Médico y farmacia las 24 horas

2016-05-31_1235Las radios madrileñas repiten insistentemente un anunció de residencias geriátricas donde una voz, ostensiblemente de anciana, afirma «Mira hija: ni contigo ni con tu hermano; me quedo en Adavir, aquí tengo médico y farmacia las 24 horas, nunca estoy sola… y podéis venir a verme todos los días». 
La población española está envejeciendo a grandes pasos, la pirámide de población nos muestra un porcentaje de ancianos dependientes excesivo en una población que mantiene un paro por encima del 20%. Esa población envejecida mantiene una esperanza de vida de las más altas del mundo pero exige una medicina especialmente activa y costosa para mantener con paliativos los diversos achaques. Naturalmente si nuestra vida tuviera una mejor alimentación y menos estrés, llegaríamos a la vejez con menos achaques pero lo cierto es que la gran mayoría de nuestros ancianos dependen en gran medida de médicos, de ambulatorios, hospitales y farmacias.
En el anuncio parece que la hija quiere ocuparse de la madre pero, como tiene que hacerlo combinándolo con sus tareas, la madre prefiere la atención profesional y pagada que la familiar y gratuita. ¿Vamos a ese tipo de sociedad con muchas residencias de ancianos bien dotadas con altos precios y donde los ancianos acomodados pueden recibir (pero no reciben) la visita diaria? ¿Cambiamos los cuidados afectuosos de la familia (que es lo fundamental para disfrutar de una vida de calidad) por la atención médica y farmacéutica? ¿Quién y cómo se financia todos esto? ¿Quién y cómo podrá disfrutarlo?
Sabemos que la sociedad ha cambiado mucho, que el desarrollo económico ha traído sustanciales cambios en las estructuras sociales y familiares y que hay dos sectores que sufren las consecuencias de ese nuevo tipo de familia donde ha aumentado el nivel económico pero ha descendido el tiempo y el afecto: niños y ancianos tienen muchos más medios a su alcance pero menos familia cercana para compartir los días.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.