Diciembre 2017

Viernes 1 de diciembre de 2017
Comida con mi hermana, que sigue muy preocupada con su salud. Y por la tarde, con Federico Moreno para ver cómo resolvemos el problema de su libro.[Np]

Sábado 2 de diciembre de 2017

2017-12-02_1938

En Ortigosa en la (magnífica) fiesta de cumpleaños de Clara que, naturalmente, estaba feliz. Nos hemos juntado allí, aparte de los anfitriones, los padres de Yolanda, Rafa e Irene y los dos hijos pequeños, María Luisa y Vera y yo. Previamente, hemos ido Clara y yo a la librería Entre Libros para que ella eligiera su regalo y nos hemos llevado Amar, de Cristina Núñez Pereira y Rafael R. Valcárcel (Editorial Palabras Aladas) y una aventura del famoso Ratón Perez en Segovia. Trufo y Yema han disfrutado correteando por el prado nevado. La foto que pongo aquí (para continuar la costumbre de poner una foto mía cada poco tiempo para ver cómo evoluciono físicamente y de apariencia) está tomada, esta misma tarde, por Inés.
Al llegar a casa y abrir el Facebook me entero de que ayer murió Carmen Moreno, la mujer de Daniel Pino y madre de Marta y Andrés. Terrible noticia, aunque era de esperar porque llevaba un tiempo grave, con un cáncer agresivo. Recuerdo muy bien cuando coincidimos en el «m-l» (nos detuvieron por la oficina clandestina –donde se escribieron decenas de panfletos y periódicos– que habíamos montado en un piso de la calle Espoz y Mina).[Np] Años después, cuando Daniel salió de la cárcel y formó familia con ella, tuvimos una relación muy estrecha ML y yo con ellos.

Domingo 3 de diciembre de 2017
El Independiente (periódico digital que dirige Casimiro García Abadillo, antiguo director de El Mundo y que cuenta con Victoria Prego como adjunta) publica un reportaje de Cristina Castro, donde se da cuenta del cínico adoctrinamiento en las escuelas catalanas y la persecución de los niños que no se someten. Lo he compartido en Facebook con este comentario: «¿Alguien puede seguir sosteniendo que se trata de “la revolución de las sonrisas” o de “un proceso democrático”? Por mi parte, cada día tengo más claro, y quiero manifestarlo con la mayor fuerza posible, que se trata de una revolución especialmente retrógrada y cínica (vuelta pero hacia atrás) de una oligarquía corrupta y de una burocracia apesebrada que quiere disponer de una mano de obra y de un mercado sometidos para perpetuar sus privilegios. Oponerse a ellos es una necesidad y un deber y apoyarlos o disculparlos, una vergüenza.»
El Roto publica en El País una viñeta con balcones llenas de banderas nacionales y señeras con el siguiente texto: «Cuando las banderas salieron al balcón, la concordia se retiró avergonzada.» Carmelo Jordá denuncia que «sólo dibuja las banderas legales que representan a todos, no la Estelada que es la que de verdad divide a los catalanes en buenos y malos.Hay que ser un auténtico miserable». Retuiteo con el siguiente comentario: «Más que miserable, grave error, creo, de El Roto, que tantos aciertos ha tenido. Pero un error que hay que rechazar y neutralizar. La “izquierda boba” es causa y efecto de una excesiva cantidad de intelectuales, docentes, periodistas… sometidos a estereotipos y prejuicios.» Varias personas me han apoyado.
En el Café Central, en el concierto de Javier Colina Cuarteto (además de él al contrabajo, Pablo Gutiérrez, piano; Perico Sambeat, saxo tenor; Daniel García, batería). Sala repleta; primera parte, buena y segunda, excelente; Pablo, como siempre, magnífico. Curiosamente, más que los éxitos del Broadway clásico, me han gustado mucho una pieza de origen africano y una nana, «Belén», del compositor cubano Eliseo Grenet.

