Aprender a Pensar

2016-11-21_1350Viernes 25 de enero de 2013, programa El Marcapáginas en Gestiona Radio. Respondo al amable requerimiento de su director, David Felipe Arranz, para que explique la nueva época de nuestra revista Aprender a Pensar. Partiendo de la idea general de que nuestra sociedad atraviesa por una grave crisis (económica, social, moral, intelectual…) que hace necesario más que nunca seguir el consejo de don Antonio Machado («lo que importa es aprender a pensar, a utilizar nuestros propios sesos para el uso al que están por naturaleza destinados»), hemos decidido emprender una nueva etapa en la revista, con periodicidad trimestral,  que se presentará en formato pdf, con 24 páginas bien maquetadas para que se pueda imprimir, a color o en blanco y negro.
La revista pretende que reflexionemos sobre temas de Sociedad, Arte y Cultura, Ciencia y Metafísica (en el sentido de más allá de lo físico), y que lo hagamos tanto desde posiciones adversas como afortunadas, tanto en solitario como en colectividad y tanto si nos encontramos en una edad temprana o tardía; pensar teniendo en cuenta a los otros, buscando la verdad con ellos, incluso atreviéndonos a ponernos en el lugar del otro; pensar para sentir, comprender, actuar, corregir… Hemos conseguido iniciar este proyecto con un equipo de personas que coinciden con estos principios, tanto en España como en otros lugares del mundo; por ejemplo, tenemos corresponsales en Berlín, Estambul, Ginebra, Hong Kong, Lima, Eindhoven (Holanda), México DF, Sao Paulo… y colaboradores que se distinguen por su gran formación científica pero amantes de las Humanidades o por su gran formación humanística pero amantes de la Ciencia.
Y nos hemos atrevido a navegar contracorriente en dos aspectos fundamentales para toda publicación que se distribuya por la red; en primer lugar, rechazamos el principio de «Todo gratis en la Red» (porque al final alguien paga los costos y alguien se beneficia del tráfico electrónico) y establecemos un precio por la suscripción (que irá personalizada) aunque asequible (5 euros por la suscripción anual) y que además no irá para cubrir los gastos de edición, distribución, gestión, etc. sino que será destinado a la fiesta anual que se realizará, a finales de año, con todos los corresponsales, colaboradores y suscriptores que puedan acudir. Por otra parte y teniendo en cuenta que Internet permite el abuso del hipermedia (capacidad de saltar de un texto a otro y de utilizar texto, vídeo, audio, etc.) hemos decidido reducir estas posibilidades a lo que entendemos su justo término y facilitar una lectura sosegada, concentrada y, en definitiva, profunda. Para reforzar esta idea expuse ante los queridos amigos de la tertulia de El Marcapáginas el ejemplo de que si cuando entramos en un museo, una biblioteca, una catedral o «la casa de la persona amada», se nos ofrecen decenas, miles de ventanas abiertas a otros espacios, de forma brillante, vertiginosa, y adictiva, al final acabamos por no aprovechar prácticamente nada ese museo, esa biblioteca, etc. Buscamos el pensamiento profundo, serio y, para ello, proponemos una lectura  concentrada, profunda, reflexiva, etc.
Comenzamos esta nueva aventura con mucha ilusión, sabiendo que no es fácil pero convencidos de que, por poco que hagamos, aportaremos nuestro granito de arena a ese montón que nos ayudará a todos cuantos participemos en Aprender a Pensar, como nos dice nuestro maestro, «a ser nosotros mismos, para poner el sello de nuestra alma en nuestra obra».

Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Aprender a Pensar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.