de oradores del Congreso que sus principios están por encima de su partido y que, a pesar de las graves presiones que ha recibido y el riesgo de ser marginada, votará NO. José María Múgica, hijo del político socialista asesinado por ETA en 1966, escribe una carta abierta a Sánchez en la que afirma: «Ahora, que pretenda usted alcanzar la investidura con la ayuda del fascismo que nos asesinó en el País Vasco, produce una náusea infinita.– Y un profundo desprecio.»
Por supuesto, los militantes, ocupen el lugar que ocupen, también pueden tener gestos. Por ejemplo, sería estupendo que algún militante socialista que se pasó la última campaña electoral apoyándose en las múltiples afirmaciones de su jefe jurando y perjurando que jamás haría un gobierno con Podemos y jamás sería presidente con el apoyo de los secesionistas, rompiera públicamente su carnet como hizo el exministro José Luis Corcuera en 2017.
¿Y los partidos de la oposición? ¡Claro que pueden hacer gestos! Y no creo que los más eficaces sean armar bronca en el Congreso. Se me ocurre que sería un gesto muy eficaz una profunda autocrítica de la actual dirección del PP sobre el periodo de Rajoy, que tuvo varias ocasiones de neutralizar o al menos parar el «procés» y, por cobardía, estulticia o algo peor, no solo no lo hizo sino que posibilitó su fortalecimiento. Se me ocurre que Inés Arrimadas, que me parece la persona más valiosa de Ciudadanos, podría retomar la idea de una fusión, ideológica, orgánica y política con (lo que queda de) UpyD, que constituiría una embrionaria pero eficaz alternativa al PSOE, en su propio feudo de centro izquierda.
¿Y los 164 diputados que han votado hoy en contra de la investidura de Sánchez? ¿Pueden tener un gesto colectivo de protesta? Cualquier cosa que hicieran al unísono, aunque solo fuera llevar una insignia o un pañuelo al cuello con la bandera nacional, ya tendría una gran resonancia y sería un estímulo para los millones de personas que en Cataluña o en la Vascongadas (y ahora también en Valencia y Baleares) sufren la tiranía de los secesionistas… pero quizá debieran plantearse una acción más contundente como ausentarse del hemiciclo del Congreso en el momento en que comience la votación del martes; una investidura con solo 186 diputados presentes evidencia claramente una situación límite, que para la opinión pública nacional e internacional sería tan «noticiable» como la propia investidura. Naturalmente eso rompe la «cortesía parlamentaria» y da armas a los secesionistas para hablar de «ultraderecha» y todo eso, pero también da armas a los resistentes, que dudan, y con razón, de que el Estado tenga capacidad para mantener su autoridad en todo el territorio nacional… En todo caso, hagan lo que hagan, si lo hacen unidos y sin complejos ni forcejeos mezquinos, será positivo.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.