Poema para el día siguiente al Día de Difuntos

toro
Para Luis Cernuda («España está muerta»), in memoriam.
Para Marina Casado («España muerta, desenterrada, /
con su rostro amarillo / devorado por los insectos.»),
con afecto.

¡No enterréis a España, compañeros,
no permitáis que la coman los insectos!
Hay mucha vida en esta vieja piel de toro,
inmensas energías en su fluviales venas.
Tierra fértil y bella, regada con la sangre,
el llanto y el sudor de los antepasados.
Tierra abierta a todos los horizontes
y a cuantos quieran compartir con nosotros sus afanes,
pero tierra brava que rechaza a los esquilmadores
y desprecia a los pobres charlatanes.

No dejéis que las tumbas, que son muchas,
neutralicen a las cunas,
que son muchas más y más alegres,
no dejéis que los cantos enmudezcan
bajo el triste rumor de los lamentos.
Entonad con ardor la oda a la Alegría
frente a la fúnebre oración de los difuntos.
¡No olvidéis, ni en el peor momento,
que la muerte ha de someterse
siempre, siempre, siempre, a la vida!

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Emociones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Poema para el día siguiente al Día de Difuntos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.