Lunes 4 de diciembre de 2017
He felicitado a Fany por su cumple y he comprobado –con gran satisfación – que sigue deshaciéndose de algunos de los prejuicios que el nacionalismo (y muy especialmente Agustín, su pareja desde hace 50 años) ha logrado inculcarle sutilmente. Hemos quedado en vernos pasado mañana en Barcelona. Y también me ha recordado un poema que había puesto en su (valioso) blog hace meses que está dedicado a mí (aunque no lo hace explícitamente si bien al poner una foto del río Tudón a su paso por Gavilanes, donde ella me enseñó a nadar, pensó que si reparaba en ello lo comprendería…). Yo había visto el poema, porque entro en su blog de vez en cuando, pero no me había fijado en el pie de foto, aunque sí había pensado que sería muy bonito inspirar un poema así… pero, no sé por qué, no puse ningún comentario. Lo he puesto hoy y también en mi muro del Face. Le he vuelto a proponer editar una antología con sus mejores poemas (que son muy buenos) pero sigue negándose; dice que con tenerlos en Internet es suficiente: creo que se equivoca, pero, claro, hay que respetar la voluntad del autor. Hemos quedado en vernos el miércoles en Barcelona porque se confirma el viaje a Barcelona mañana por la noche, para volver en la tarde-noche del miércoles.

Martes 5 de diciembre de 2017
Día intenso. Por la mañana, pendiente de un envío a Sorgo, que, al final, fue fallido, banco y alguna otra gestión Y con Federico Moreno primero y Lorenzo Díaz después para ver cómo resolvemos la autoría del libro. Mientras esperaba a Federico he visto la exposición del dibujante Manuel Garido (Muchas Gracias, Buen Humor, Gutiérrez y otras revistas y libros) en el Museo de Historia de Madrid. Ahora me voy a llevar a los Trufos a casa de Ana en Parla y luego al bus para Barcelona… A ver qué tal sale todo.

WhatsApp Image 2017-12-05 at 19.36.35

Miércoles 6 de diciembre de 2017
Salí de casa hace más de 26 horas y llego ahora, cuando ya es medianoche, muy cansado pero satisfecho por haber cumplido con mi deber. El viaje a Barcelona ha resultado muy agradable: al final solo salió un autocar con las personas que, coordinados por Antonio Cánovas del Castillo acudimos a la convocatoria de la organización Espanya i Catalans. La manifestación que se ha celebrado de Plaza Urquinaona a Plaza de Sant Jaume (sede de la Generalitat y del Ayuntamiento) solo ha reunido a unas 12.000 personas (¡aunque TVE ha dado una breve noticia diciendo que había ido unos centenares!) Mañana daré detalles.

Jueves 7 de diciembre de 2017
Comida en Parla con Mary Luz y Ana, aprovechando que tenía que recoger a los Trufos. Mi hermana sigue muy nerviosa y me contagia… así que hemos discutido.
He propuesto que se unifiquen los grupos de los buses a Barcelona del día 8 de octubre y el de anteayer; creo que hay mucho que hacer en todos los frentes y que se puede hacer algo en este de la gente que hemos viajado a Cataluña para manifestar nuestra solidaridad con la gente que resiste allí la embestida de los secesionistas y la indolencia del Gobierno.
Quería haber escrito… pero he sido incapaz. A ver si mañana…

Viernes 8 de diciembre de 2017
El grupo que fue a Barcelona parece que funciona. Esta mañana había una discusión muy interesante cuando he abierto el whatsApp y ha llegado después una información sobre pensiones (que da cuenta de otro desequilibrio más a favor de Cataluña). He saludado así:«Buenos días a todos. Buena información… ¡Hay tantos argumentos, tantas razones, tantas voluntades confluyendo, que no podemos perder!»
Comida con Asun. Sigue intentando superar su (terrible) viudez. Me ha dado ropa de mi hermano y algunos documentos familiares, como el Libro de Familia donde están mis padres y mis hermanos… La verdad es que no sé si este registro, tan importante, sigue haciéndose por el mismo procedimiento.
Tampoco hoy he sido capaz de avanzar en los escritos que tengo pendientes… Mmmm.

