Febrero de 2018

Jueves 1 de febrero de 2018
Sigue el espectáculo que sostiene el secesionismo. Ahora se habla de una presidencia de la Generalidad simbólica para Puigdemont para poder elegir «legalmente» un presidente efectivo. El prófugo sigue armando follón (aunque los mensajes que le pillaron decían que el «procés» ha fracasado) y cada día encuentra la manera de provocar titulares de prensa; el de hoy que ha alquilado una mansión en Waterloo (4.400 euros al mes). Por eso he compartido en Facebook la entrada de anteayer («Hipótesis»). 

Viernes 2 de febrero de 2018
Me informa Mercedes Lillo, siempre intentando llevarme al «buen camino», de que comienzan los siete domingos de San José (celebrando los dolores y las alegrías de su “paternidad”) y le respondo: «Buen tipo, José. Es una lástima que yo no haya terminado su “famosa” carta a su hijo… pero, quizá, aprovechando los siete domingos me decida y así me ganaré otra bronca de mis amigos creyentes (o, tal vez, una sincera felicitación).» Y como ella me replica avisándome de los peligros de las herejías y de la permanente labor del Diablo y todo eso, concluyo: «¡Ah, las herejías, los herejes!… Como diría la pobre María Antonieta (refiriéndose a la libertad) “¡Cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”»
Ojeando la prensa me encuentro con la noticia del suicidio de Fidel Castro Díaz-Balart, primogénito de Fidel y hermanastro de Mirta Núñez Díaz-Balart (que entre otras muchas actividades dirigió la cátedra zapaterista de Memoria Histórica), con la que he mantenido varias veces intensas discusiones políticas pero por la que siento mucha ternura porque me parece muy representativa de esa izquierda justamente privada de memoria histórica… No he podido hablar con ella porque había salido a primera hora con su madre rumbo a La Habana. El ahora fallecido es todo un personaje de la Historia: vivió con su madre hasta los diez años, y luego con el padre, aunque ella, separada de Fidel y habiendo formado una nueva familia, hacía frecuentes viajes a la isla para ver a su hijo; formado en la Unión Soviética como ingeniero nuclear, casado con una rusa, con la que tuvo tres hijos, y luego divorciado; responsable del programa nuclear de Cuba, sometido a ostracismo durante siete años y luego rehabilitado… su muerte se produce después de meses en estado de depresión profunda. Sería bueno un libro dedicado a estudiar la vida, en tantas ocasiones tormentosa, de hijos de grandes personajes.
Otro artículo, este de Victoria Prego, titulado «Albert Rivera, aprendiz de depredador», me confirma el miedo que me da Rivera y su partido, ahora que las encuestas registran una subida espectacular en el apoyo de la gente y que muchos periodistas hablan de cómo hay una «opa hostil» para arrebatarle al PP muchos de sus cuadros, dada la escasez de ellos que tiene Ciudadanos. Y me recuerda una situación parecida cuando el PSOE de Felipe González apresuró la defenestración de Adolfo Suárez y de la debilitada UCD.

Sábado 3 de febrero de 2018
Alguien ha repetido en la Red una frase de Erich Fromm: «El amor inmaduro dice: “te amo porque te necesito”. El maduro dice: “te necesito porque te amo”, que parece estar contenida en El arte de amar (no he podido confirmarlo) . En 2001 escribí en la dedicatoria de «12 poemas de enamorado»: «Te amo porque te necesito. / Te necesito porque te amo.» Creía haber creado yo esa preciosa frase… pero es posible que se me hubiera quedado en el subconsciente aunque tampoco recuerdo que hubiera leído el libro. Así queda la cosa.
Federico Jiménez Losantos publicó un artículo, elogiando, con su peculiar estilo, la entrega del Toisón de Oro a la Princesa de Asturias. Y hoy lo hace Fernando Savater en El País. Frente a ellos, y frente a otros muchos periodistas y políticos que se han expresado también a favor, los estúpidos podemitas se dedican a una crítica zafia del acto y aprovechan para intentar descalificar, una vez más, el régimen de Monarquía parlamentaria de 1978. Me gustaría terciar en ello pero quizá se quede como tantas otras cosas en el tintero.
He recogido a Ana en Atocha a su regreso de Barcelona y le he entregado al Chico. Ahora que ya había empezado a aceptar los eufóricos juegos de Yema

Domingo 4 de febrero de 2018
Día frío y un tanto melancólico. Nevaba esta mañana. Los Trufos no han querido salir pero yo he paseado un poco bajo los abundantes copos de nieve… aunque no cuajaban en el suelo.
Envío a mis hijos una pequeña reflexión sobre cuevas y torres, citando Altamira y Babel… y se me ocurre que sería oportuno hacer un texto sobre “La frágil torre y la sólida cueva”.
Me llega por la Red un vídeo de Bandana Shiva (activista hindú del llamado econfeminismo y autora de un Manifiesto para una democracia de la tierra: justicia, sostenibilidad y paz ) donde retrata a los opulentos y su acaparamiento de agua, semillas… Se me ocurre que entre las cosas a preservar para las gentes del común estarían, también, las dos formas de atesorar la cultura (el pensamiento humano) que corren mayor peligro: la tradición oral y el libro.
Mucha gente pone en su perfil como su alma máter la universidad en la que se formó.. ¿Cuál sería mi alma máter? Porque mi paso por la universidad fue con poco éxito académico ya que el objetivo en la primera etapa era la agit-prop y en la segunda, además de comprender la etapa anterior (ya había comenzado mi autocrítica profunda, aunque iba muy despacio y sin demasiada lucidez), comprobar si me interesaba hacer el esfuerzo de obtener el título de Derecho (y enseguida respondí negativamente). Quizá la busca; quizá los empleos prematuros; quizá la Escuela Social, donde tanto aprendí; quizá Carabanchel, Soria y Segovia; quizá Bostitch y Ruedarsa; quizá la Editorial, quizá el Gremio… ¡Cuántas madres nutricias, cuántas aulas, cuántas oportunidades (y cuántas dificultades) para aprender lo que es la Vida!
Veo solo esporádicamente, y siempre en TV abierta, algunos episodios de alguna serie de TV, como
La teoría del Big Bang, pero parece que en los últimos años este tipo de entretenimiento, las series de TV, tiene gran éxito entre todo tipo de público, incluyendo los jóvenes. Una de ellas, la que ahora está poniendo TVE: La peste; según denuncia Elvira Roca en El Mundo, es una prueba más de la vigencia y recurrencia de la leyenda negra contra España (que utilizan demagógicamente los enemigos de fuera y de dentro). He compartido la denuncia en mi muro de Facebook con esta entrada: «La perversa leyenda negra… utilizada, antes y ahora, dentro y fuera de España. Merece la pena leer a la profesora Elvira Roca. Así vamos educando a las nuevas generaciones en la misma idea, venerablemente antigua y muy, pero que muy carca, a saber, que la historia de España, hasta en su momento de esplendor, no ha sido otra cosa más que roña, ignorancia, corrupción, intolerancia y tinieblas.”»

RTVE repone la serie de 5 capítulos sobre el Canal de Castilla, presentado por Manuel Galiana. Es impresionante: ¡tanta vida, tanta historia!… Lástima que yo tuviera que renunciar a mi idea de hacer un «año sabático» recorriendo España en una autocaravana (nadie quiso acompañarme)… Por cierto, viendo a Manolo Galiana, he recordado una cena que tuvimos Julia Trujillo, él y yo, donde ella le «comprometió» a que hiciera (¡aunque todavía no estaba terminado!) mi monólogo «La princesa y el caballo».

Lunes 5 de febrero de 2018
Más nieve, y frío, que ayer; incluso, ha cuajado durante unas horas. Mirando por la ventana y viendo cómo la nieve iba cuajando me acordé de que Matsuo Basho tiene preciosos haikus sobre la nieve (sobre todas las manifestaciones de la naturaleza, claro) y los busqué: «El cuervo horrible / ¡qué hermoso esta mañana / sobre la nieve!» o «La nieve que cae… / ¿es del otro / o de este año?» Y como tenía el coche aparcado justamente frente a mi ventana, y había enviado un mensaje a mi hijos con la foto del coche casi cubierto de nieve y el comentario «¡Mi pobre Dacia!», se me ocurrió que sería bonito poder hacer un (pseudo) haiku: «¡Mi pobre Dacia! / Frío, inanimado, / bajo la nieve.»
En el chat de los que viajamos a Barcelona el 6 de diciembre pasado alguien habla del «principio Tabarnia» (respuesta adecuada e inteligente a cada provocación de los golpistas) y propongo que lo desarrollemos y apliquemos en la medida de nuestras fuerzas.

Martes 6 de febrero de 2018
Se acabó la nieve y la lluvia pero no el frío… Y no se acaba el tema Cataluña. Hay ha habido un acto sobre Tabarnia y para el día 25 se anuncia una manifestación importante (Albert Boadella, «Muy Honorable President de Tabarnia en el exilio», ha dicho que será la Diada de Tabarnia).
Marina y yo llevamos varios días dando los últimos toques a la antología que ella ha preparado del «Grupo Poético Los Bardos». Puede ser un libro importante. A ver si sabemos promocionarlo bien.
Hace tiempo que sigo en Twitter, junto a miles de tuiteros, a un tal Pastrana, azote de la los separatistas catalanes y especialmente odiado por Gabriel Rufián. Alguien denunció que tras ese pseudónimo se escondía un alcalde del PP, que, en efecto, ha resultado ser José Miguel Aspas Cutanda, alcalde de Villar del Cobo, un pueblito de Teruel de 168 vecinos, y al dar la cara ha conseguido miles y miles de nuevos seguidores hasta llegar a casi 100.000. Le he enviado mi libro 35 notas… y el de los monstruos de la modernidad.
Parece que los Premios Goya (32.ª edición) pasaron con más pena que gloria… pero en cambio, la nueva edición de Operación Triufo (una academia de RTVE busca, selecciona y prepara a nuevos cantantes de pop para lanzarlos a la fama) ha dado dos nuevas estrellas: Amaia Romero Pamplona, 19 años, desinhibida (habla incluso de orgasmos)y Alfred Garcia –Barcelona, 20 años (ha desmentido que sea independentista aunque sí participó activamente en la diada de 2014)– que se han hecho pareja en la academia y que cantan muy bien en inglés; en pocas semanas han logrado una popularidad impresionante. ¡La sociedad del espectáculo!

Miércoles 7 de febrero de 2018
Parece que aumenta el grupo de «Amigos lectores» del Centro de Mayores del barrio. En las próximas semanas leeremos la (excelente) novela de Kazuo Ishiguro
Los restos del día.
Por la tarde, en la Asociación Prometeo de Poesía, con Ana María Rodríguez. Francisco Caro leyendo sus (cultivados) poemas y Carmina Casala leyendo poesías de Gloria Fuertes.

Jueves 8 de febrero de 2018
Esta tarde en la Biblioteca Nacional, en la inauguración de la exposición sobre Juanelo Turriano, «el relojero de Carlos V», un verdadero genio del Renacimiento. Con el embajador, el alcalde de Cremona (con su lenguaje musical y su gestualidad típicamente italiana), la directora de la BNE y otras autoridades… mucha gente. Me voy a apuntar a una visita guiada porque creo que merece la pena. Y, mientras esperaba a los discursos, también me he anotado la necesidad de otra visita al Museo de la Biblioteca para ver a exposición rotatoria que tiene sobre la escritura y sus soportes (casi 100 muestras). Por cierto, en uno de los paneles está la palabra libro en 8 lenguajes diferentes, el jeroglífico egipcio hasta el alfabeto latino, pasando por el chino, el japonés, el árabe, el hebreo, el griego y el cirílico (ruso).

Se me perdió el cuadro que había hecho con el li-te-ci-con-ex-con-ex así que tengo que reconstruirlo.

Viernes 9 de febrero de 2018
Veo en YouTube un vídeo de una mesa redonda en Villacisneros para debatir el tema «Estado de las Autonomías. ¿Es necesario recuperar competencias? Con intervenciones de  Mikel Buesa, catedrático de economía de la Universidad Complutense de Madrid, Tom Burns Marañón, periodista y ensayista y José Manuel Otero Novas, exministro de UCD, moderados por el periodista Hermann Tertsch. Buesa es partidario del Estado autonómico pero se queja de dos errores de los gobiernos centrales: blandenguería frente a los dirigentes autonómicos y delegar en los abogados del Estado la resolución de conflictos políticos… y se muestra partidario de regular el derecho de autodeterminación en la línea que ha apuntado el Tribunal Constitucional. La cuestión es: ¿tiene derecho a decidir la ciudadanía actual que se deconstruya, en un solo acto, una nación que se ha construido mediante la aportación de cien generaciones? Evidentemente, la España actual no es la misma que hace un siglo o dos o diez… pero los cambios no se han producido porque unos dirigentes, en un momento concreto, hayan pactado trocear el país sino porque la fuerza de las armas decidió la contienda. No está de más recordar que la constitución de 3012, la famosa Pepa tan querida por la progresía, hablaba de los españoles de ambos hemisferios.
Buscando el puñetero cuadro li-te-ci-con-ex-con-ex me encuentro algunas joyas: un «Decálogo sobre la novela de Ken Follett» que había pensado glosar aquí… pero que he reservado para ver si puedo hacer mañana una «remembranza». También la obrita de Ch. Abada Las dos hermanas y el pájaro, que me ha parecido digna de ser recuperada. Y un curioso fichero de Word con solo un pie de foto, sin foto: «José Mª y María Luisa con Alberti y Mª Asunción Mateo, en una típica terraza de la Plaza Mayor.» Y no debo haberlo escrito yo… porque yo siempre escribo la abreviatura con punto entre la inicial y la voladita.
Comida con Mary Luz que me ha ayudado a hacer un remiendo en el boquete que abrió la terrible Yema en el respaldo del Dacia, que había cosido Ana María en Parla pero que «la terrible Yema» había vuelto a abrir.
Javier Catalán, mi amigo hernandiano de Orihuela, me manda un panfleto del «Partido Comunista de los Pueblos de España» con una crítica zafia de Felipe VI y su 50 aniversario, que Javier apostilla (citando la frase de Pío Cabanillas, un importante dirigente de la Dictadura y luego de la Transición, “A veces la política se complica tanto que yo ya no sé si soy de los nuestros) sugiriendo que si Miguel Hernández (al que cita el panfleto diciendo que ha sido manipulado porque el alcalde de Orihuela le envió al Rey unos esquejes de la higuera de la Casa-museo de Miguel Hernández) hubiera sobrevivido no se hubiera dejado instrumentalizar y hubiera rechazado «tanto la Monarquía como el propio Comunismo en sus distintas manifestaciones dictatoriales.» Creo advertir, no solo por esto sino por la charla que le oí en una librería de Alcalá de Henares (creo que lo conté aquí) que desde que yo hablé de la autocrítica que había iniciado Hernández después de volver de la URSS y, sobre todo, después de asumir la derrota de la República… desde de que hable de ello y de mi propia autocrítica en una de las importantes «veladas hernandianas» que Javier organiza en Orihuela, creo advertir, insisto, una autocrítica también en él. Y eso tendría mucha importancia porque Javier es muy representativo de la generación siguiente a la nuestra: hijo de un connotado franquista, de clase media acomodada, tuvo en su primera juventud una pasión por el leninismo parecida a la que tenía yo en los años sesenta (aunque él en condiciones mucho más cómodas). Así que le he respondido: «Desde luego estoy convencido de que el PCPE no hubiera podido manipularlo [a Hernández]. Las soflamas de este grupúsculo (empleando un concepto muy estalinista) le hubieran parecido a Miguel ahora patéticas.»

