Educación y patriotismo

¿Se puede estudiar Ciudadanía sin estudiar Patriotismo o viceversa? No. La Nación (o si se quiere el Estado-nación) es el ámbito donde se puede desarrollar el proyecto colectivo de derechos y oportunidades para el bienestar general. Por debajo de ello (comunidades, regiones, «tribus», etc.) o por encima (uniones supranaciones, acuerdos, alianzas, etc.), por mucho que representen sentimientos o pasiones o intereses legítimos, no pueden garantizar esos derechos y oportunidades a todos y cada uno de los ciudadanos. Es decir, para enseñar convivencia (diálogo, respeto, tolerancia, etc.) a nuestros educandos, y para garantizar sus derechos, tenemos que enseñarles patriotismo, amor por la nación, respeto al Estado.

Y no se puede caer en la trampa de que, como hay ciudadanos que no se sienten de nuestra nación, hay que intentar atraerlos o mantenerlos con nosotros a base de permanentes concesiones. Hacerlo así significaría que estamos sacrificando a las mayorías para contentar a las minorías. Por supuesto, la gente tiene derecho a defender sus ideas, incluyendo las ideas secesionistas… pero si lo quieren hacer por la vía democrática (respetando las leyes vigentes) y no por la vía revolucionaria (suprimiéndolas e implando otras por la fuerza) no podrán utilizar los medios legales a su alcance para inculcar en los educandos odio hacia la Nación, rebeldía ante el Estado. Ésta es la clave de la política española desde la Transición y seguirá siéndolo hasta que los enemigos internos de España, de lo español, ganen la batalla o acepten el juego democrático. Hay miles de anécdotas (como la «guerra de las banderas», la mofa al himno nacional o al Jefe del Estado, las prohibiciones y manipulaciones lingüísticas, la falsificación de la historia y un largo etcétera) que lo demuestran.

Es fundamental, por ello, que el Estado no decline su alta responsabilidad de educar a las nuevas generaciones en los valores democráticos, en la ciudadanía y el patriotismo. Con o sin transferencias en la gestión de la educación; con o sin la colaboración de las minorías nacionalistas.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Educación y patriotismo

  1. Pingback: Somos más, tenemos más fuerza y mejores razones | Libros, abrazos y otros asuntos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.