Sábado 9 de diciembre de 2017
Arturo Villarrubia avisa de que el Gobierno, siguiendo los pasos de la Generalidad de Cataluña, dilata con artimañas judiciales, la devolución de las obras de arte robadas al monasterio de Sijena (Huesca). Respondo: «¡Me lo temía! Cada vez tengo más claro que la fuerza más peligrosa de “procés” es la política tibia y tortuosa (y muy cínica) del Gobierno de la Nación. Si no fuera por la movilización popular, el pragmatismo de los empresarios y el Rey… habría serio peligro de trocear el país.»
Parece que Ciudadanos (la fuerza política menos mala) sigue avanzando en las encuestas… pero todo es incierto. Por ejemplo, tuit de Albert Rivera: «Quiero una España moderna en una Europa sin fronteras. Yo quiero que nuestros hijos puedan decir en un futuro que ellos son de los Estados Unidos de Europa.» Mi respuesta (a la que por supuesto, no hará ningún caso): «¡Cuidado, algo parecido decía Lenin hace un siglo! Es muy peligroso el corto plazo en cuestiones de creación de naciones y estados.» Otro tuit de Rivera (denunciado por Rosa Díez con esta frase «Me gustaría que no fuera así, pero esto es lo que hay.»): «Si gobernamos haremos un sistema de educación trilingüe con el catalán como idioma vehicular.» Mi respuesta: «Otro que busca, afanosamente, fórmulas para no tener que enfrentarse al separatismo sino intentar “desbordarlo” con ocurrencias “progres”, hueras tolerancias, fórmulas “inclusivas” y otras miserias políticas. Y siempre a costa del sacrificio de la gente víctima del nacionalismo.»
Una de las asistentes a Barcelona el día 6 pone en el WahtsApp un enlace a Change.org para pedir la ilegalización de los partidos independentistas… Le pregunto: «¿Tenéis claro que esta petición es positiva? ¿No sería mejor reforzar la exigencia al Gobierno de que (ha jurado y) debe “cumplir y hacer cumplir la Constitución”?»
Sigo estresado por no poder escribir… o viceversa.

Domingo 10 de diciembre de 2017
Un día especialmente tenso e improductivo. Las redes sociales  y las noticias están como siempre. ML, los tres chicos y sus cónyuges y las niñas se han quedado en Zurich  porque e aeropuerto ha suspendido los vuelos. Parece, además, que el servicio deja mucho que desear y todavía no tienen seguridad de vuelo para mañana o pasado… ni resuelto el problema del alojamiento.

Lunes 11 de diciembre de 2017
Día lleno de emociones. Por la mañana, ordenando libros en la biblioteca, me encuentro con otra joya no solo por su contenido intrinseco (la biografía de Marcel Proust en dos volúmenes escrita por George D. Painter, editado, en dos volúmenes, en la colección Palabra en el Tiempo, Barcelona, Lumen, 1959) sino, sobre todo, porque ambos volúmenes están enriquecidos por sendas dedicatorias manuscritas, el I por mi madre y el II por mi madrina de parto (la que ayudo a mi madre a que me pariera), la señora Pepa y su hija Bienve[nida] que tenía mi misma edad y con la que había jugado de niño (algún día contaré mi relación con esa familia). Ambos tomos pasan, sin problemas, por la censura de la Prisión Central Provincial de Soria según las fichas firmadas por el maestro y el capellán. La dedicatoria de mi madre, con fecha 19-3-68, es un poema que titula «A mi hijo José María» y lo forman cuatro cuartetas bastante bien rimadas y medidas (he modificado ligeramente la puntuación):

La vida es un balancín,
una noria, un tobogán,
los unos están arriba,
los otros abajo están.
Los que se encuentran arriba
a veces sin gran trabajo,
miran con indiferencia
a los que quedan abajo
pero vuelve andar la noria
el columpio, el tobogán,
y los que estaban abajo
arriba pueden llegar.
Y esta es la vida, hijo mío,
un continua voltear.
¿ la vida?, ¿el mundo?, ¿la tierra?
En resumen ¡qué más da!
Al final, pone la siguiente dedicatoria: «Que este libro te llene algunas horas de tu vida, te desea tu madre María.»

A primera hora de la tarde nos hemos reunido el club de lectura del Centro de Mayores (aunque no habíamos terminado de leer La hoja roja, de Miguel Delibes), y en la conversación ha surgido el tema de los derechos laborales. Yo he tomado posición por la defensa de los derechos de todos, claro, pero he dicho que sería inútil si no fuera acompañada de una exigencia de suprimir los privilegios de los más acomodados; por ejemplo, la defensa de los intereses de los funcionarios debe ir acompañada de una denuncia de esa esa elite burocrática de paniaguados, generalmente nombrada a dedo y que tienen unas condiciones abusivas.
Y luego he ido al Ateneo porque daban el Premio Sociedad Civil 2017 (Think Tank Civismo) a Cayetana Álvarez de Toledo a la que, como es sabido, admiro sinceramente. La presentación de Albert Boadella ha sido muy inteligente y muy adecuada, destacando la personalidad de Cayetana, su armonía, su belleza (se enciende exterior pero, sobre todo, interior). Boadella ha destacado como ella se hizo española por convicción, por amor a lo hispánico (Cayetana tiene raíces francesas, inglesas y argentinas) y constituye hoy sin duda una de las voces patrióticas más autorizadas. El discurso de ella me ha parecido lo mejor que le he oído o leído. Como han dicho que van a publicar ambos discursos, aunque he tomado muchas notas, renuncio a reflejarlas aquí y cuando disponga de los textos originales los glosaré y los difundiré a través de las redes sociales y en mi blog.

Martes 12 de diciembre de 2017
¡Regresaron los turistas que estaban bloqueados en Zurich por el temporal!
Por la mañana, análisis de sangre y orina. Como siempre, mis venas son clandestinas.
Tensión en la Asesoría.
Por la tarde, primero con Javier Pascual (Centro de Documentación del Libro, la lectura y las Letras) para hablar del proyecto de «40 miradas sobre el Libro», y, después, en el magnífico auditorio de la Mutua Madrileña en la última sesión del ciclo «El necesario fortalecimiento de España». Elvira Roca, Ana Palacio, Hermann Tertsch y Pedro J. Ramírez. He tomado notas para ver si puedo incorporarlas a la crónica pendiente de estos últimos siete (apasionantes) días. Me he encontrado allí con otros cuatro miembros del viaje a Barcelona el día 6 y, entre otras cosas, hemos comentado la posibilidad de hacer un viaje a Zaragoza para denunciar la muerte de un hombre que iba con tirantes con la bandera española y dos energúmenos lo han golpeado hasta matarlo.
Miércoles 13 de diciembre de 2017
Comida con mi hermana en Sanse. Y previamente en el mercadillo para aprovisionarme de muchos cítricos.
Por la tarde, en la sesión de la Asociación Prometeo de Poesía, recitando, alalimón con Marina, a Miguel Hernandez: 10 sonetos de El rayo que no cesa, siguiendo el programa de Ángela Reyes.
Después he ido a Colón porque alguno de los que fueron a Barcelona el día 6 ha avisado de que se había improvisado espontáneamente un homenaje a Víctor Laínez, el exlegionario asesinado hace un par de díaz en Zaragoza por llevar tirantes con la bandera nacional a manos, de un joven chileno emigrante en España que ya estuvo unos años años en la cárcel, por haber dejado tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona, en una acción antidesahucio, y por lo cual recibió el público apoyo de Pablo Iglesias, Ada Colau y otros políticos de parecida calaña. «El odio transmitido».

Jueves 14 de diciembre de 2017
Tensiones del trabajo y estrés por no poder escribir. Por la tarde, visitando a Ana Rodríguez, que está con un trancazo. Siguen las noticias de la crisis catalana… algunas inquietantes porque parecería que casi todo es conspiración.

Viernes 15 de diciembre de 2017
He podido escribir algo del posible artículo para la revista sobre las dos obras de Benavente que, creo, mejor reflejan la situación actual en España… pero me he dado cuenta de que tengo que estudiar más el tema.
Por la tarde he tenido que ir a la distribuidora, en Getafe, al lado del Cerro de los Ángeles, donde hay unos terrenos agrícolas y donde el Trufo puede correr a sus anchas (y dominar en ese terreno, quizá el único, a Yema).

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en 3.652 noches... o más y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *