Humor y política en la España de hoy… y de siempre

viñetas

Hace tres días, el martes 18 de los corrientes, asistí por la mañana a la muy interesante exposición «¿Qué es una biblioteca para ti?», con 20 preciosas viñetas de otros tantos artistas (de las que reproduzco aquí 5 al azar) y por la tarde a la excelente interpretación de Sueños, obra basada en la famosa obra de Quevedo, en versión libre de José Luis Collado y dramaturgia y dirección de Gerardo Vera, a cargo de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, con 10 magníficos actores sobre el escenario, encabezados por Juan Echanove, que alcanza aquí, creo, su mejor interpretación. Y ayer, en el maravilloso Paraninfo de la Universidad de Alcalá, tuve la suerte de ver en directo la entrega del 42 Premio Cervantes a Eduardo Mendoza, que, según el jurado y el propio premiado, significa un reconocimiento explícito al género del humor.

Es sabido que el humor –hablado, escrito o gráfico, en la escena o en la literatura, en libros o en panfletos– tiene una riquísima tradición en la historia de España: humor amable y sutil en Cervantes y los cervantinos como Mendoza, ácido y vehemente en Quevedo (y en muchos de los viñetistas actuales, miembros o no del recientemente creado Instituto Quevedo de Humor). Humor más atento a las pequeñas miserias de las gentes del común o los grandes atropellos del Poder, pero humor siempre político puesto que se involucra en la polis, en la sociedad.

El trabajo de Collado y Vera, como es natural, es mucho más quevedesco que cervantino, partícipe de, como dice Vera, «esa visión negativa y amarga del mundo»: «[…] mientras la indignidad moral del poder nos asfixie con la podredumbre, necesitamos a los maestros del pensamiento, os necesitamos a los que nos alumbrasteis el camino.» Quevedo alza su voz contra los atropellos del Poder, de la Iglesia, de la Ignorancia, y se erige en defensor de las víctimas que estos producen: «gente asustada, asombrada, desorientada, dolorida.»

2017-04-21_1113

(Imágenes tomadas de  Cuadernos Pedagógicos, núm. 58)

Desde su inteligente humildad, Eduardo Mendoza nos invita a reflexionar sobre sus cuatro lecturas profundas del Quijote y, en el más puro estilo cervantino, nos confiesa: «Alguna vez me he preguntado si don Quijote estaba loco o si fingía estarlo para transgredir las normas de una sociedad pequeña, zafia y encerrada en sí misma. Aunque ésta es una incógnita que nunca despejaremos, mi conclusión es que don Quijote está realmente loco, pero sabe que lo está, y también sabe que los demás están cuerdos y, en consecuencia, le dejarán hacer cualquier disparate que le pase por la cabeza. Es justo lo contrario de lo que me ocurre a mí. Yo creo ser un modelo de sensatez y creo que los demás están como una regadera, y por este motivo vivo perplejo, atemorizado y descontento de cómo va el mundo.»

2017-04-21_1228

(Imágenes tomadas con mi móvil)

Es bueno que practiquemos el humor para criticar, denunciar, combatir los atropellos y las injusticias… pero que lo hagamos con inteligencia y mesura, sin zafiedad ni falacia, con imágenes y palabras, con ironías y contrasentidos, con escenarios y libros… y esforzándonos todo lo posible para que nunca puedan utilizarse otras herramientas menos amables, más crueles y sangrientas. Practicar el humor, con la ayuda de los grandes maestros, utilizando lo mejor de Quevedo y de Cervantes, de tantos artistas que nos alumbran el camino. Combatir a las gentes insolidarias y logreras y, sobre todo, al Poder tiránico o demagógico… pero jamás a la gente trabajadora y honrada, a los ciudadanos normales, ni al Poder legítimo y necesario. Quizá no por casualidad se refirió el Jefe del Estado (en su discurso de ayer) al Cardenal Cisneros: «El espacio que nos acoge, el Paraninfo, que ha sido escenario de importantes acontecimientos a lo largo de la historia, fue ideado por el venerable fundador de esta Universidad: el Cardenal Cisneros (Francisco Jiménez de Cisneros), un estadista, reformador, promotor de la educación y de la cultura, al que recordamos en este año en el que se cumple el V Centenario de su fallecimiento.»

Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Humor y política en la España de hoy… y de siempre

  1. Sin duda, el humor, la ironía, es un gran recurso emocional para estos tiempos que vivimos, aunque haga de rabiosa actualidad aquel aserto: “El humor es la sonrisa de la desilusión”; no siempre, claro está, pero algo hay de eso… Por lo demás, leí el discurso del premiado Mendoza, cargado de humor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *