Campus de Segovia. Julio 2012

«Nueva cultura del trabajo desde la comunicación: la construcción de empleo desde una nueva ética y deontología de la acción comunicativa.» Jornadas en el campus de Segovia de la Universidad de Valladolid coordinadas por Agustín García Matilla, decano de la facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación, y Tecla González Hortihüela, profesora de esta universidad . Conferencias, mesas redondas y talleres los días 24, 25, 26 y 27 de julio de 2012, a cargo de profesores y profesionales y más de 80 alumnos, algunos venidos desde Madrid. Magnífico ambiente; diálogo permanente; viejos y nuevos amigos.

Participo en la mesa redonda «Oportunidades para la industria del libro» con los editores Alfredo Landman, de Gedisa y Carlos Rod, de La Uña Rota (ambos llaman la atención sobre el nuevo paradigna del libro pero se muestran razonablemente optimistas), Carlos Aganzo, director del periódico El Norte de Castilla y poeta (que da cifras que demuestran que no es el libro en papel y la prensa lo que ha sufrido un mayor descenso de ventas en la crisis actual) y José Domingo Pardillos, Librería Entre Libros, que reivindica el imprescindible papel del librero… Yo me declaro decididamente optimista, siempre que las personas que se incorporen al mundo del libro sigan defendiendo los grandes valores que llevaron a España a ser la cuarta o quinta potencia editorial del mundo; aprovecho para explicar mi LEINOBLE (que los lectores de mis catálogos y de los últimos libros publicados conocen bien) y sostengo que además de atender a los nuevos soportes de lectura, necesitamos revisar «todas las estructuras comerciales –distribuidoras, librerías, ventas por Internet, etc.– para estar en condiciones de atender la demanda de nuestros clientes. En este aspecto quizá sea necesario plantear un debate sobre el precio fijo y sobre los usos y costumbres del comercio del libro.» Entrevista para la TV de la Universidad: ahí queda un nuevo testimonio de un veterano editor que está más enamorado que nunca de su oficio….

Otras conferencias y mesas redondas resultan especialmente interesantes. José María Lozano Maneiro incita a desarrollar empresas culturales aprovechando el desarrollo de las redes sociales. Se debaten los conceptos de hipermedia, multimedia y transmedia; se analizan los problemas éticos de la publicidad y el papel del «prosumidor», la «publicidad de guerrilla» y un sinfín de ideas y problemas sobre y desde la Comunicación… En diez talleres simultáneos se analizan posiblidades de desarrollo personal y profesional, retos y oportunidades de emprendimiento, entre ellos las posibilidades de nuevos proyectos editoriales.

La conferencia de clausura corre a cargo del excelente escritor Gustavo Martín Garzo. Más de una hora de relatos encadenados, desde la fascinación del niño ante la madre abstraída con la lectura de un libro misterioso para él hasta la glosa del cuento de las dos palomas de la inmensa Las mil y una noches. El hombre ha necesitado siempre contar todas las historias imaginadas para comprender, al menos en parte, la historia vivida y la que puede llegar a vivir. Realmente, las jornadas han merecido la pena…

Pero el prodigio se ha producido la noche de la víspera: el grupo «El Lunar de Pierrot» desarrolla una «acción poética musical» en el palacio de Quintanar, impresionante edificio de los siglos XV-XVI, con pinturas de Vaquero Palacios y su hijo Vaquero Turcios, entre otras joyas plásticas; ayer Conservatorio de Música y hoy, después de ser rehabilitado, sede de un centro cultural multidisciplinar. Los actores llevan a los espectadores, para que puedan seguir la obra, por distintas dependencias del palacio… y, de pronto, en uno de sus patios, el milagro: un almendro de 325 años años, humilde y hermoso, con su tronco tallado por el más grande artista, el Tiempo, componiendo una obra de arte que ningún escultor ni ningún pintor podría igualar; con sus más antiguas ramas hábilmente podadas por sus sucesivos jardineros y sus ramás más jóvenes llenas de frutos. Quizá, la más hermosa joya que se puede encontrar en la rica ciudad castellana: un maravilloso mensaje de vida, de tenacidad, de resistencia… Me entrego al titán de la Naturaleza, vencedor de todas las tormentas, naturales y humanas, y prometo: si alguna vez sintiera la necesidad de crear un dios, como tantos hombres han venido haciendo desde los primeros tiempos, te elegiría a ti, magnífico almendro segoviano, me prosternaría ante ti, te ofrecería mi humilde pero leal servicio, te juraría fidelidad, te adoraría.

Esta entrada fue publicada en Crónicas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.