El estúpido crimen de la quema de libros

Constitución_Española_de_1978._Primera_Página.La periodista y escritora Empar Moliner (Premio Josep Pla 2000 y Premio Lletra d’Or 2005) quemó anteayer públicamente, en una de las emisiones de TV3 de Barcelona, un ejemplar de la Constitución española,  explicando que cualquier ciudadano que necesitara tener algún tipo de calefacción y no dispusiera de otro medio, cogiera cualquier libro y lo quemara. Me gustaría que un ataque tan directo y grosero a nuestra democracia fuera castigado con el máximo rigor: no se puede insultar a los símbolos nacionales y sus leyes sin atraer sobre sí el peso de la ley. Su gesto ha concitado una serie de protestas y, ante ellas, la propia TV3 (cuya trayectoria de odio a España y de dar cabida a cuantos, de la forma más sutil o de la forma más grosera, la combaten, se ha ganado un puesto de honor entre los enemigos declarados de la Nación y el Estado españoles) ha tenido que disculparse (por supuesto, «con la boca pequeña») y retirar las imágenes. Me gustaría, insisto, que una afrenta de este jaez no quedara impune. El cobarde relativismo que está dominando toda nuestra vida es el caldo de cultivo en el que todas las corrupciones florecen.
Es un crimen estúpido quemar libros. Lo han hecho todos los dictadores, como registra la Historia, desde Qin Shi Huang en China en el siglo III a.C. o Diocleciano en Alejandría, en el siglo III de nuestra era, hasta los yihadistas en estos últimos años, pasando por las hogueras terribles de los nazis (con todo tipo de libros de judíos o de izquierdistas) o las de los dictadores latinoamericanos (no olvidemos, tampoco, la quema de los valiosísimos manuscritos y códices mayas que el «evangelizador» español Diego de Landa hizo en Yucatán en 1562). El Quijote de Cervantes recoge una quema de libros en casa del ingenioso hidalgo, a cargo de la ignorante ama y el dogmático cura; Ray Bradbury escribió una hermosa novela, Farenheit 451, donde el protagonista, Montag, es un funcionario público encargado por el gobierno de quemar todos los libros del país…
Siempre con el mismo pretexto: se queman libros para purificar las almas. Pero las hogueras que se hacen con libros, con cualquier libro, son muy peligrosas: sólo sirven para atizar odios, para generar antagonismos, para ensuciar las almas;  lo que se inicia con la quema de ejemplares acaba inexorablemente en pólvora, metralla y demás armas para los ejércitos. Por eso hay que enseñar a la gente que quemar libros, incluso libros que nos parezcan nefastos, es un crimen estúpido que produce las peores consecuencias. Aunque nos parezca que la cultura recogida en la Biblia (o cualquier otro libro sagrado, de cualquier religión) puede obstruir la búsqueda de una interpretación científica y racional de nuestra historia, sería un crimen estúpido quemarla porque, además de ser un libro especialmente querido por millones y millones de personas, contiene mucha información, que necesitamos para comprender y para comprendernos; como igualmente sería estúpido quemar cualquier libro de cualquier religión o ideología, porque todos ellos pueden contener información valiosa y porque todos ellos son resultado, y causa, de la capacidad humana de pensar y expresarse. Incluso un libro tan funesto como Mi lucha no debería ser nunca alimento del fuego. Lo que hay que hacer es enseñar a la gente a leer, a discernir entre la verdad y la mentira, a disfrutar conociendo lo expresado por otros y, sobre todo, a respetar al Libro como medio superior de comunicación del pensamiento humano. Y en todo caso, jamás prohibir o destruir los libros por muy malos que nos parezcan: si Don Quijote no hubiera tenido esos «malos» libros de caballerías no hubiera salido a «desfacer entuertos», a darnos a todos grandes lecciones, entre ellas, la gran lección de la libertad.
Por todo lo dicho hasta ahora, más aún que el ataque a nuestra Carta Magna y cuanto ella representa, me indigna el ataque al Libro y cuanto él significa. Y me preocupa que esta cuestión no despierte más reacciones; no he oído ni leído nada sobre esta afrenta al libro como tal y por ello me decido a denunciarla en mi blog… Y por ello me permito hacer un llamamiento a cuantos respetan y aman el libro  para que protesten no tanto por el atropello que se realiza a nuestra Constitución cuanto por el desprecio que se manifiesta con ello al explicar que se puede img_mgonzaleza_20160412-130526_imagenes_lv_otras_fuentes_1_d477743f08-kjB-U4010553266649UF-992x558@LaVanguardia-Webquemar cualquier libro. Editores, libreros, bibliotecarios, profesores, periodistas, lectores en general y (especialmente para esta ocasión) escritores (de todas estas categorías hay muchas personas en Barcelona y aquí) deberían denunciar sin ambages la zafia actitud de Empar Moliner.

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El estúpido crimen de la quema de libros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.