¡Ay!

big bang

Quizá la «gran explosión» no fue sino un suspiro, profundo y germinal, de un dios solitario que, perdido en la inmensidad de la nada, sintió el anhelo de hacer algo y comenzó así su gran aventura, cuyo último tramo, por ahora, sería la gran aventura del hombre, que se inicia en ese Inmenso Edén al que había sido destinado y que no pudo conservar. Tal vez por ello, las personas, desde que salimos del vientre materno, rememoramos, con nuestros quejidos, aquel Paraíso que un día nos perteneciera.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.