El papel necesario

El_EspañolCon el impulso y el estilo de Pedro J. Ramírez (y su protagonismo absoluto), hoy se ha consolidado la sociedad anónima No Hace Falta Papel, que publicará, a partir de septiembre, el diario digital EL ESPAÑOL. Junta General Extraordinaria de Accionistas de El Español, aprobando por unanimidad (quizá a algún accionista le haya parecido excesiva la presión sobre los posibles disidentes o que simplemente quisieran abstenerse) cuentas, cargos y delegación en el Consejo de Administración de importantes decisiones a futuro. Acto «histórico» porque la cantidad de accionistas (5.624, entre los que me cuento), el capital social (17.134.900 euros) la forma en la que se han conseguido (por «crowdfundigng», batiendo todos los records, aunque conviene señalar que hay aportaciones de «inversores institucionales» muy significativas fuera de estas aportaciones «populares»), las empresas que se relacionan con el nuevo periódico, los equipos (periodistas, técnicos, etc.) que se han conseguido, un diseño muy atractivo (un acierto haber incorporado a la marca el león, como uno de los símbolos más importante de la historia de España), y, sobre todo, la gran necesidad de mucha gente de sentirse bien informada a pesar de las presiones políticas o económicas, hacen prever que el nuevo medio tendrá mucho éxito como empresa y contará con una gran influencia en la sociedad española. Por eso me parece importante prestarle toda la atención.
Tengo entendido que los socialistas vizcaínos de principios del siglo XX decían: elijamos para tesorero al más honrado de todos nosotros y, luego, vigilémosle como si fuera el mayor ladrón. Algo así tendremos que hacer con nuestros medios, con nuestros periodistas: apoyemos al que parezca el más capaz de llamar al pan, pan y al vino, vino (y en el mejor español posible, evitando extranjerismos innecesarios); el que declare que será capaz de resistir cualquier presión económica, política, personal… pero, luego, vigilémosle como si hubiera un gran peligro de que nos engañara, de que, en realidad, lo que buscara fuera su propio provecho, resolver cuentas personales o la mera notoriedad.
El Español declara solemnemente que será indomable, que no habrá nadie «intocable» salvo la ciudadanía, que apoyará sin ambages el fortalecimiento de la nación española y la regeneración de la democracia… ¡Bravo, cuenten conmigo!
De forma que para difundir el periódico, que se hará digitalmente, «no hace falta papel», pero es necesario el papel, el rol, la función, de un periodismo honrado y valiente… y, sobre todo, de unos lectores inteligentes, resistentes a cualquier tipo de demagogia, dispuestos a aportar su granito de arena en forma de suscripción y, también, deblogjm participación, que hoy es más posible que nunca.
Por último, tampoco hay que exagerar con lo del rechazo del papel. Como anécdota hay que decir que para asistir a la JGEAEE había que imprimir un folio… y que el obsequio para los que, después de terminada la Junta y el excelente cóctel, abandonamos el impresionante Palacio Municipal de Congresos era una bolsa con diversas revistas, ¡tres kilos de papel impreso!

Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El papel necesario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.