13/19 de junio de 2016

Lunes
Estoy suscrito a «Tener Salud» un boletín electrónico sobre salud, con origen en Francia y estructura en Madrid. En principio parece que su objetivo sincero es denunciar a la (potente) industria farmacéutica y enfatizar la importancia de la buena alimentación siguiendo el principio de Hipócrates («Que tu alimento sea tu medicina.», cito de memoria). En el boletín que acabo de recibir se afirma que las mamografías para detectar el cáncer de mama ¡son más peligrosas o nocivas que beneficiosas o eficaces!, apoyándose en un estudio «conducido por el equipo del Pr. Richard Wilson e investigadores de Harvard.» Por supuesto, no estoy en condiciones de suscribir o rechazar esta afirmación, pero justamente estos días había puesto, en el borrador de mi «Carta a mis nietas y sus contemporáneos», alguna nota sobre que uno de los grandes «poderes fácticos» en el mundo (con intereses desmesurados y peligrosos instrumentos de manipulación de la opinión pública y, sobre todo, de los gobiernos) es, justamente, la industria farmacéutica.

Martes
Uno de los (magníficos) regalos que recibí en mi 75 cumpleaños fue el que me hicieron mis hijos: estuche con 5 CD, y un libreto para justificar y explicar la selección, para conmemorar los 50 años de Radio Clásica. Un recorrido por la gran música, desde la antigua a la música sinfónica del siglo XX… A ver si tengo ocasión de hacer una entrada en mi blog sobre esta excelente selección.
Mucha información y varias discusiones sobre el «Debate a 4», que se realizó ayer (con once millones de audiencia). Me preocupa que, siempre según mi criterio, se confirmara la calificación que hice de Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias… y, sobre todo, el cinismo de este último.

Miércoles
Es sabido que el Cine está considerado el arte del siglo XX por antonomasia (y una industria de primera magnitud) pero, por diversas razones, no he visto demasiado cine y, por supuesto, no me considero un gran entendido. Me gusta o no me gusta una película y algunos filmes de grandes directores (por ejemplo, Eiseinstein, Kurosawa, Ozu, Wilder, Eastwood, Renoir, Visconti o Bertolucci, en el extrajero, y Buñuel, Berlanga o Cuerda en España) me impresionan. Cuando apareció la «Nouvelle vague» francesa, los «entendidos» se entregaron con fruición al cine de Godard, Truffaut, Rohmer, etc.… pero a mí nunca lograron entusiasmarme. El otro día grabé de la TV Hirosima mon amour (Alain Resnais, Francia-Japón, 1959) y hoy he terminado de verla: quizá no haya sido capaz de entenderla y diga una barbaridad… pero me ha parecido una obra tan pretenciosa como mediocre… Me compensaré viendo, una vez más, Ese oscuro objeto del deseo (Luis Buñuel, Francia, 1977).

Jueves
Buena actividad la que está desarrollando la Fundación de Amigos de la Biblioteca Nacional de España (de la que soy miembro). Hoy hemos estado en el Monasterio de El Escorial, en una «excursión» organizada por José Manuel Delgado y Eva San Felipe. ¡Impresionante! Había estado hace años con los ganadores del Concurso Escolar de Lectura en Público y en otra ocasión hace más años… pero esta visita ha sido la más larga y más intensa. El agustino José Luis del Valle nos ha mostrado durante casi dos horas tantos tesoros que hemos quedado abrumados y la guía Montse, en un recorrido rápido (una hora), ha sintetizado amablemente lo más significativo del Monasterio. Además, he hechos nuevas amistades… He tomado notas e intentaré hacer una crónica que merezca la pena. Y, además, se me ha ocurrido una idea que si la desarrollo como la imagino puede ser interesante.

Viernes
Debería terminar los tres escritos que tengo pendientes para el blog… pero la jornada ha sido muy dura y me voy a descansar.

Sábado
Estoy preparado una serie de textos bajo el nombre de «El negocio de…» donde iría, entre otros, el negocio de los consejos simplistas Me lo ha sugerido haber conocido el gran éxito de Walter Riso (Nápoles, 1951), «doctor en psicología, especialista en Terapia Cognitiva y magister en Bioética.», que ejerce de «psicólogo clínico y formador de terapeutas, práctica que alterna con el ejercicio de la cátedra universitaria en Latinoamérica y España [Barcelona], y la publicación de textos científicos y de divulgación, en diversos medios.» Tiene cuatro millones y medio de «Me gusta» en Facebook, 123.000 seguidores en Twitter y una comunidad virtual: Phrònesis – El arte de saber vivir.
Excelente artículo de Antonio Muñoz Molina, en el Babelia de hoy, sobre el libro de David Rieff (el hijo de Susan Sontag) In Praise of Forgetting (En brazos del olvido). AMM subraya inteligentemente el criterio del autor: «David Rieff propone, cautelosamente, una reflexión sobre la conveniencia de un cierto grado de olvido, que ha de ser sobre todo no el olvido de lo que sucedió en la realidad, sino una visión crítica del pasado que, ponga el rigor de la historia por encima de una memoria volcada en el fortalecimiento de la identidad colectiva, dedicada a proveer justificaciones para los fracasos y coartadas ennoblecedoras para los abusos y los crímenes, o para la simple estupidez humana, o para el enaltecimiento de los valores del presente.»
Matiné de cine-TV en la cama: La Revoltosa, José Díaz Morales, España, 1955, una realización de Producciones Cinematográficas Balcázar sobre la excelente zarzuela (sainete lírico de un acto), con libreto de José Silva y Carlos Fernández Shaw música de Ruperto Chapí. Teresa Lorca, Germán Cobos, Antonio Vico, Tomás Blanco, Manuel Gómez Bur, y otros muchos secundarios del cine de entonces, un tanto acartonados, en un Madrid de corralas, chulapos y manolas, artesanos y comerciantes pequeñoburgueses, prestamistas, verbenas… con algunos exteriores filmados en aquella época: Cibeles, Plaza de la Villa, Puerta de Alcalá…
Comida con mi hermana y luego visita a la tumba de nuestra madre en el cementerio de La Almudena (tumba 26N 27B). Por ello, llegué tarde al Conde Duque, donde actuaba Raquel Güemes.

Domingo
A mediodía en el Parque de la Cuña Verde , el más grande de Moratalaz, donde UPyD celebraba su acto central de campaña, con el cartel ya conocido, una frase de Fernando Savater («Piensa como quieras pero piénsalo.»), música joven y animada, con canciones en inglés… Menos de 150 personas, en animados corros y tomando aperitivos (hasta donde he podido colegir, no creo que hubiera más de dos o tres no militantes como yo). He preguntado a Maite Pagaza (2 por Madrid, que en ese momento no hablaba con nadie) si la apetecía conversar un minuto y me ha respondido amablemente que sí… para, sin transición, «escurrirse»; he hablado con Patricia García (4 por Madrid) que me había seguido en Twitter cuando publiqué «Mi pacto con UPyD» (aunque dudo de que lo leyera) pero me ha parecido que su mayor interés no era escuchar mis inquietudes sino colocarme lo más convincentemente sus «argumentos»… Los discursos de ambas, así como los de David Ortega (que hizo una buena labor en el Ayuntamiento) y Gorka Maneiro, me han parecido con más triunfalismo del necesario y menos autocrítica de la imprescindible aunque, por supuesto, tienen razón cuando afirman que siempre han combatido la corrupción, tanto económica como política y que han denunciado los privilegios de la casta política. Luis del Pino, que asistía como invitado, ha destacado que el partido magenta se caracteriza por su honradez y el respeto a la gente. En lo primero estoy plenamente de acuerdo, pero dudo de lo segundo. Como dijo, magistralmente, Federico II de Prusia, todo aquel que aspira a dominar a la gente ha de sentir un cierto desprecio por ella. Desgraciadamente, la política es cada vez más el arte de dominar (manipular) a la ciudadanía (naturalmente, con una responsabilidad compartida por ambas partes) y para ello el desprecio ha de superar al respeto. Una señora que asistía con su hijo de unos 20 años como espectadora y que ha resultado ser ecuatoriana pero con muchos años de estancia en nuestro país me aseguraba que le repelían todos estos actos de política, que los todos y cada uno de los asistentes solo pensaban en qué puesto podían alcanzar y, en respuesta a mis preguntas y objeciones, ha afirmado que la mejor solución es una dictadura militar como el anterior régimen, donde se garantizaba el trabajo y el orden público… Por último, quiero destacar que tanto la persona del orden a quien he preguntado como el que me ha servido la cerveza, han sido especialmente atentos.

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en 3.652 noches... o más y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.