Julia de Amatrice

2016-08-25_133717 horas bajo los escombros con la incertidumbre de si será rescatado o morirá allí, deja a cualquier ser humano conmocionado. Supongo que así habrá pasado Julia, de 8 años, esas horas angustiosas hasta que unos hombres voluntariosos la han sacado otra vez a la vida. Ahora a disfrutar del salvamento, a reír y a hablar de nuevo como hacen todos los niños en el mundo (incluso los que están en medio de terribles tragedias).
Pero pasados unos años, cuando aborde su juventud y esta pesadilla le produzca incluso un recuerdo agradable (a pesar del luto que sin duda habrá afectado a su entorno más cercano), quizá pueda reflexionar sobre la tragedia y cómo se vivió esto en toda Europa. Por estas tierras por las que ella ha correteado anduvieron sus antepasados, los poderosos ciudadanos de la Roma clásica, montando un impresionante imperio que se extendió a través del mar Mediterráneo (y también del Adriático, que es la costa más cercana). Ahora el mundo romano clásico se ha renovado en un continente que pretende ser la parte más avanzada de la civilización humana: aquí, en esa treintena de naciones que componen la Unión Europea, se dan los mayores niveles de bienestar social y de libertad… Y, sin embargo, también tenemos que sufrir terribles tragedias; algunas, como las guerras que asolaron los Balcanes hace menos de una generación, debido sobre todo a la codicia humana y algunas, como este terrible terremoto, debido al bullir incesante de las entrañas de la tierra que a veces se manifiesta en temblores y vómitos gigantescos y que llevan el luto a familias y poblaciones enteras.
¿Son evitables este tipo de tragedias provocadas por la Naturaleza? Hace 7 años Europa asistió dolorida a un seísmo parecido al actual y en la misma zona (L’Aquilla, 2009) y entonces se dijo que había que hacer un plan gigantesco de reconstrucción y también de previsión de nuevos seísmos? ¿Se ha hecho como es debido? Quizá cuando Julia llegue a la mayoría de edad y pueda actuar como una ciudadana italiana pero dentro de la Unión Europea, habrá de replantearse si nuestro continente, las naciones que lo componen y los estados que condicionan la vida de millones y millones de personas, no están necesitados de más hechos y menos discursos, de más y mejor gestión y menos banderas, de más humanismo y menos corrupción, de más y mejores instituciones sociales y Terremoto Amatricepolíticas…
¡Enhorabuena, afortunada Julia, preciosa niña felizmente renacida entre los escombros! Ahora ríe y canta… y dentro de unos años aprovecha el hermoso lugar en el que has nacido y renacido para intentar mejorarlo.

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Nombres propios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Julia de Amatrice

  1. Agustín dijo:

    Gracias por tu sensible reflexión, José María. Es bueno combatir la tragedia desde la esperanza. Me he tomado la licencia de extenderlo en mi muro de facebook.

    Un fuerte abrazo

    • librosyabrazos dijo:

      ¡Muchas gracias, Agustín! Es poco lo que se puede hacer en estos casos, aparte de condolerse, pero creo que es bueno que vayamos tomando conciencia de que muchas de las tragedias que padecemos pueden evitarse, o al menos paliarse. Ayer mismo denunciaba el Guardian de Londres corrupción en la reconstrucción posterior al terremoto, hace siete años, en la misma zona.
      Abrazos.
      JM

  2. José Antonio Camacho Espiniosa dijo:

    Querido José María:
    ¡Qué habilidad tienes para sacar a la luz aquello que está en tu pensamiento a través de cualquier acontecimiento!
    Parecidas reflexiones a las tuyas hacía yo estos días, precisamente, cuando retomaban los medios de comunicación las imágenes de L’Aquilla, recordándonos qué se ha hecho y cómo se ha hecho en estos 7 años. ¡Ya se nos había olvidado!
    También reaparecen imágenes de otros países tan dispares como Japón o Haití. Y vemos cómo se hacen las cosas en distintos lugares para prevenir estos “estornudos” de este, nuestro planeta, nuestra casa común.
    ¿Qué aprenderemos esta vez? ¿Habrá que esperar, como tú dices, a que llegue a dirigir Italia, España,… la Unión Europea, la generación de nuestros nietos?

  3. librosyabrazos dijo:

    ¡Gracias por participar, José Antonio! Yo creo que sí, que tenemos que armarnos de paciencia porque la situación de Europa va para largo.. Claro, que siempre podemos hacer algo: pequeños granitos de arena hasta formar una montaña…
    Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *