Elecciones de 2019 (VII)

Datos y relatos

La organización Plataforma Elecciones Transparentes ha denunciado insistentemente la existencia de miles de irregularidades y datos sospechosos y diversas formas de opacidad en los recuentos y las actas (aunque la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, LOREG, exige que todo el proceso ha de ser público) y ha anunciado una denuncia general o varias específicas, especialmente que no se ha realizado correctamente el obligado recuento el día 13 de noviembre.
Lo que sí es cierto es que si entramos en la página web de la Junta Electoral Central no tenemos, siete días después de la votación y cinco del recuento oficial, hasta donde yo he visto, ningún aviso de cuándo se publicaráni.
Así que los resultados que pongo en el siguiente cuadro son, todavía, provisionales y tomados de diversos medios. Por ejemplo, la web del Ministerio del Interior, de donde tomo la imagen del final de este artículo, no recoge todavía el escaño 89 del PP.

Pero lo importante, creo, son las conclusiones que podemos sacar a partir de estos datos. Estas, hasta hoy, son las mías.

  • No hay bipartidismo (ni nunca lo hubo): son tres bloques desde hace mucho tiempo y cada vez está más claro. Así hay que analizar los resultados, aunque los bloques no tengan suficiente cohesión y, por ello, se puedan observar fuertes contradicciones internas. En cifras redondas, el bloque ‘progresista’ tiene un 44 % de fuerza (10,5 millones de votos y 158 escaños), el bloque de ‘las tres derechas’, 43% (10,3 millones de votos y 151 escaños) y el bloque separatista, el 10% (2,3 millones de votos y 34 escaños).
  • Tras las Elecciones generales de abril y autonómicas y municipales de mayo, el presidente del Gobierno en funciones estuvo intentando convencer a todo el mundo de que el único gobierno viable era el formado solo por su partido y, como no lo consiguió, convocó elecciones con los augurios de que iba a obtener un gran triunfo… pero lo cierto es que (aunque el PSOE siga teniendo el partido más votado) ha sido un fracaso porque perdió 750.000 votos y bajó de 123 a 120 escaños. Y también el resto de la izquierda bajó (de 42 a 38 escaños) mientras que el bloque de derechas, a pesar del hundimiento de Ciudadanos, pasa de 147 a 151 escaños, con un gran triunfo de Vox, que pasa de 24 a 52 escaños.
  • Todo parece indicar, pues, que la prisa de Sánchez e Iglesias para anunciar un gobierno de coalición (que no puede salir adelante sin el apoyo –explícito o implícito– del bloque separatista) sin ni siquiera esperar a la formalidad de ser convocados por el Jefe del Estado, no tiene otra causa que enmascarar el fracaso de la repetición de elecciones y desdecirse de cuanto se afirmó tras lo resultados de abril (y en la campaña de los comicios de noviembre y evitar que se debata cualquier otra salida como la de la «gran coalición»… (ni, al parecer, un objetivo mayor que el de mantener el poder conseguido aunque sea a costa de seguir debilitando al Estado).
  • Pero, ¿es posible la gran coalición?, ¿es posible que el partido que se define como centroizquierda y el que asegura que es centroderecha –que suman entre los dos 209 escaños– formen un gobierno de coalición, plenamente constitucional y que no necesitaría de ningún apoyo más? La pregunta clave es ¿por qué no, quién lo impide, qué intereses, más o menos espurios, se sienten amenazados? O, dicho de otra manera, ¿existe una conspiración entre fuerzas oscuras, internas y externas, con personas inmorales situadas en posiciones privilegiadas, para destruir o, al menos, fragilizar el Estado y la Nación españoles?
  • De todo lo anterior parece deducirse que la necesidad de una opinión pública enterada y honesta cobra mayor importancia que nunca. No es por casualidad que Sánchez (que se ha ganado bien el calificado de audaz o temerario, según quien lo aplique), se haya apresurado a escorar el relato hacia su estrategia y su táctica. Pero si nos documentamos y nos atrevemos a hablar no será fácil que se cumplan las previsiones más pesimistas de una tragedia nacional. Con una opinión pública de buen nivel, los defensores de la alianza socialcomunista (o socialpopulista) con el respaldo de los separatistas se verán inmersos en graves contradicciones y los partidos de derechas no se atreverán a pasteleos (por ejemplo, Vox tiene fuerza para impedir reformas espurias de la constitución).
  • Un punto importante del relato es conseguir que se llame al pan, pan y al vino, vino; por ejemplo nada de movimiento transversal de Podemos: populismo/comunismo de corte bolivariano; nada de gobierno progresista si está apoyado (por activa o por pasiva) por las fuerzas más reaccionarias que hay hoy en España: PNV/Bilduii y separatistas/golpistas catalanesiii… Y, por supuesto, nada de «un sol poble» sino una sociedad, la catalana, fracturada y amedrentada; nada de «revolución de las sonrisas» sino una rebelión taimada y violenta; nada de necesidad de «diálogo» al margen de las instituciones democráticas sino respeto escrupuloso a la Constitución y defensa rotunda de la Ley… Y en ese «pan» y ese «vino» ¿cómo definir al partido que más crecimiento ha experimentado y que ha recibido los calificativos más fuertes como xenofobia, homofobia, machista, ultraderecha, ultranacionalismo, fascismo? Esto es importante porque si, por una parte, tenemos un partido de esa condición al que votan 3.640.000 ciudadanos y, por otra, el partido de Sabino Arana, los herederos de ETA, los seguidores de Companys y Pujol… y tutti quanti sostienen directa o indirectamente al único «gobierno progresista» posible es que este país no tiene remedio y vamos a una nueva tragedia parecida a la de hace 90 años… Por mi parte invoco la ayuda de nuestro JRJiv y espero que en las próximas lides políticas tengamos todos más lucidez que en los últimos meses.

i Supongo que cuando se publique se repetirán dos elementos curiosos que se pueden observar en el BOE de 30 de mayo de 2019 que recoge la resolución de la Junta Electoral Central sobre los resultados definitivos de las Elecciones general de 28 de abril del mismo año que, en mi opinión, son dos concesiones a separatismo: a pesar de que en todos los medios se informó de que el PSOE obtuvo 123 escaños, los datos oficiales le adjudican 111… porque se acepta que el PSC figura como partido independiente; y, más significativo aún, el total nacional se etiqueta como total ‘estatal’.

iiHerederos y/o cómplices del terrorismo etarra.

iiiSeparatistas porque quieren trocear la nación, separando una parte de ella y golpistas porque quieren hacerlo sin respetar más ley que la de la falacia y la violencia.
iv«¡Intelijencia!, dame / el nombre exacto de las cosas!… / […] ¡Intelijencia, dame / el nombre exacto; y tuyo, / y suyo, y mío, de las cosas!»
Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Elecciones de 2019 (VII)

  1. Querido amigo José María:
    Como de costumbre, tus reflexiones, tan sesudas y creo que acertadas. Ahora bien: creo y espero que el párrafo “este país no tiene remedio y vamos a una nueva tragedia parecida a la de hace 90 años…” no se cumpla. Aunque nuestra especie es en verdad muy tozuda y suele golpearse más de dos veces en la misma piedra, espero y deseo que la circunstancia (a la que se refería Ortega) en la que estamos inmersos en pleno siglo XXI sea suficientemente favorable como para que aquellos acontecimientos no se repitan.
    Y me encanta que el último párrafo sea para evocar a nuestro querido y siempre lúcido y experto en palabra Juan Ramón.
    Un abrazo.

    • librosyabrazos dijo:

      Gracias, por leerme, amigo.
      En efecto, yo también espero que no suceda lo peor… pero no deja de preocuparme la gran cantidad de “tibios” que hay en nuestro país.
      Y, por supuesto, la Poesía, los grandes poetas, es la ayuda más práctica que podemos invocar.
      Abrazos y libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.