El trovador

Bienvenido trovador. Gracias por tu canción. Tu voz, que en tantas ocasiones me deleitó pero en tantas otras mortificó mis oídos, viene hoy con un canto alegre e inteligente, me levanta el ánimo y me hace recuperar la esperanza que tenía en ti. Tu voz me trae los ecos de las canciones antiguas pero también actuales porque han sido tamizadas y reafirmadas por el devenir de los tiempos. Tu voz repite las bellas palabras nacidas de nuestra lengua y que a su vez la hicieron crecer y brillar en este babel que es la humanidad.

Tu voz, que en otras ocasiones fue vacilante o confusa, se suma hoy, con coraje, a otras muchas voces que te precedieron en la hermosa tarea de animar a las gentes al trabajo honrado y la fiesta noble, a la unión y la concordia. Tu voz, que convoca a «ciudadanos, ni héroes ni villanos», «tan fieramente humanos»; tu voz, que invoca «pan amasado con fe y dignidad», que pone en lo más alto del ideario «la libertad»…

Tu voz, en otros momentos estridente, recupera así lo mejor de tus melodías, y tu actitud, en otras ocasiones servil ante el poderoso, exhibe hoy el gesto altivo de los mejores trovadores, aquellos que cantaron al pueblo y para el pueblo sin someterse a censuras ni subvenciones.

Gracias, trovador. Quiero unir mi débil voz a la tuya, tan poderosa, e invitar a mis amigos a que se sumen a tu canto y ayuden a formar un coro que se oiga en todos los rincones de nuestro continente.

Esta entrada fue publicada en Emociones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.