Maureen Ada Otuya y Jenny Sofía Rebollo Tuirán

Vengo desde el ayer, desde el pasado oscuro,
con las manos atadas por el tiempo,
con la boca sellada desde épocas remotas.
Vengo cargada de dolores antiguos
recogidos por siglos,
arrastrando cadenas largas e indestructibles.
Vengo de lo profundo del pozo del olvido,
con el silencio a cuestas,
con el miedo ancestral que ha corroído mi alma
desde el principio de los tiempos.

Mucho mejor que las mías, las bellas palabras de
Jenny Londoño para denunciar
estos terribles asesinatos.

Leer el poema completo

Esta entrada fue publicada en Emociones, Nombres propios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a Maureen Ada Otuya y Jenny Sofía Rebollo Tuirán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.