Guerra y política

978848164492 Es famosa la frase del político francés Georges Clemenceau (1841/1929) «La guerra es un asunto demasiado serio como para dejárselo a los militares.» Tan famosa como la del militar prusiano Carl von Clausewitz (1780/1831): «La guerra es la continuación de la política por otros medios.» Muchos siglos antes, el general chino Sun Tzu (544 a.C./496 a.C.) también demuestra gran sabiduría sobre la relación entre guerra y política, por ejemplo: «Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.» o «Estrategia sin tácticas es el camino más lento hacia la victoria. Tácticas sin estrategia es el sonido que precede a la derrota.» o esta otra, que refuerza la anterior: «El arte de la estrategia es de importancia vital para el país. Es el terreno de la vida y la muerte, el camino a la seguridad o la ruina.»
Parece claro que la política y la guerra, lo político y lo militar, se relacionan y se influyen mutuamente y, por consiguiente, los militares, nuestros militares, deberán tener en cuenta la Política y los políticos, nuestros políticos, deberían tener suficientes conocimientos de la ciencia y el arte de la guerra. No tengo suficientes datos sobre la capacidad política de nuestros militares (aunque me parece muy preocupante que un exJemad –Jefe del Estado Mayor de la Defensa– oficie actualmente como miembro destacado de la cúpula de Podemos) pero sí creo que hay abundante información de la ignorancia militar de nuestros políticos (excepto –¡menos mal!– el caso del Jefe del Estado). Por ejemplo, nuestro Presidente del Gobierno hizo el servicio militarpero considera que un desfile militar en una fecha señalada es un «coñazo»; ¿qué decir de los líderes más jóvenes? Ni Rivera ni Sánchez ni Iglesias han tenido el menor contacto con el Ejército (aunque parece probable que este último haya estudiado, superficialmente, las tácticas guerrilleras). ¿Hay solución a este problema?
Por supuesto, que nadie se asuste: no estoy hablando de escenarios de guerra, aquí y ahora (aunque no podemos ignorar que, en el tiempo y en el espacio, la guerra está, siempre, muy cerca de nosotros), sino de la necesidad de que las enseñanzas que nos ofrece la guerra, el arte y la ciencia militares, nos ayuden en estos tiempos y en esta zona de paz, paz no exenta de graves problemas.

2018-04-14_1446

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *