Algo, alguien


Hace 55 años, tal día como hoy, me encontraba yo en una circunstancia difícil porque la situación no parecía nada halagüeña, pero sobre todo porque, como tuve que aprender después, tenía muy confusa, muy idealizada, mi posición en aquel tiempo y aquel espacio donde estaba.
Lo del tiempo y el espacio (las «circunstancias» orteguianas) no son nada fáciles de entender: acotar el espacio y el tiempo (pasado, presente y futuro) en el que uno tiene que desenvolverse no es tarea menor y mucho más si tienes más arrogancia que experiencia, más pretensiones que capacidad… Pero así son las cosas y no hay que desesperarse por las oportunidades malogradas o los errores cometidos, sino, muy al contrario, mantener sinceramente un espíritu autocrítico y el coraje necesario para recuperar el equilibrio y levantarte cada vez que tropiezas o caes.
Siempre hay tiempo para recuperar el camino que se perdió o equivocó, para corregir los errores, para recomponer el rumbo y la impedimenta; siempre hay que mantener la esperanza de que, por muy torpes que hayan sido nuestros pasos, por muy pequeña que haya sido nuestra aportación al Devenir, si lo hemos hecho honradamente, para algo habrán servido y alguien los aprovechará.

Esta entrada ha sido publicada en Reflexiones, Remembranzas y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Algo, alguien

  1. Fernando Carratalá Teruel dijo:

    Hoy te traigo un poema de Gloria Fuertes que te puede sesrvir, José maría, de banderín de enganche paran algunas de las cuestiones que propones. ¿Te imaginas un partido político que hiciera suyos estos versos? Es el “Poema al No”, cuyo contenido viene a ser algo así como un
    rechazo a los vicios capitales a los que la naturaleza humana está principalmente
    inclinada, para reemplazarlos por los valores más socialmente positivos. Este este el
    verdadero retrato -su rostro más humano- de Gloria Fuertes, una persona
    comprometida con la construcción de un mundo más justo y solidario, más culto y
    más libre. Y no como otros muchos que alardean de ello.

    Poema al No

    No a la tristeza.
    No al dolor.
    No a la pereza.

    No a la usura.
    No a la envidia.
    No a la incultura.

    No a la violencia.
    No a la injusticia.
    No a la guerra.

    Sí a la paz.
    Sí a la alegría.
    Sí a la amistad.

    • librosyabrazos dijo:

      ¡Magnífico, sí, y muy significativo del pensamiento de Gloria Fuertes! También, en ese sentido, el «No quiero» de mi admiradísima Ángela Figuera Aymerich:
      «No quiero
      que los besos se paguen
      ni la sangre se venda
      ni se compre la brisa
      ni se alquile al aliento.

      No quiero
      que el trigo se queme y el pan se escatime.»
      […]

  2. Hola José María.
    Sinceramente, me ha gustado tu artículo. Porque creo que he entendido lo que quieres decir dadas las actuales circunstancias. Algún día, cuando nos veamos, podría puntualizar algo más.
    Abrazos.

  3. librosyabrazos dijo:

    Gracias, Amelia.
    ¡Tenemos que hablar, a ver si me das buenas noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.