El partido más corrupto de Europa y el menos corrupto de España

2016-10-21_10291. Ahora se dice «repetir como un mantra» cuando se pronuncia una y otra vez una palabra o una frase breve para definir, simplificándola, una realidad compleja… pero para la política es mejor referirse a la máxima atribuida a Joseph Goebbels: «Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.» De forma que si decimos mil veces «El Partido Popular es el partido más corrupto de Europa» ya parece que hemos alcanzado una verdad. Por eso, cuantos han intentado, en los últimos meses (concretamente tras las elecciones generales de 26J), enmascarar la operación de conformar un gobierno de «cambio y progreso» integrado por PSOE, Unidos Podemos y los separatistas catalanes (donde cambio era reponer el zapaterismo y progreso reconocer el derecho a la secesión de los separatistas catalanes, vascos, valencianos e tutti), negando los resultados muy claros de aquellas elecciones repetían una y otra vez y para oponerse a cualquier argumento en contra de esa operación «¿Cómo vamos a entregarle el Gobierno al partido más corrupto de Europa?»

2. Hay muchos partidos en nuestra Europa que pueden presumir de corrupción, en Alemania, en Francia, en Italia, en Grecia… en todo el continente (la Rusia de Putin debe saber mucho de ello también). Es difícil establecer un podio: nos faltan datos pero por lo que sabemos y lo que intuimos, en España seguro que no nos quedamos a la zaga… Pero de ahí a poner una etiqueta tan rotunda no parece muy razonable. Y, por otra parte, el PP de la Gurtel, de la Púnica, de la imputación de todos sus tesoreros, de los millones de Bárcenas en Suiza, de Matas, de Fabra, del «pitufeo» de Barberá… «pringado hasta las orejas», como dicen los castizos, parece que está muy bien acompañado por el saqueo organizado por la familia Pujol (¡menudas orejas deben tener estos!), con bolsas de millones pasando la frontera de Andorra y otras fronteras (procedente de un 3% de «mordida» sistemática, según empezó a denunciar, aunque luego se acobardó, Pascual Maragall); muy bien acompañado por el PSOE de los falsos ERE y los falsos cursos de formación, aparte de otras muchas corruptelas… ¿Y Podemos y sus «confluencias»? Llevan muy poco tiempo por aquí pero ya sabemos que sus miembros más destacados recibían dinero de Irán o Venezuela, que declaraban o no, o disfrutaban, mediante chalaneos, de becas falsas; sabemos que, cuando han llegado al Poder municipal o autonómico no han dudado en recibir todo tipo de prebendas y han abusado de ese poder para incrementar el nepotismo y el amiguismo que domina nuestra vida política, «enchufando» a sus allegados, con descomunales emolumentos. En ese sentido, todo parece indicar que solo UPyD no cometió ninguno de estos delitos y, bien al contrario, los denunció y renunció a los privilegios… Pero UPyD parece que está seriamente debilitada y, en el mejor de los casos, tardará mucho tiempo en reponerse. ¿Y Ciudadanos?… Pero no sigamos por ese camino porque a la postre esas corrupciones no son las más letales.

3. La corrupción más letal es la corrupción política (la corrupción de las instituciones en los tres poderes: el legislativo, el ejecutivo y el judicial, la más grosera demagogia, la traición a la Constitución y a las leyes que se derivan de ella) y la corrupción social (la manipulación criminal de la Educación, enseñando el desprecio y el odio en las aulas, y volviendo al guerracivilismo en la prensa); la utilización de las libertades y oportunidades que ofrece la Democracia para corromper la Democracia… Mención especial merece la corrupción a que se somete la Lengua: es tremendo que se siga hablando, en multitud de ocasiones y en muchas de nuestras instituciones o medios de comunicación social, de Estado español en vez de España, que se nombren como nacionales instituciones regionales… Ese tipo de corrupción intelectual y moral, política, social, lingüística, sí que es peligrosa porque amenaza la esencia misma de lo que, con tanto esfuerzo, con tanto sacrificio, hemos conseguido, incluyendo la soberanía y la unidad nacional, el patrimonio cultural e histórico… Y de eso, de esa corrupción, por activa o por pasiva, en una u otra medida, no se libra ninguna, ninguna, de las fuerzas políticas que hoy se sientan en el Congreso de los Diputados y en el Senado.

4. Por todo lo anterior, en vez de enredarnos en una discusión sobre cuál es el partido más corrupto de Europa, intentemos averiguar, con buena documentación y buenos argumentos,­ cuál es el partido menos corrupto de España. Y ahí es necesario identificar a la organización que se distinga por no jugar con la historia y con los sentimientos más primarios de la gente que, como se ha demostrado desde hace siglos y muy especialmente en el siglo pasado, conduce al fascismo y a otros totalitarismos igualmente letales. Un partido que asuma lo que hemos hecho colectivamente en este país desde hace muchos siglos y muy especialmente desde la fusión de las coronas de Castilla y de Aragón, que critique los errores graves de ese Estado que unificó los distintos reinos pero reconozca y se enorgullezca de las grandiosas hazañas que a partir de esa unificación realizó. Sobre todo, un partido que asuma la historia reciente de cómo hemos pasado de una Dictadura a una Democracia, tan válida como las mejores del mundo, mediante una Transición (que ha causado justa admiración en el extranjero) aunando las fuerzas de apertura que había generado la propia Dictadura con las fuerzas que se habían opuesto a ella y que, mediante esa confluencia, pusieron en pie una constitución en la que cabemos todos… excepto aquellos que, bajo diversos disfraces y con pistolas o mentiras criminales, pugnan por destruir la Nación y el Estado, enfrentando a la ciudadanía por territorios o identidades (reales o inventados). En definitiva, el partido menos corrupto de España será aquel que, sin ambages, defienda un Estado fuerte aunque descentralizado, con menos costo y más eficacia, que promueva una Educación y una Cultura (incluyendo las lenguas) que utilice la rica diversidad de España para reforzar la unidad y no para socavarla, un partido que se relacione con la gente no como una masa imprecisa que espera un mesías sino como un conjunto de ciudadanos libre e iguales.

5. Hablamos de partidos, de profesionales de la política, pero no debemos olvidar que en un régimen de libertades, en un Estado de derecho, la ciudadanía debe tener, tiene, la primera y la última palabra. Por tanto, la responsabilidad de lo que nos pasa no puede dejarse en el ámbito de la política y mucho menos en el más reducido ámbito de la «clase política». Cada ciudadano tiene el derecho y el deber de intervenir responsablemente en la vida pública y no solo, por supuesto, ejerciendo el derecho a voto sino a todos los derechos políticos y, sobre todo, reflexionando sobre los grandes problemas que tiene nuestra sociedad y las soluciones posibles. Y mi opinión personal es que esos ciudadanos, en estos últimos meses en particular y desde que comenzó la crisis en general, lo están haciendo bastante bien. Tuve ocasión de defender esta opinión en el número de otoño de la revista Aprender a Pensar:

2016-10-21_1043«Quizá a contracorriente, opino que los españoles acertaron en las elecciones de 20D. El mensaje que daban las urnas estaba claro: el PP era castigado, quitándole una mayoría absoluta, que había utilizado para todo tipo de abusos, y obligándole a buscar la «gran coalición»; el PSOE, que había hecho una oposición torpe y sobre todo que no tenía clara su concepción de España, obtenía el peor resultado de su historia; se ofrecía a Ciudadanos la posibilidad de desa­rrollar su valiente política antiseparatista a nivel nacional y se invitaba a Podemos a demostrar que, además de demagogia y humo, podía apor­tar alguna idea nueva… desde la oposición. El 26J, siempre en mi opinión, confirmó todo esto y reforzó el mensaje reajustando los porcentajes. Si los dirigentes siguen enredando habrá que recordar al Campeador: “¡qué buen vasallo si tuviera buen señor!”.»

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El partido más corrupto de Europa y el menos corrupto de España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.