El tiempo, la distancia y el respeto

unicornioTom, el magnífico personaje de la obra de Tennessee Williams #‎ElZooDeCristal‬, concluye su reflexión sobre la situación del momento que refleja la obra (el crack de 1929 y sus consecuencias) afirmando que «el tiempo es la distancia más larga entre dos lugares». Alguien por error podría cambiar el adjetivo afirmando que es la distancia más corta; no es así: después de su deambular, no tanto por el espacio, por las ciudades por las que le ha llevado su vida errante, cuanto por el tiempo, los meses o años que han transcurrido, Tom sabe que no puede volver a la vida que llevaba con su madre y con su hermana. Y todos deberíamos saber, como ya nos dijo el sabio Heráclito, que no podemos bañarnos dos veces en el mismo río, que la vida no se para, y que incluso en las personas que intentan anclarse en un determinado momento de su biografía, la vida avanza inevitablemente. No podemos volver a aquel abrazo que nos regalaban nuestros padres cuando éramos pequeños, no podemos repetir el primer beso erótico/asustado de la adolescencia… ¡no podemos retener el «momento», por muy enamorados fáusticamente que estemos! No podemos volver al pasado, no podemos retener a la persona a la que abandonamos (o que nos abandonó); no somos el héroe Odiseo que, después de buscar aventuras por el mundo retorna a Ítaca para encontrar una Penélope sumisa (entretenida durante veinte años en tejer y destejer) ni el aldeano Peer Gint, que encuentra al final el abrazo y la canción amorosos de Solveig… Estamos en el mundo real, en el río de Heráclito, y cuando volvemos a nuestro lugar de salida, el tiempo ha establecido una distancia implacable y no encontramos a las mismas personas, las mismas situaciones, los mismos privilegios, las mismas condiciones. Solo el tiempo compartido, solo si hubiéramos pasado de la alocada juventud a la sosegada e inteligente madurez al lado de nuestra Penélope o nuestra Solveig, al lado de esos dos seres entrañables de la familia de Tom (Laura y Amanda), solo así podríamos pretender que nos recibieran con los brazos abiertos, entregadas y amorosas. Solo el tiempo compartido nos mantiene unidos, solo en él el abrazo es mutuo y no violento, solo así no hay posesión sino amor. Y si no respetamos esta ley del tiempo, tampoco estaremos en condiciones de respetar a esaszoodecristal personas, de reconocer que el tiempo transcurrido de forma diferente para dos seres (por mucho que en su momento hubieran unido sus pulsos y sus sueños), los ha separado inexorablemente.

Esta entrada ha sido publicada en Reflexiones y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.