15/21 de agosto de 2016

Lunes
Madrugada, después de un día de recuento y lavadora. Cariñosa felicitación a Asun por su cumple. Mi hermano sigue estable. Notas para la reanudación de mañana en la oficina.
Artículo importante de Rafael Arenas García, presidente de Sociedad Civil Catalana, en el blog El jardín de las hipótesis inconclusas, con el título «El artículo 155 de la Constitución. Instrucciones de uso», donde, después de un análisis muy objetivo, concluye: «En definitiva, el art. 155 no es más que un precepto constitucional más pensado para circunstancias excepcionales y que el buen sentido de todos debería conseguir evitar su aplicación; pero dándose su supuesto de hecho no recurrir a él sería una dejación de funciones que no tendría justificación.». Lo he apoyado en Twitter y Facebook: «¡Gracias por tan excelente artículo! A ver si, entre todos, conseguimos q lo lean el Gobierno y los parlamentarios.»

Martes
Vuelta al trabajo. Los problemas de siempre en Pinto.
He visto un tuit de El Libre Pensador («El comunismo no es más que la excusa que necesita el fracasado, la herramienta que escoge el envidioso y la vía que elige el tirano.») que me ha hecho recordar que tengo un trabajo pendiente: analizar las diferencias y las coincidencias entre nazismo y comunismo… tema nada sencillo aunque en un extremo se afirme que son idénticos y en otro que no tienen nada que ver.

Miércoles
Merienda (muy agradable) en casa de Manolo y Asun, con Mary Luz, su hijo Chema y su nieto Víctor. Mi hermano parece más animado. Comentarios sobre la situación política[Np].
¡Hay que ver lo importante que es la cultura y, en concreto, la erudición! Y, en cambio, lo peligroso que es la erudición a la violeta, que el RAE considera expresión coloquial y define como «La propia del que solo tiene unos conocimientos superficiales de cualquier asunto y pretende ser considerado un especialista.» Por supuesto, yo huyo de este tipo de erudición pero lamento profundamente no haber alcanzado, ni de lejos, la auténtica. Viene todo esto a cuento de que hoy he comprobado que mi texto «Nada por encima del hombre», que figura como texto definitorio de la ideología de Ediciones de la Torre en el blog Cuadernos de la Torre (http://cuadernosdelatorre.es/ideologia/) y que cierra mi libro 35 notas del editor y otros escritos, fue redactado sin tener en cuenta la sentencia: Homo omnium rerum mensura es («El hombre es la medida de todas las cosas») de Protágoras de Abdera, uno de los más famosos sofistas, con mucha de su obra perdida pero citado y glosado por otros autores posteriores, como Platón). Si lo hubiera tenido presente cuando redacté aquel texto, lo hubiera encabezado con esa sentencia, que me parece muy acertada.

Jueves
Follón de cuentas en Pinto. Isabel sigue de baja, tras su operación en la espina dordal. Preocupado.
Libre e Iguales ha presentado una querella contra Carme Forcadell, Presidenta del Parlment. Lo he apoyado en Twitter y en Facebook con este comentario: «Importante acción en defensa de nuestros sistema de derechos y valores, que debemos apoyar, e importantes documentos resumiendo el “proceso” de golpe de Estado que se está produciendo en Cataluña, que debemos estudiar.»
Hoy parece que se ha desbloqueado un poco la situación del Parlamento. A ver si mañana termino un texto crítico sobre esto.

Viernes
Sigue el follón administrativo en Pinto… ¡qué pereza! Menos mal que Lucía lo toma con calma y esfuerzo.
Días de ir retomando contactos amistosos. Con  José Manuel Delgado, ayer, y hoy con Ana Calle.
He puesto una nueva entrada aquí criticando las marrullerías de nuestros políticos. A ver qué reacciones hay.

Sábado
Los Trufos no conocen los días de la semana y, por consiguiente, para ellos un sábado o un domingo tienen el mismo horario que cualquier otro día de la semana: a las siete y media de la mañana, primer paseo… La verdad es que en eso también he sido siempre un trufo: en los findes (casi) siempre he madrugado. Así que esta mañana he podido escuchar entero la magnífica retransmisión de la Misa solemne de Ludwig van Beethoven. Magnífica interpretación de la Orquesta y Coro de RTVE. A pesar de que Beethoven era mi músico favorito desde que, con uno de mis primeros sueldos (a mediados de los 50 del siglo pasado), me compré un tacadiscos y empecé una modesta colección de LP (como entonces se llamaba a los discos de vinilo de 33 revoluciones por minuto, que habían sustituido a los de pizarra de 78 rpm), no escuché esta gran obra hasta finales de la década de los 70 Recuerdo que iba conduciendo mi primer coche (un Renault6 azul, de cuya matrícula sólo recuerdo las dos letras, DF) por el Paseo del Prado y al conectar Radio Clásica me impresionó esa música, que me remitía, de alguna manera, a la sinfonía Coral (cuyo disco sí tenía y había escuchado innumerables veces). Recuerdo que tuve que esperar con la radio puesta, aunque ya había llegado a donde iba, para saber de qué obra se trataba. Compré el disco en cuanto pude y lo escuche con fruición muchas vBeethoven por J.K.Stielereces y, años después, logré asistir, creo que al menos dos veces. al concierto en vivo en el Auditorio Nacional. Inserto en este escrito el famoso de Joseph Karl Stieler que representa al músico, muy favorecido por el artista, trabajando en esta impresionante obra.

 

 

 

 

Domingo
Mientras paseaba a los Trufos escuché el comentario editorial de Luis del Pino y cuando regresé a la casa lo ponderé con un tuit que le ha gustado: «Sencillo pero muy inteligente editorial de hace 15 minutos sobre financiación del separatismo catalán en @esRadioDespués, buscando las noticias de Radio 5 me encuentro con la retransmisión de la misa en el momento de la lectura y comentario del Evangelio de hoy (Lucas 13,22-30), el de la famosa pregunta «Señor, ¿serán pocos los que se salven?» y cuya respuesta, si es interpretada en clave laica, humanista, destroza el elitismo judío, la idea de un pueblo elegido y todo eso, que tanto daño ha hecho a nuestra civilización… Y luego, en las noticias, tras las consabidas terribles de la guerra y las felices de las Olimpiadas de Río, me entero de que el incendio en el maravilloso Valle del Jerte ha calcinado ya casi 1.000 hectáreas. ¡Malditos incendiarios, estúpidos negligentes que desprecian la Naturaleza! Dicen que los equipos de bomberos obtienen el agua de, entre otros pueblos, Guijo de Santa Bárbara… Recuerdo el primer viaje al Guijo, cuando los coches tenían que quedarse fuera del pueblito porque era imposible transitar por él con vehículos automóviles, con un maravillado Unai de, creo, 5 ó 6 años montando en el caballo de Jesús «Cacharro», que nos explicaba, entusiasmado, cómo había encontrado su negocio en el cultivo de frambuesa, entonces tremendamente innovador en aquella zona… He recordado el viaje que hicimos, muchos años después (el 11 de abril de 2010) Tania, Vera, Pablo y yo, a un gloriosamente florido Jerte y he releído los haikus que escribí con motivo de aquel viaje («Para T. V. y P. entre las flores del cerezo.»); el primero de ellos: «Jerte prodigio / un millón de cerezos / ha florecido.»
Sigue la Radio (el maravilloso medio de comunicación, que precedió a los de imagen y que, seguramente, los sobrevivirá). Por fin he escuchado
a un locutor de Radio Clásica decir correctamente esta aria (y no este, que les había afeado en varias ocasiones) y he puesto un tuit felicitándolos: «¡Felicitaciones @radioclasica en su programa de ahora mismo! El locutor dice, como debe, ESTA aria (ESTA, ESA, LA MEJOR) ¡Cunda el ejemplo!»
Esta tarde hemos enterrado a Sara Valcárcel, la madre de Sara Moreno, en el Cementerio Sur de Madrid. Tenía 98 años y aunque ahora tengo menos trato con Sara hija, siempre he sentido un gran cariño por la madre. La recuerdo, llena de vigor con ochenta y muchos años, en Azañón escardando en su jardín (tengo unas fotos entrañables) o compitiendo conmigo haciendo tortilla de patatas, o paseando por la playa de La Lanzada en su añorada tierra gallega… En mi librito de haikus (que publiqué con mi pseudónimo literario) le dediqué mis «Tres haikus de Azañón»* y en las notas finales justifiqué así la dedicatoria:
«Los haikus de Azañón (pequeño pueblo de Guadalajara, habitado actualmente por una treintena de vecinos) están dedicados a una mujer que, siguiendo a su marido, cambió su fértil Galicia por la dura tierra manchega.» Hoy hemos dejado en su nicho un precioso centro de rosas blancas, costeado por todos los amigos de Sara hija, que morirán pocos días después de su destinataria… Pero en mi ventana sobrevive y se renueva cada año una mata de trébol que ella me regaló arrancándolo de su jardín.

* Tuviste historia, / Azañon, en La Alcarria. / ¿Tendrás Fututo? /// Hubo gancheros / que arrastraban los troncos / Tajo abajo. /// Calle Las Parras. / Ya ha cumplido cien años / la más antigua.

Esta entrada fue publicada en 3.652 noches... o más y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.