Sábado 10 de febrero de 2018
Jornada de nostalgias. Empezando por la matiné de cine en TV, con la película de Julio Diamante Tiempo de amor, España, 1964; tres historias de amor en la España de aquel tiempo, con una visión desde la izquierda tierna y con un cierto pesimismo… pero abierta a la esperanza. Conocí a Diamante cuando José Manuel (¿Coque?) –con el que intentaba mejorar la comunicación de la Editorial (siempre muy débil)– organizó, en un local de la calle Huertas, un homenaje a Julio. Me pareció una persona excelente… pero me faltó inteligencia para mantener con él una relación más estrecha. He tenido este fallo en más de una ocasión… pero, claro, los fallos se ven más claros cuando el tiempo pone cada cosa en su sitio.
Antiguos Alumnos de la Escuela Social. Me saltó el otro día en la pantalla del ordenador un aviso de que estaba dentro de ese grupo; pensé que me habría inscrito hace tanto que ni me acordaba y envié un saludo: «Saludo a todos. No recordaba que había ingresado en este (interesantísimo) grupo. ¿Hay alguien que estuviera en la Escuela Social en la década del sesenta?»… pero resultó que, sin yo saberlo, alguien me había incluido hace pocos días. Así que hoy he visitado durante un buen rato el grupo y, aprovechando que Gema Jurado Mahillo, la administradora de la cuenta, invitaba a reunir recuerdos, he dejado el siguiente mensaje: «Mis recuerdos son de la calle Amador de los Ríos, cuando la Escuela Social estaba dentro del ministerio de la Gobernación (más tarde, Interior). Allí estuve desde finales de la década de los 50 hasta mediados de la de los 60 (del siglo pasado, claro), primero como contratado y luego como becado. La dirigía don Francisco Aguilar y Paz, y el Secretario era don Gabriel García. Cuando volví por allí, en 1970, para entregar la tesis fin de carrera, ya estaba la Escuela en la calle Martínez de la Rosa, al otro lado de Castellana (y luego suprimida por reorganización urbana) y no recuerdo si seguía de Director don Francisco pero sí que el Secretario era Picón de apellido.» A ver si aparece gente de aquella época.
Ya vuelto a ese mundo de la Escuela Social, se me ha ocurrido buscar algo sobre don Francisco y he encontrado una noticia en el periódico canario El día, un artículo de José María Lizundia (http://eldia.es/criterios/2017-01-17/17-biblioteca-Francisco-Aguilar-Paz.htm#comentariosnoticia) donde glosa su figura sin citar específicamente a la Escuela Social (aunque sí sus antecedentes) y se queja de lo mal que lo ha tratado Canarias, donde nació en 1902 y murió en 1997 (En Santa Cruz de Tenerife). He dejado el siguiente comentario y lo he compartido en Facebook: «Fui alumno especial de don Francisco en la primera mitad de la década de los 60 del siglo pasado: es uno de mis mejores maestros de toda la vida y guardo de él los mejores recuerdos. Le hice una gran faena (en aras de la lucha antifranquista) y cuando fui a pedirle perdón, años después, me trató con el mismo cariño y la misma generosidad de siempre. Mereció entonces, y merece ahora, el mayor respeto a su persona y a su obra.» ¡Y también he encontrado la referencia de un libro titulado Francisco Aguilar y Paz. El disidente de la vanguardia canaria, que pediré el lunes mismo (no está en librerías de Madrid).
Concha Velasco, con la que hablé una o dos veces cuando nos presentó Julia Trujillo (tengo una foto muy cariñosa con ambas), dedica hoy su espacio Cine de Barrio a homenajear a Marisol (de nombre real Pepa Flores), que cumplió el día 4 de este mes 70 años. Icono del anterior régimen como niña prodigio y luego de la Transición como una de las mujeres más deseadas del país. Recuerdo cuando la revista Interviú publicó su desnudo integral que se paralizó Madrid y se vendieron (según me dijo Jos Martín, el autor de los pies de fotos, años después, cuando publicamos su libro Antología popular obsecena) ¡600.000 ejemplares! Ni como niña ni como mujer le tuve a Marisol ninguna admiración especial… pero recuerdo que años después, ya retirada o a punto de hacerlo, coincidimos en un acto en la SGAE y me tocó estar de pie a su lado, sentí una gran ternura por ella: percibí claramente que había sido utilizada y maltratada por sus dos maridos, en concreto, y por la industria del cine, en general; así que me alegré sobremanera cuando supe que se había liberado y se había emparejado con un hombre normal y vivía (y sigue viviendo) de manera normal, lejos de la sociedad del espectáculo.
Pero la mayor nostalgia viene por la vía familiar. Ayer me entregó Mary Luz un montón de papeles que ella guardaba de nuestra madre: 35 notas o papeles sueltos, desordenados, borradores con tachaduras, borrosos o poco inteligibles algunos… ¡pero muy valiosos! Los he puesto en la carpeta que recuperé cuando el traslado demoledor para estudiarlos… pero una de las notas (en una tira de papel reciclado) que sin duda es un borrador para terminarlo y mandármelo a la cárcel, no me resisto a transcribirla: «Inéditos quedarán / los versos que yo escribo / y tú los heredarás, / pues varias veces dijiste / que solamente querías / lo que fuera manuscrito. // Pobre legado te dejo / respecto a lo material / pero se puede decir / que el alma y el corazón / en mis escritos te van. // Si tu vida fuera larga / y rebasaras mi edad / y descendencia tuvieras / déjales mis pobres versos / y explícales con tu léxico / cómo era su abuela.» Y por el reverso con otra tinta pero, al parecer, con parecido propósito: «Me será igual cuando sea / que tu amor me robará / una mujer mala o buena / para mí será igual. / De todas formas yo quiero / verte pronto en libertad / que mis noches son malas / y mis días mucho más.»
Informe Semanal, un programa de TVE señero y con cierto prestigio, dedica hoy un reportaje a Tabarnia. ¡Otra prueba más de que el proceso separatista retrocede!

Domingo 11 de febrero de 2018
Dejé aquí constancia el otro día de mi opinión del montaje de Operación Triunfo en TVE. Hoy publica Fernando Palmero, un discípulo de Gustavo Bueno, un artículo en El Mundo con el título «’OT’, la más útil basura televisiva» y la siguiente conclusión: «OT es basura en la medida en la que nuestras conciencias lo son también. Pero la basura, como explicaba Bueno, no puede barrerse sin correr el riesgo de eliminar, con ella, a nosotros mismos.»

Lunes 12 de febrero de 2018
Algunos periodistas veteranos han recordado hoy la efemérides del «espíritu del 12 de febrero» que fue un intento, en 1976, del Gobierno de Carlos Arias Navarro para iniciar una «apertura» política desde la continuidad de del Régimen tras la muerte de Franco. Fue un gran fracaso y Juan Carlos lo obligó a dimitir. Arias Navarro era notario (y compañero y amigo de mi suegro) y, tras su dimisión reabrió su notaría en Madrid. Por casualidad, años después acompañé a mi madre a firmar una escritura.
Hoy he descubierto un nuevo argumento a favor del libro que, bien explicado, puede ser eficaz. Estoy intentando reagrupar todas las fotos escaneadas o directamente digitales en el ordenador Asus Eee PC 1000, que hace tiempo que no usaba. Lo debí comprar hace unos ocho años y le tengo un cariño especial porque era muy barato y muy útil para viajar (creo que lo llevé incluso en algún viaje a América). Hoy casi no he sido capaz de ponerlo en funcionamiento y no he podido manejar el Picasa (un programa para clasificar y tratar las fotografías). Y aquí surge el argumento: un libro tiene una «tecnología» estable que dura siglos; mis nietas, una vez que han aprendido a leer, se sirven de un libro como se servían mis tatarabuelos; no hay que reciclarse permanentemente para utilizar un libro… pero un artilugio como los ordenadores (suponiendo que se se conserven durante décadas, que es mucho suponer), le parecerá a una persona de la siguiente generación un enigma; y eso entraña un coste económico y emocional nada desdeñable.
A Yema, en cambio, no le preocupan estas cuestiones. Y sigue haciendo faenas en la biblioteca: hoy me descuidé y mordisqueó el ejemplar de La plaza del Diamante… que además era del Centro de Mayores… y, al ser una edición antigua, me será difícil reponerlo.

Martes 13 de febrero de 2018
Inicié la segunda lectura de Los restos del día, subrayando y anotando, cosa que no hice en la primera lectura aunque sí tomé algunas notas que luego resumí en un folio que conservo y que releí antes de proponer la lectura en el Centro de Mayores. Pero ahora quiero releer sin tener en cuenta, mientras leo, la novela.
En la BNE en la presentación del primer tomo del Epistolario de Miguel de Unamuno. Muy interesante. Coordinados por María José Recio, de la BNE, Mariano Esteban de Vega, de la Universidad de Salamanca, José Carlos Mainer, catedrático (del que tengo pendiente de leer su antología Falange y Literatura), Collete Rabaté y Jean-Claude Rabaté, hispanistas y responsables de la edición. 303 cartas en este tomo y hasta casi 3.000 que está recopiladas en los siguientes tomos. La personalidad de Unamuno reflejada en sus miles de cartas: inteligente y aplicado (terminó la Filosofía y Letras a los 19 años); apasionado (lo que le procuró muchos enemigos, «me cuesta menos escribir que hablar y escribiendo reflexiono mejor»), contradictorio (osciló entre el reformismo y la revolución, declaraba que tenía que «unamunizarse» cada día, apoyó alternativamente a y chocó contra la República y el franquismo); hipertrabajador (una obra original ingente: novela, ensayo, poesía; traducciones del alemán y del inglés, colaboraciones periodísticas en más de 150 medios nacionales o extranjeros); lector muy crítico (valora mucho la Madame Bovary de Falubert pero poco la obra de Tolstói, salvo La sonata a Kreutzer); amante de su familia (conoció a Concepción Lizárraga cuando tenía 16 años y formó luego con ella una familia con nueve hijos); ateneísta, diputado, catedrático, rector… Al final del acto, la nota humana: una señora hace una pregunta y se identifica como nieta de Unamuno.
Volviendo a casa venía pensando que el género epistolar, tan importante, ha sido sustituido por la participación en las redes sociales… pero habría que intentar que no se volatilice demasiado: quizá el blog es el mejor sustituto posible.

Miércoles 14 de febrero de 2018
Sigue la lectura colectiva de Los restos del día en el grupo del Centro de Mayores. Con nuevos participantes (Carlos y Pepita) y un buen debate sobre el personaje de Stevens, el concepto de dignidad… Sigo tomando notas a ver si pudiera escribir algo interesante.
Después, he ido a la Biblioteca Nacional donde el salón estaba lleno para ver «La biblioteca de…», una serie muy interesante de conferencias; la de hoy dedica a Loquillo (Barcelona 1960), con él y Luis Alberto de Cuenca. Loquillo es uno de los más populares cantantes de rok y presume de no depender de nadie ni haber recibido nunca subvenciones. Nacido en el barrio de El Clot, hijo de un estibador del Puerto de Barcelona, anarquista que estuvo diez años en la cárcel al perder la guerra, y que siempre le aconsejó leer. De adolescente ya leía mucho, primero comics y luego , aprovechando cuatro meses de hepatitis, Poe, Julio César, Verne… autores malditos, entonces, como Keruac Dylan Thomas y, más tarde, libros que lo marcaron mucho como Farenheit 451Los otros catalanes (se marchó de un acto de homenaje a Candel porque los organizadores querían presentarlo como separatista) o El collar de la paloma. Ha musicado poemas de Luis Alberto de Cuenca y ahora está musicando poemas de Julio Martínez Mesanza (por cierto, tengo pendiente leerlo).

Jueves 15 de febrero de 2018
Hay un vídeo en YouTube, producido el 18 de octubre de 2017 por Carki Productions, que «explica» la historia de Cataluña en 10 minutos y que ha sido visualizado, al día de hoy, 1.656.247 veces y con más de 22.000 apoyos y más de 15.000 reprobaciones. He sumado mi comentario a los casi 7.000 que ya hay (muchos de ellos de aragoneses cabreados): «Es lamentable que estemos financiando, entre todos los españoles, esta bazofia. Hay que exigir al Gobierno que se deje de contemplaciones y neutralice de una vez el golpe de estado, “a cámara lenta”, que esta gentuza está perpetrando.»
El 21 de enero pasado se cumplieron 100 años del nacimiento de Marcelino Camacho, el famoso dirigente de Comisiones Obreras, que murió en 2010. Lógicamente no ha habido, que yo sepa, mucha repercusión en los medios. Ni tampoco cuando ayer murió su mujer, también muy conocida, Josefina Samper. Pero su hijo Marcel publica hoy en El País un artículo obituario, «Recuerdos a la puerta de la cárcel», con la entradilla «Josefina Samper y Marcelino Camacho plantaron cara al fascismo en España. No hubo Transición amable para los que lucharon.» Conocí a Camacho en la cárcel pero tuve poco trato con él. Por lo que recuerdo, me pareció el típico militante del PC «revisionista» y supremacista a los que los m-l menospreciábamos: error frente a error. Años después fui a que me firmara, en la Feria del Libro creo, un ejemplar de su libro y le recordé que habíamos hecho una huelga de hambre juntos en la prisión de Soria. Enrique Pérez Mengual me contó más tarde que se había cruzado con él en algún momento y que al hablarle de aquella huelga, Marcelino le había hecho un guiño como de que se habían alimento de alguna manera. Yo observé la huelga, de ocho días y media desde su comienzo a su finalización, escrupulosamente, pero había oído algún rumor de que algunos habían hecho trampas. El artículo de su hijo es puramente hagiográfico.
En uno de los paseos con los Trufos he observado a una pareja de ancianos parados y muy juntos frente a la puerta del ambulatorio (donde sin duda acababan de curar la pierna a la mujer) y se me ha ocurrido un «pie de foto» para el blog… que quizá escriba para desarrollar la idea que me ha surgido de tres posibles fases en la pareja: la pasión, la comprensión (o compenetación) y la ternura.

Viernes 16 de febrero de 2018
Cada día mi interesa más la figura de Daniel Lacalle Fernández (del que ya he hablado aquí en otra ocasión). Hijo de un comunista (Daniel Lacalle Sousa, con el que coincidí en la cárcel, que luego se licenció en Sociología), nieto de un franquista (Daniel Lacalle Larraga, teniente general, ministro del Aire) y biznieto de un guerrillero liberal navarro (Tirso Lacalle Yabar, llamado «El Cojo de Cirauqui». Hoy en visto en Twitter un resumen de una entrevista en la que afirma: «La reducción de la desigualdad no es el objetivo. El objetivo es la reducción de la pobreza. Yo abogo por la igualdad de oportunidades, nunca por la igualdad de resultados.»
Otro tipo interesante es Jaume Roures (Barcelona, 1950), antiguo trotskista durante la Dictadura (Wikipedia dice que encarcelado varias veces… pero la referencia en nota al pie ha sido borrada), juzgado por colaboración con ETA en la Transición; empresario de éxito (obtuvo de Zapatero la licencia de TV la Sexta y fundó a su servicio el diario Público, refugio de los comunistas más dogmáticos), partidario del «procés» independentista y ahora señalado en un informe de la Guardia Civil como cerebro del golpe de Estado en Cataluña.
La vaquilla, Luis García Berlanga, España, 1985 (con guion de Berlanga y Azcona) en 8madridTV. Una de las mejores películas sobre la guerra civil. La he visto media docena de veces y la recuerdo bien pero hoy he vuelto a ver el principio y el final y sigue aumentando mi admiración. Nada de maniqueísmo, nada de dogmanismo; y la épica no es de armas y gestas sino de las sencillas tareas de la gente sencilla para sobrevivir. Y esa vaquilla maltratada, muerta entre ambas trincheras, pasto de las aves carroñeras… La España de aquella época, sustentada sobre la gente de abajo pero codiciada por la gente de arriba…
Comida con mi hermana, que sigue muy nerviosa con sus achaques.[Np]

Sábado 17 de febrero de 2018
Día de relax (o pura vagancia). Ni siquiera he tenido ganas de escribir algo de lo (mucho) que tengo pendiente. Y como también me concentro muy mal para leer profundamente… En cambio, en el sueño que he tenido esta noche, hacía un montón de cosas.
Domingo 18 de febrero de 2018
Día soleado. A mediodía (ya se sabe que en Madrid «mediodía» es antes de comer), paseo con Vera por el barrio.[Np] Por la tarde, paseo por Sanse, en la zona que han habilitado en los antiguos terrenos de la Marina (130.000 metros cuadrados) con tres naves o pabellones abandonados y destrozados; una señora, con acento rumano, haciendo gimnasia mientras su amigo, español bastante mayor, me explicaba los destrozos de las naves. A la salida del recinto, dos mujeres ecuatorianas, de mediana edad (¿madre e hija?) y muy simpáticas, entablan conversación conmigo con el pretexto de los perros y comentamos mis recuerdos de su ciudad de origen, Quito. Luego, merienda con Mary Luz.[Np]
Para terminar el día, una escena de amor para mi colección. En la película El romance de Murphy, Martin Ritt, EE UU, 1985, con guion de Irving Ravetch y Harriet Frank Jr., que proyecta Telemadrid. Romántica, incluso almibarada, pero bellísima. Intentaré redactar algo interesante.

Lunes 19 de febrero de 2018
La carta dominical de Pedro J. Ramírez en El Español de ayer se centraba en las figuras de Naváez, O’Donnel y Espartero (lo que podría ser hoy derecha, centro e izquierda) y contaba el tremendo enredo de la política española de hace siglo y medio… y de ahora. El artículo está claramente dirigido a convencer a Albert Rivera de que asuma lo mejor del «general centrista» y concluye citando las palabras de Galdós en apoyo de la Unión Liberal: «¡Al poder los hombres de juicio sereno, no extraviados por el proselitismo sectario, ni petrificados en bárbaras rutinas!»
No he estudiado mucho esa etapa pero creo que entonces se abusaba del parloteo, de las ocurrencias, de hablar mucho y hacer poco… y que hoy esos vicios están potenciados por el incremento de la clase política y el ruido permanente de los medios de comunicación y las redes sociales. Esta desmesura provoca desconcierto y apatía en la gente y promociona a los políticos más demagogos.
No sé si había hablado aquí de la manifestación festiva que se había programado para el próximo domingo en Barcelona en reivindicación de Tabarnia y a la que me había apuntado… pero fue aplazada (por razones que muchos no hemos comprendido) una semana. Los (esforzados) organizadores de los viajes de 8-O[octubre] y 6-D[iciembre] están intentando reunión a (al menos) 50 personas para fletar un autobús.

Martes 20 de febrero de 2018
Día de emociones. Por la mañana, los amigos del viaje a Barcelona habían sugerido que nos viéramos en los alrededores de la Audiencia Nacional, donde declaraba Artur Más y me di un paseo por la hermosa y hoy soleada plaza de las Salesas… pero no no vi más que unos pocos periodistas con cámaras de televisión. Recordé cuando, tras la matanza de Atocha y la multitudinaria manifestación que se organizó en esa plaza, participé en el servicio de orden.
Después me marché al cóctel del Gremio (despedida de la presidencia de Rosalina Díaz Valcárcel) y me encontré allí con otros muchos veteranos. A destacar, el saludo cariñoso de Amalia Martín, que me recuerda que me sigue en el Face; la afirmación de Mari Carmen Cuartero (Cedro) de que el papel desaparece; la afirmación de Mónica González (Narcea) de que el Infierno no existe; los elogios (que suscribo) de Lourdes Lucía (jubilada) hacia María Luisa, con la que comparte un grupo de lectura; el comentario con Jorge Corrales (recientemente nombrado director general de Cedro) sobre las finanzas de la entidad.[Np]
Por la tarde-noche, charla con Elisa (a la que he encontrado muy bien) en Emyfa y comentarios varios sobre creencias, ideologías y otros asuntos humanos.
Hoy es fecha importante (hace 38 años que volví de Segovia a Madrid) y me había propuesto hacer un remembranza… pero me da pereza. He tomado alguna nota para ver si hay mejor ocasión.

Miércoles 21 de febrero de 2018
Hemos terminado la lectura de Los restos del día en el grupo de lectura. Los ocho lectores hemos convenido en que es una obra excelente y vamos a intentar ver también la película. Luego nos hemos metido en una discusión sobre la vida y la muerte y otras cosas igual de sencillas. Tengo muchas notas sobre la obra de Ishiguro, a ver si consigo hacer algo interesante… (¡puñetera falta de energía!).

Jueves 22 de febrero de 2018
A las siete de la mañana escuche en la radio que acababa de morir Antonio Fraguas de Pablo, el famoso Forges, humorista gráfico, tan admirado por varias generaciones. He publicado en el muro de Facebook de Antiguos Alumnos de la Escuela Social de Madrid el siguiente comentario: «Seguro que muchos de los alumnos más jóvenes de la Escuela Social conocen (y admiran) a Antonio Fraguas Forges pero no saben que fue alumno de nuestra Escuela en los años 60 del siglo pasado (quizá se refiera a ello la Wikepedia cuando dice que estudió Ciencias Sociales). Y es muy probable que fuera en la revista mural de la Delegación del SEU en el centro donde publicó su primer chiste gráfico (ahora lo llaman viñetas). Recuerdo que era una referencia a la asignatura Derecho del Trabajo (“forzado, claro” decía Forges). Tengo otras anécdotas con él pero no vienen al caso. Descanse en paz.» Una de las otras anécdotas de las que podría hablar es que cuando publicó su primer libro, en 1972, tuvo la genial idea de incluir bastantes páginas con dedicatorias a cientos de personas, y entre ellas incluyó a Fany… pero no a mí, con quien él tenía mucha más relación. Me lo encontré un día, por Chamberí y me explicó, con cierto sentimiento de culpabilidad, que había evitado incluirme para no correr riesgos. La verdad es que en toda su trayectoria pública siempre se declaró progresista y todo eso… pero nunca corrió muchos riesgos. Y quizá fuera eso lo que le dio más beneficios profesionales y personales.
La Casa Real ha publicado una foto del Rey con los miembros del Consejo Económico y Social, por los 25 años de este organismo. A la izquierda de Felipe VI, Marcos Peña, Presidente del Consejo desde hace más de 10 años, que participó como autor en el primer libro que editó Ediciones de la Torre. He pensado varias veces en contactar con él, por lo recuerdo como un buen tipo… pero nunca me he decidido, quizá por mera pereza.

Viernes 23 de febrero de 2018
Hay mucha gente cabreada en las redes por un cartel, ampliamente difundido, de los golpistas catalanes incitando, una vez más, al acoso contra el Jefe del Estado ante la visita que va a realizar a Barcelona el próximo domingo para presidir la cena previa al importante evento Mobile World Congress (todo parece indicar que los organizadores han negociado su permanencia que estuvo en peligro ante el golpe de estado que intentaron los separatistas). Yo he escrito en el grupo de los que fuimos a Barcelona: «Cada día se ve más claro que el 155 se aplicó tarde y mal… y, sobre todo, que ello no fue consecuencia de torpeza sino de la estrategia de seguir alimentando al monstruo, de sostener a un enemigo que asusta para seguir manteniendo el (bien pagado) poder de los mediocres.»
Relectura del prólogo de Aldous HusleyUn mundo feliz, que leeremos en el grupo del Centro de Mayores. Muchas ideas.
Efemérides importantes hoy, tanto en el ámbito político como en el personal… Debería hacer más «remembranzas».

Sábado 24 de febrero de 2018
Por la mañana, en la Librería Diagonal de Segovia, comprando libros con Inés por su cumple (¡10 años ya!): Las zapatillas de ballet, de Streatfeild Noel (Salamandra) y Bambi, de Félix Salten (Thule). Y luego, banquete en Ortigosa, con las dos familias al completo (menos Tania, que estaba en Galicia), ¡16 personas (y los Trufos, que también han tenido su buena ración de carne)! Y como la tarde estaba soleada, un hermoso paseo campestre. Eso me cuenta como una excursión…

Domingo 25 de febrero de 2018
Otra fiesta de cumple, en esta ocasión el de mi sobrino Antonio Manuel. Barbacoa en su chalet, con buen ambiente y conversaciones sobre la situación política. Más estereotipos que análisis.
Felipe VI en Barcelona, inaugurando el Mobile World Congress, con nuevas provocaciones de los secesionistas (especialmente el actual presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, y la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau) y nuevas inhibiciones del Gobierno (disimuladas con mucho bla, bla, bla). No me extraña que el Rey tenga ese semblante, obligado a mantener la calma entre la chulería golpista de los independentistas y la indolencia cómplice de Rajoy y su equipo.
augurando el Mobile World Congress, con nuevas provocaciones de los secesionistas (especialmente el actual presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, y la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau) y nuevas inhibiciones del Gobierno (disimuladas con mucho bla, bla, bla). No me extraña que el Rey tenga ese semblante, obligado a mantener la calma entre la chulería golpista de los independentistas y la indolencia cómplice de Rajoy y su equipo.

Lunes 26 de febrero de 2018
A primera hora de la tarde, en la BNE, en una visita guiada a la exposición de los dibujos de Rosario Weiss, que de niña convivio con Goya y muy joven llegó nada menos que a profesora de dibujo de la princesa (y luego reina Isabel II) pero murió prematuramente. Y luego, en la sede de la Mutua Madrileña, nueva sesión del II ciclo de El necesario fortalecimiento de España, dedicado a «La defensa de la lengua de España». He coincidido allí con Antonio Cánovas, Ana del Valle, Ana Franco y su marido Jaime. A ver si puedo hacer una crónica mañana con las notas que he tomado. Ahora estoy tan cansado que me voy a dormir. Ya es más de medianoche.

Martes 27 de febrero de 2018
Día desapacible y con poco aprovechamiento. Por la noche, en el Teatro de la Comedia, con el grupo de coordina Eugenio Rodríguez (hoy ha ido Mercedes Lillo también), viendo la simpática Comedia aquilana de Torres Naharrio con versión y dirección de Ana Zamora con la Compañía Nacional de Teatro Clásico.
En alguna radio he escuchado que Tocqueville dijo algo así como «La mayor parte de los seres humanos prefieren adherirse al error antes que sufrir el aislamiento.» y me ha interesado mucho, pero aunque parece que está en su libro sobre la democracia en América no he encontrado la referencia exacta.

Miércoles 28 de febrero de 2018
Un trancazo tremendo… peor que el de hace unas semanas. Estoy reforzando las tomas de limón… pero no he tenido más remedio que tomar paracetamol (que me parece muy perjudicial) para poder pasear a los perros y asistir al grupo de lectura del Centro de Mayores del barrio (que, por cierto, ha resultado especialmente interesante sobre la vigencia o no de muchos de los argumentos de la distopía de Husley). A ver qué tal mañana.
He mantenido una amistosa polémica con algunos de los asistentes al 6-D sobre un texto atribuido a Forges sobre la mediocridad de este país y que ha circulado mucho por las redes. Lo más significativo creo que se resume en una de mis respuestas a Ana Franco: «Quizá me expresé mal. Cuando me refería a mi apostilla era en el sentido de que el texto (que se atribuye falsamente a, pero sí que responde al pensamiento) de Forges es muy crítico con nuestra sociedad… pero nada autocrítico. Y eso es lo que a mí me parece mal porque cada vez estoy más en desacuerdo con esa progresía que durante el tardofranquismo y toda la Transición han ejercido, con mucho más beneficio que riesgo, la crítica –blanda (como Forges) o dura (como Wyoming), por poner a dos personas a las que he tratado directamente– maniquea, cometiendo así graves errores en cuestiones fundamentales… Por supuesto que errores cometemos todos, yo el primero, pero intento no sacar un beneficio económico de ellos (el ejemplo quizá más claro de este negocio sea el diario “El País”, véase, por ejemplo, el esclarecedor libro de Jesús Cacho: “El negocio de la Libertad”) y, sobre todo, procuro, antes de generalizar, individualizar la crítica empezando por uno mismo… En lo demás, creo que mis tesis son muy parecidas –o, al menos, no antagónicas– a las tuyas (y a las de Ana del Valle, las de Juani, las de JAbeceiro…). Y para que Ana del Valle no nos riña, con bastante razón, por ponernos trascendentes, sigo proponiendo que busquemos ocasiones para vernos y así, ayudarnos mutuamente a comprender este hermoso y endiablado (o viceversa) país.»

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en 3.652 noches... o más y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Febrero de 2018

  1. J. Gustavo Catalán dijo:

    La irracionalidad corre pareja con la fe, los sentimientos… Los oponentes son enemigos, fascistas y antidemócratas, cargados de prejuicios y sinrazones mientras que ellos, paradigma de la democracia y la convivencia, convierten el esperpento en su utopía. ¡Más que hartos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *