Manuscritos de FGL en la BNE

imagesBiblioteca Nacional, 27 de enero de 2015. Una docena (ampliada) de personas, convocados por Eva San Felipe, de la Fundación de Amigos de la BNE, accedemos de la mano de María José Rucio a la Sala Cervantes en una visita guiada para ver de cerca (¡casi tocar!) manuscritos de Federico García Lorca que posee la Biblioteca.*
Aquí están las páginas de El Público, la compleja obra de teatro que tan compleja historia tuvo (fue estrenada 56 años después de haber sido escrita) y tanta significación para el movimiento de reivindicación de la liberación sexual. Aquí podemos ver el manuscrito único del impresionante poema «Crucifixión» («es de los mejores que llevará el libro”, FGL) que Miguel Benítez Inglott había perdido y que fue encontrado años más tarde e incluido en posteriores ediciones de Poeta en Nueva York). Podemos hojear la conferencia de Federico para elogiar la obra de María Blanchard (tan maltratada en una sociedad machista y tan querida por Lorca), o el ejemplar único, hecho al alimón, por nuestro poeta y Pablo Neruda, para festejar a María Torné (uno de cuyos dibujos encabeza este escrito de mi blog). Podemos ver el manuscrito del famosísimo Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, cuya primera edición incorporaría los bellísimos dibujos de José Caballero…
¡Joyas! Maravillosas joyas, conservadas milagrosamente durante décadas, adquiridas (a veces por donación, a veces a cambio de cantidades importantes, como «Crucifixión») que ahora pueden analizar los investigadores que accedan a la BNE. María José, inteligentemente, suscita en el corrillo posterior a la visita el tema de lo que perderán las generaciones futuras cuando los soportes informáticos no puedan ofrecernos esta «carne viva», este temblor de la mano del creador sobre el papel, esas huellas que nos dejaron los grandes escritores para que entendiéramos mejor su obra y su vida…
Y también, por qué no decirlo, perderemos las huellas de los grandes lectores. No tuve ocasión de visitar la biblioteca personal de don Gabriel Miró pero recibí información directa del profesor que la estudió para la edición crítica que hicimos de Nuestro Padre San Daniel y El obispo leproso. Recuerdo con emoción que él me explicaba las notas de don Gabriel, los papelitos colocados entre las páginas, los escolios que había en algunos de los márgenes de los libros estudiados… enriqueciendo con ello los ejemplares de esa biblioteca. Recuerdo también, de mis tiempos de la SGAE, cómo,  limpiando un almacén de la Sección de Líricos, tuve ocasión de estudiar un ejemplar de Los intereses creados, acotado profusamente por un enemigo, también autor, de nuestro premio Nobel. Innumerables críticas, la mayoría groseras, de la forma de escribir de don Jacinto, formando así un «dialogo» apasionante entre uno de nuestros más grandes autores y crítico más ácido; un diálogo que a mí, lector ocasional pero apasionado, me enseñaba muchísimo.
Aunque se ha hecho algunas veces, sería estupendo que se hicieran más ediciones de libros acotados, cuyas obras originales se han enriquecido enormemente con esas acotacione…fgl pero, bueno, esta es otra historia; volvamos a los manuscritos que atesora la BNE, agradezcamos que su política de puertas abiertas, con la activa participación de la Fundación de Amigos de la BNE, este difundiendo tan inteligentemente la Cultura y disfrutemos de nuestros clásicos que, aunque parece que están muertos (asesinados como el caso de Lorca o enterrados en el olvido como tantos otros), reviven cada vez que nos acercamos a su obra e intentamos comprender a fondo (hasta sus últimas consecuencias, hasta involucrarnos y comprometernos)  lo que quisieron decirnos.

*Autógrafos de Lorca:
-Mss/21693: Llanto por Ignacio Sánchez Mejía
-Mss/22543/5: Elegia a María Blanchard
-Mss/22544: Paloma por dentro
-Mss/22584/38: Viaje a la luna
-Mss/23213: Crucifixión
-Res/274/19: El público
De Rafael Alberti:
-MSS/23063: Manuscrito Penagos

 

Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Manuscritos de FGL en la BNE

  1. Una estupenda crónica de esta visita maravillosa en la que yo también estuve presente, afortunadamente. Tuvimos ocasión de sentirnos, física y espiritualmente, más cercanos a aquel monstruo de la literatura que fue Lorca. Loable labor la de la BNE y la de las personas que organizaron la visita y nos explicaron la historia de cada manuscrito con todo lujo de detalles.

  2. Gracias por hacernos llegar tus impresiones sobre tan importante visita.

  3. José López Rueda dijo:

    Muy interesante el relato sobre los manuscritos. Yo que he sido usuario de la BNE durante muchos años, conozco algunos. No sabía que habías hecho una edición crítica
    de Gabriel Miró, uno de mis autores predilectos en mi adolescencia.

  4. María Teresa Cervantes dijo:

    Muy bello su texto, es usted persona de fina y honda pluma. Cuánto me hubiese gustado ver, aunque sin rozar esos bellos manuscritos de García Lorca. No deje de aspirar las huellas de los que nos legaron un patrimonio imperecedero. ¡Cuánto me hubiese gustado ver el manuscrito del poema “Crucifixión” y el del “LLanto por Ignacio Sánchez Mejías” que tanto me gustaba leer y rememorar en mis días de juventud. ¡Qué suerte ha tenido usted de visitar la Biblioteca Nacional y de disfrutar de poetas y escritores que, mientras nosotros los podamos leer, no habrán muerto. Escribía un viejo amigo, ya fallecido, en el prólogo de una revista de poesía que yo fundés en 1966, inspirada en un poema de Virgilio y que juntos titulamos TÍTIRO CANTA que cuando el mundo explotase la última voz que se oyese sería la de un poeta. Días pasados escribí unas frases en su blog, no sé si le llegaría pues no acabo de manejar bien las redes sociales, prefiero el correo electrónico. Me emociona que no olvide a los grandes de nuestra literatura y que intente rescatar a aquellos que puedan quedar relegados al olvido. Deseo seguir a través de sus textos recordando a nuestros clásicos. He vivido cuarenta años fuera de España, primero estudiando y enseñando en París nuestra lengua y nuestra literatura y después durante 32 años en Bonn impartiendo clases, también de Lengua Española y Literatura. He vivido muy dedicada a la Literatura Francesa, no solamente en París, también en el Instituto francés de Bonn. Ahora me emociona poder leer sus textos y rememorar a los escritores y poetas de mis años de estudios en Murcia, entre ellos los que usted cita que conservo en piel -editados por Aguilar- para siempre y que honoran mi biblioteca, como Quevedo, Garcilaso, Góngora. Gabriel Miró, Lorca… Le saluda atentamente María Teresa cervantes

  5. Daniel de Culla dijo:

    Lorca, un Amor asesinado eternamente florecido¡

  6. Araceli Maillo dijo:

    Cuando me hice socia de los Amigos de la BNE no sabia que me iba a dar tantas sorpresas y satisfacciones en esta época de la vida donde lo que más valoro es encontrarme con personas con las mismas aficiones, entre ellas la pasión por la literatura. Yo también estuve en ese grupo de la visita y fue todo un privilegio. Me encanta haber leido el resumen así que mil gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *