Nelson Mandela

Nelson_Mandela-2008_(edit) Es hermoso llegar a los 95 años rodeado de la admiración y el respeto, del amor, de familiares y amigos; mucho más cuando estos amigos se cuentan por millones en todas las partes de la tierra. Es hermoso llegar a esa edad en esas condiciones, aunque sea luchando con la muerte, que acecha para cobrar su presa. Pero la muerte puede esperar un poco más a la puerta del hospital como esperó durante años a la puerta de los terribles calabozos donde Nelson Mandela (Madiba como lo llaman cariñosamente sus compatriotas) permaneció, en condiciones infrahumanas, durante 27 años de represión criminal por parte de la minoría blanca racista, explotadora y genocida que dominaba Sudádrica. Como esperó todos estos años en los que Mandela, una vez libre, dedicaba su vida a reconstruir un país y una sociedad que habían sido esquilmados y degradados hasta límites increíbles.
Sí, Mandela es un ejemplo imperecedero de resistencia a la estupidez y la crueldad humanas, de lucha inteligente por mejorar las condiciones de vida de las gentes normales y trabajadoras, por sacar de la miseria material y espiritual a los más débiles. Pero, sobre todo, es un ejemplo de cómo la rebeldía juvenil que produce la explotación e injusticia insitucionalizadas y que en tantas ocasiones cae en los mismos errores que combate, cómo esa rebeldía puede transformarse en una fuerza liberadora.
Hay muchos héroes en la Historia pero los más admirables son aquellos que han sido capaces de resistir en las circunstancias de soledad y tortura y los que han comprendido que la maldad humana, la explotación y la injusticia suprema de ciertos regímenes y sistemas no se resuelven con venganzas o chalaneos sino, bien al contrario, con el mantenimiento de los grandes principios de libertad y justicia, por un lado y, por otro, con la renuncia a la venganza; con el amor a los amigos y la reconciliación con el enemigo cuando éste abandona su proyecto de dominación ilícita. Mandela es sin duda, el mejor ejemplo contemporáneo de estos valores, el gran héroe del siglo XX y su ejemplo nos ilumina. Su titánica voluntad y su inteligente generosidad frente a la injusticia merece nuestra más sincera gratitud. Él consigue que recuperemos la confianza en la capacidad humana.
¡Felicidades, Señor, por estos hermosos y radiantes 95 años, que deseo se prolonguen cuanto sea posible! Permítame que una mi modesto canto al de los millones de sudafricanos y amigos de todo el mundo que celebran su onomástica, que sume a ellos mis deseos ardientes de que usted sobreviva una vez más al dolor y la muerte. Permítame que en este día festivo para la humanidad entera declare, con humildad pero con firmeza, que usted es la persona más ejemplar que dio el siglo XX, el más digno de ser admirado y seguido, la referencia más adecuada para luchar contra las injusticias y miserias de nuestra civilización y para desarrollar los grandes valores humanos que ella contiene; que usted se encuentra ya y se mantendrá, de manera destacada, en ese friso de la Historia donde se sitúan aquellos que, desde su individualidad, comprenden que somos una especie necesitada de vivir en sociedad, y que luchan honestamente porque en esa sociedad haya más libertad que represión, más igualdad que injusticia, más fraternidad que hostilidad.

Esta entrada fue publicada en Emociones, Nombres propios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Nelson Mandela

  1. Elena Muñoz dijo:

    Bella entrada como homenaje a un gran hombre que, sin lugar a dudas, nos debe servir de ejemplo.

    • Gracias, Elena. Es evidente que mejor iría nuestra sociedad si tantos jóvenes que sienten fascinación por el «famoseo» se fijaran más en estos gigantes que nos han demostrado que se puede hacer un mundo mejor.

  2. Elizabeth dijo:

    Me encantó! un sentido, sobrio y riquísimo homenaje a un grande para admirar y seguir. Un abrazo, Josemari!

  3. Elizabeth dijo:

    Me tomé el atrevimiento de darle difusión, inlcuyendo tu nombre y ciudad al pie.

    • ¡Gracias, Elizabeth! Todo lo que podamos hacer para llevar al corazón de la gente el ejemplo de Mandela será poco… y si mi modestísimo homenaje sirve a esa noble causa, me sentiré muy orgulloso.
      Un gran abrazo,
      JM

  4. Ana dijo:

    Precioso y justo homenaje !! Por su manera de actuar es reconocido y querido. Un gran ejemplo para estos tiempos que vivimos…
    Mi reiterada admiración, tus escritos son espejos tuyos:!
    Un abrazo.

    • Gracias, Ana. Ambos sabemos que estamos muy necesitados de ejemplos como el de Mandela así que cuanto podamos hacer para que la gente, y sobre todo la juventud, sepan de hombres como él será poco.
      Un abrazo,
      José María

  5. Creo que Este gran hombre, nunca ha recibido un homenaje tan justo e inteligente como el tuyo.
    Es un honor para mí, tenerte como amigo. Un abrazo JULIA

    • Gracias, Julia. El honor por la amistad es, sobre todo, para mí…. Y en cuanto a Mandela, como ya he comentado, es poco todo lo que hagamos por llevarlo al corazón de la gente, sobre todo de la juventud, tan necesitada de buenos ejemplos.
      Abrazos,
      JM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *