La que se avecina

Durante la campaña para las Elecciones de 2008, una cámara importuna recogió el momento en el que el entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero le decía, confidencialmente, al famoso periodista Iñaki Gabilondo «Nos conviene que haya [más] tensión» para recabar más apoyos a su política: más tensión significa más «memoria histórica», más desprecio para el rival político (la derecha tiene intereses y la izquierda ideales, diría en otra ocasión), en suma, más agit-prop. Y ahí cobran gran importancia los artistas, periodistas e intelectuales comprometidos con el PSOE.
Zapatero consiguió ganar las elecciones, aunque tres años después tuvo que convocar nuevas elecciones y perdió el poder… pero como el PP de Rajoy desarrolló una política nefasta durante cinco años largos, el PSOE de Pedro Sánchez lo recupero, eso sí recurriendo al apoyo de populistas-comunistas y separatistas de diverso jaez, a pesar de haber jurado solemnemente, una y otra vez, que jamás cometería esa locura.
El nuevo Gobierno tenía un programa ambicioso de negociación («diálogo») con el secesionismo y una serie de medidas populistas (demagogia) pero se vio sorprendido por la pandemia y (después de dos meses de desconcierto y zigzagues ) ahora necesita el apoyo de esos «artistas, periodistas e intelectuales comprometidos», o sea, necesita más agit-prop para capear el temporal.
Un ejemplo, por tanto, de «la que se avecina» es, en mi modesta opinión, el artículo de Julio Llamazares hoy en El País: por compromiso o por ingenuidad, el gran escritor leonés cae, siempre en mi modesta opinión, en el fango de la agit-prop. Merece la pena leerlo. https://elpais.com/opinion/2020-05-01/la-espana-negra.html

Esta entrada fue publicada en Crítica, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.