«Imagine» y otras «respuestas flotando en el viento»

WhatsApp Image 2017-08-18 at 09.05.51

Cuando el dolor nos golpea brutalmente, cuando sufrimos o presenciamos directamente tragedias de gran magnitud y pensamos que no es posible encontrar solución en este aquí y este ahora que estamos padeciendo, florecen los sentimientos religiosos, las desmesuras sentimentales, las soluciones mágicas o utópicas y tendemos a buscar la solución en otro espacio u otro tiempo. 

Es muy humano, sobre todo después de que, como han explicado varios científicos y artistas (por ejemplo, Joseph Campbell) se produce, en la antigüedad, el cambio de paradigma en nuestra sociedad: de una concepción fundamentalmente materialista, relativista, terrena («femenina») del mundo a una fundamentalmente idealista, totalitaria, celestial («masculina»). Creemos no poder soportar lo que hay a y atendemos las llamadas que creemos oír de allá; nos sentimos débiles, vulnerables y buscamos la protección de los dioses, de los superhombres, de los poetas…
Tras las matanzas de Barcelona y Cambrils, mis amigos y conocidos píos, esotéricos o soñadores bolcheviques y anarquistas, han manifestado, respectivamente: la imprescindible necesidad de la oración masiva («Cuando todo el mundo se arrodille ante Dios, el mal estará vencido.»): la evidente, indiscutible existencia de fuerzas externas (incluso ultraplanetarias); la ineludible obligación de la revolución que acabará con el capitalismo Atentado en Barcelona. La CUP rechaza “el terrorismo fascista fruto del capitalismo.”»)
En un registro más laico y artístico pero igualmente mágico, mucha gente ha propuesto que se utilice «Imagine», la canción de John Lennon y Yoko Ono como aglutinante de la lucha contra el terrorismo Imagina a toda la gente, animando todo el mundo.») (Por cierto, ¿cuánta gente ha reflexionado sobre el significativo hecho de que la «imaginativa» Yoko Ono se ha solidarizado, hace pocas semanas, con el golpe de Estado en Cataluña?…) Otros prefieren al reciente Nobel de Literatura Bob Dylan y sus preguntas y respuestas en el viento («¿Cuántos años pueden existir algunas personas antes de que se les permita ser libres?») Bueno… está bien, cada cual busca la solución que cree más justa y quizá tenga algo de positivo cualquier intento. Pero sería bueno que nos pusiéramos de acuerdo en un mínimo común denominador, algo menos grandioso y absoluto, algo más terrenal, más «femenino» . ¿Qué tal si exigimos que se mejoren las políticas de educación e inmigración? ¿Qué tal si obligamos a nuestra clase política a coordinar honrada y eficazmente los servicios de seguridad e inteligencia, la actuación de todas los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado? ¿Qué tal si cuidamos de que las instituciones y las administraciones estén más al servicio de la ciudadanía que de las aventuras de políticos ambiciosos y corruptos? ¿Qué tal si nos afanamos en fortalecer el Estado y la Nación (que es el ámbito, el aquí y ahora donde hay que buscar las soluciones a los grandes problemas de la sociedad) y repudiamos a cualquiera que pretenda debilitarlos o trocearlos?
Son preguntas que planteo para personas que no acudirán apresuradamente al llamamiento utópico de Yoko y John: «Espero que algún día te unas a nosotros, / y el mundo será uno solo.», ni creerán del todo a Bob cuando asegura enfáticamente que «La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento. / La respuesta está flotando en el viento.» Para personas que, si rezan, lo hagan siguiendo la estupenda máxima de «A Dios rogando y con el mazo dando.»; personas que, si creen que hay unas fuerzas desconocidas dominando el mundo, reconozcan que los asesinos son bastante conocidos; personas que si sueñan con traer un mundo perfecto, sin mercado y sin desiguadades, admitan que mientras tanto no hay que destrir el que tenemos, por muy imperfecto que nos parezca.
Para personas capaces de atender el llamamiento del Presidente del Gobierno de España (mucho más antipático que el músico inglés o el norteamericano, peor escritor y justamente discutido y discutible… pero legítimamente elegido por la ciudadanía para ocupar esa responsabilidad), que ha dicho en la madrugada de la tragedia: «No olvidemos nunca que España es un pueblo unido en algunos valores de los que nos sentimos muy orgullosos: la democracia, la libertad y los derechos humanos. Hemos dado muchas batallas contra el terrorismo a lo largo de la Historia. Siempre las hemos ganado. En esta ocasión también los españoles vamos a vencerlo.»

DHhjKdxWAAEL746

Esta entrada fue publicada en Crónicas, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a «Imagine» y otras «respuestas flotando en el viento»

  1. Mario Santa-Cruz dijo:

    Una vez más, suscribo en su casi totalidad el contenido de tu escrito. El buenismo que nos invade en todas las situaciones de nuestra vida diaria, nos está llevando indefectiblemente a la aceptación resignada de tragedias como la de Barcelona y a la adopción de actuaciones defensivas que solo pueden llevarnos a la más absoluta y humillante derrota de nuestra sociedad, nuestros principios y nuestra forma de ser y de vivir.

  2. librosyabrazos dijo:

    Gracias, Mario. Suscribo en su totalidad tu comentario (que acabo de leer, después de 24 horas sin internet). Justamente ahora estaba intentando otra entrada que también tiene que ver con el buenismo y la pasividad. A ver si soy capaz de escribir algo convincente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *