Comedia y tragedia en nuestra Europa (Lope de Vega y Mahler)

perro1Por casualidad he asistido en dos días seguidos a la representación de la comedia de Lope de Vega El perro del hortelanoi y al concierto de la Quinta Sinfonía de Gustav Mahler.ii

Lope nos presenta, en forma de comedia, los eternos enredos del amor, los ideales y los intereses que genera y viceversa. Diana y los que se mueven a su alrededor son personas parecidas a nuestros vecinos (y quizá a nosotros mismos) se desean, se quieren, se ilusionan con las posibilidades de fundir cuerpos y patrimonios, se pelean, sienten celos, desesperanza,… pero todo dentro de un ambiente amable que el Fénix de los ingenios se encarga de representar genialmente y las distintas versiones de los directores realizan según los gustos de la época (o del propio director). Es el caso de Helena Pimenta que introduce en la obra algún personaje quizá no muy aceptable en el tono de Lope pero que consigue, con un ritmo frenético y una calculada desmesura en alguna de las intervenciones de los personajes, hacernos reír y disfrutar con las pequeñas mezquindades de la condesa Belflor y su ambicioso secretario.iii
Mahler es otra personalidad muy diferente, y su quinta sinfonía es una reflexión sobre la vida y la muerte en forma de tragedia, no solo porque la música permite esa elevación de los problemas humanos sino porque se desarrolla (no en la época galante y relativamente desenfadada que crítica con ironía y sin resentimiento Lope de Vega) sino en la época que le toca vivir a Mahler, en el cambio de siglo en una Europa que venía de guerras terribles pero que presentía otra guerra todavía más terrible.
Mientras que el amor en el dramaturgo madrileño es alegre y hasta superficial (tanto si se sitúa la obra en la época en que fue escrita o, como hace Pimenta, en la Napoles del siglo XVIII) y se presenta como superación de los problemas de la vida y la muerte, atemperados por el amor, en el compositor bohemio-austriaco el sentimiento amoroso se presenta con una profundidad y trascendencia rigurosas. En efecto, la sinfonía de Mahler se inicia con una marcha fúnebre para (después de pasar por las estridencias de la vida corriente) llegar al maravilloso adagietto (Sehr langsam, muy lento) que el compositor envió como requerimiento de amor a la joven Alma, que sin duda podía comprender (por su formación y por su juventud) esa hermosa forma de comunicar los sentimientos. Como sabemos, esta parte de la obra de Mahler (¡toda la cuerda y solo la cuerda (d)escribiendo la más bella declaración de amor!) se hizo mundialmente famosa gracias a que Luccino Visconti la tomó como banda sonora de su excelente película Muerte en Venecia (sobre la homónima novela de Thomas Mann), consiguiendo con ello llevar una pieza maestra (que podía haber permanecido en los ámbitos más restringidos de los aficionados a la música clásica) al más amplio público de los aficionados al cine…

descarga

Bueno, concluyamos diciendo que no es malo que en el siglo de Lope, en el de Mahler o en el nuestro, sigamos enfrentando, sin demasiada tensión, la parte de comedia con la parte de tragedia que en toda vida humana se mezclan, se interrelacionan y se complementan. ¡Disfrutemos de ello!

i El Perro del Hortelano, de Lope de Vega. Marta Poveda, Rafa Castejón, Joaquín Notario, Fernando Conde, Natalia Huarte, Paula Iwasaki, Alba Enríquez, Pedro Rojas, Pedro Almagro, Alfredo Noval, Alberto Ferrero, Álvaro de Juan, Óscar Zafra y Egoitz Sánchez. Piano: Olessya Tutova. Dirección: Helena Pimenta. Compañía Nacional de Teatro Clásico. Teatro de la Comedia, 15 de noviembre de 2016.

ii Sinfonía n.º 5, de Gustav Malhler. SRW Orquesta Sinfónica de Stuttgart, dirigida por Cristoph Eschenbach. Auditorio Nacional, 16 de noviembre de 2016.

Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *