«Aún aprendo»

Aún aprendoHace poco me visitó en Pinto un «comercial» que había ejercido durante años una de las profesiones ligadas a la edición. Tras el saludo, recorrió la vista por mi despacho y dijo con sincera admiración «¡Esto sí que es un despacho de editor!» ¡Gracias!… Pero, habría que añadir, de editor un tanto desordenado (porque últimamente tengo la mesa con demasiados papeles) y un tanto perezoso (porque algunas de las bolsas con libros y las carpetas con documentos que hay por diversos sitios podrían estar mejor colocadas). Pero si, ciertamente, un despacho de editor, porque está lleno de libros (por supuesto no solo de Ediciones de la Torre) y también adornado con algunos objetos (sentimentalmente) valiosos como, por ejemplo, un par de dibujos originales de Rafael Alberti, una escultura africana en madera noble representando un hombre leyendo, una balanza para gramear papel, una barra de plomo de linotipia, una matriz litográfica procedente de los históricos talleres de Rivadeneyra… y, también, una serie de papeles pegados en las estanterías con frases alegóricas a la profesión, como una de Gabriel Miró que me entusiasma («La palabra no ha de decirlo todo, sino contenerlo todo», o a la vida misma, como la famosa frase de Mafalda: «Si no fuera por todos nadie sería nada», o la de Pitágoras: «La libertad dijo un día a la ley: “tú me estorbas”. La ley respondió: “yo te guardo”», o la del Mao mítico: «Osar pensar, osar hablar, osar obrar». Valor especial tiene la reproducción de una pintura de Goya: el famoso anciano que se sostiene con bastones, con la leyenda «Aún aprendo», regalo de mi colega «y, sin embargo, amigo» Ramiro Domínguez.
Aún aprendo es toda una declaración de forma de vivir y de pensar y sobre todo de pensar como se vive y vivir como se piensa. Empezamos aprendiendo en el vientre de la madre y morimos aprendiendo (a morir). Si hubiera que elegir un valor central para mejorar nuestra sociedad sin duda sería el de la educación, el del aprendizaje permanente, el de la actitud de curiosidad activa, de autocrítica y superación, de sincero deseo de aprender (y aprehender en su segunda acepción) en todo momento y circunstancia. Naturalmente aprender es un proceso complejo que nos exige esfuerzo, concentración, dedicación y, sobre todo, valoración, es decir, considerarlo algo muy importante. El aprendizaje exige combinar observación, instrucción, experimentación, razonamiento… Quiero decir con esto que si una persona se pasa el día resolviendo problemas inmediatos y, dando respuesta inmediata a cualquier pregunta que se le plantee, podrá observar y reflexionar poco, podrá documentarse poco, y en consecuencia aprender poco. Tuve hace muchos años un proveedor, un director-propietario de una pequeña encuadernación, que como no podía cumplir los compromisos adquiridos por una deficiente estructura y una dirección endeble, se pasaba el día hablando con los clientes que protestaban, dándoles razones, algunas ciertas y la mayoría inventadas, para justificar su retraso en la entrega o sus errores en los acabados; buena persona pero débil empresario, acabó cerrando. Un día le había dicho: Querido amigo, danos menos explicaciones, renuncia a ciertos pedidos y ciertos clientes, y concéntrate en analizar las causas de los errores y las soluciones a los mismos…
¿Podemos decir algo parecido a nuestros políticos? ¿Podemos decirles que visiten menos platós, que tengan menos debates teatrales y que se documenten más, analicen mejor y formulen menos pero mejores soluciones? ¿Podemos decir que en estos 6 meses de «desgobierno» e incertidumbres de todo tipo, si los líderes de los respectivos partidos (sobre todo, los de los cuatro principales, pero también los de pequeños grupos residuales como Vox o UPyD) hubieran dedicado más tiempo a la observación y la reflexión, en definitiva a aprender, no les hubiera ido mejor a sus partidos y a ellos mismos?
Y, mirando hacia adelante, ¿podemos pensar que las grandes lecciones que se derivan de los resultados del 26J les harán ser un poco más humildes y aplicados, que abandonarán las disculpas y las acusaciones superficiales y valorán más el necesario aprendizaje y la saludable autocrítica? Seamos optimistas: sí, todos aprenderán algo y seguramente mejoraremos la situación política (económica, social, etc.) en los próximos meses: habrá menos dicharacheros y más directivos, menos eslóganes y mítines y más formulaciones racionales para abordar los problemas, incluso se podría decir que los dirigentes que sean capaces de hablar menos para documentarse más y pensar mejor serán los que sobrevivirán y los que sigan parloteando serán los que pasen a la historia y sean justamente olvidados.
Por supuesto que esa misma norma se nos puede aplicar a todos. Por eso yo, no sé si con poco o bastante éxito, me esfuerzo en seguir aprendiendo. Lo pongo en mi Facebook (junto a otro gran aserto de Terencio: «Nada humano me es ajeno») y sigo exhibiendo, con una mezcla de orgullo y humildad, la amable reproducción de la magnífica pintura de Goya. También para aprender y aprehender las lecciones del 26J.

 Resultados_26J

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a «Aún aprendo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.