El discurso de investidura de Pedro Sánchez

Espectacular inicio («No se va a romper España, se va a romper el bloqueo») y exitoso discurso (157 páginas) de Pedro Sánchez, al menos a corto plazo. Habla combinando bien la arrogancia con la humildad, hace llamamientos vistosos a tirios y troyanos aunque salpicándolo con ataques a «la Derecha, la ultraderecha… y la ultra-ultra-derecha».
Vuelve a demostrar que es un buen táctico, que tiene energía y que su equipo trabaja con eficacia, al menos a corto plazo, y que tiene una mezcla de audacia e hipocresía que le permite mentir y girar 180 grados sin pestañear y, por tanto, capaz de cambiar de principios y de lenguaje sin temblar. Ya lo dije en otra entrada de este blog pero no me importa repetirlo: me equivoqué cuando lo tildé de «arribista incompetente»: arribista, sí pero en absoluto incompetente, porque todo parece indicar que conseguirá el Gobierno. Gobierno de coalición de socialistas y populistas-comunistas, con el apoyo decisivo de los separatistas-golpistas de ERC y otras fuerzas minúsculas, revitalizando el bloque que se pergeñó en septiembre de 2016, en la segunda investidura de Rajoy, y se consolidó en la moción de censura contra este en junio de 2018.
La estrategia, los objetivos de los dos partidos que van a conformar este gobierno de coalición, es reorganizar el Estado, suprimiendo o debilitando los grandes principios (Constitución, Unidad y Soberanía nacionales, Libertad e igualdad individuales por encima de las identidades…) y establecer un troceo del Poder (en cooperación no exenta de tensiones con los diversos separatismos) para seguir aumentando el sector público no productivo y la clase política (la cantidad de logreros que viven de la Política). Este objetivo no responde, en mi opinión, a unos principios ideológicos sino a unos intereses partidarios y personales y conlleva debilitar al Estado y poner en peligro a la propia Nación.
La táctica es un lenguaje «progresista», mezcla de tópicos y utopías (Ley de Violencia de Género, eutanasia, etc.), un aumento de las subvenciones (el mantenimiento de miles de chiringuitos que consiguen clientela política y puestos de trabajo para las capas más bajas de la clase política) y de los gestos (tipo el show de la exhumación de Franco) y un estímulo permanente al maniqueísmo, al rencor y el revanchismo contra el anterior régimen y solución que se dio al tránsito pacífico y consensuado al nuevo régimen (Ley de Memoria Histórica).
Los mayores beneficiarios de ese objetivo, sin duda, son los separatistas, que podrán seguir haciendo su política y sus fechorías con grandes beneficios económicos y mínimos problemas legales .
Naturalmente que este nuevo gobierno puede (y necesita, para mantener ciertos apoyos) corregir errores y reparar injusticias (por ejemplo reducir el fraude fiscal) o impulsar avances sociales y mejoras (por ejemplo en relación con los trabajadores autónomos o la despoblación en amplias zonas de España) pero, siempre, sometidos al objetivo y la táctica descritos.
Por supuesto no todos los vientos le son favorables a este gobierno. Se tendrá que enfrentar a contradicciones en la sociedad y en su propio seno de muy difícil solución: el reparto del Poder y sus privilegios, con más intereses y ambiciones que ideales; el chantaje permanente de los separatistas que genera fuertes agravios comparativos; y sobre todo porque el poner al Estado al borde del abismo y en riesgo la propia existencia de la Nación tal como la tenemos ahora y desde hace muchas generaciones, producirá una revitalización del sentimiento patriótico y de dignidad nacional.

Esta entrada ha sido publicada en Crónicas, Reflexiones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.