Noviembre

Noviembre. El romancero: «No pase noviembre sin que el labrador siembre.»: buena máxima para quienes viven de y con la tierra y mejor todavía para cuantos, en el proceloso mundo urbano, quieren resolver los problemas de la lucha social por medio de broncas zafias, empujones y atajos oportunistas, en vez de por (la necesaria siembra de) la educación y el ejemplo; la Iglesia católica: comienza el mes con Todos los Santos y sigue con los Fieles Difuntos: buena idea (más de nuestra cultura que de la opresiva anglosajona del Halloween)… pero tengamos también tolerancia para los no santos y compasión para los infieles; la Poesía: «Llegó otra vez noviembre. Lejos quedan los días / de los pequeños sueños, de los besos marchitos. / Tú eres el mes que quiero. Que no me deje a oscuras / tu codiciosa luz olvidadiza y cárdena / mientras llega el invierno.» Claudio Rodríguez, «Noviembre». ¡Sí, que la luz olvidadiza y cárdena no nos impida ver esto que nos rodea y aquello que, a lo lejos, viene tan cargado de incertidumbre como de esperanza! Más poesía (más melancolía): «¿Qué haré, amor mío, amor, si tu cuidado / cuando noviembre llegue por mis venas…? / Ya no estarán en pie las azucenas / que yo cortaba en tu jardín vedado.» Rafael Duyos.

Esta entrada fue publicada en Crónicas, Emociones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Noviembre

  1. J. Gustavo Catalán dijo:

    Luchemos para que el color de las hojas no contamine nuestro corazón…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.