Las Ramblas de Barcelona, verano de 2014

El fotógrafo (Carles Ribas, El País, 24 de julio de 2014) nos presenta siete personas en primer plano y detrás de ellas la multitud que día y noche llena el cosmopolita paseo de la hermosa Barcelona. Una multitud que en la inteligente foto está significativamente de espaldas. Cuatro mujeres y tres hombres (con la clásica colocación «chica/chico») que nos miran de frente con gesto amable al tiempo que decidido. Son personas que viven en Cataluña, que se integran en organizaciones cívicas, que proclaman con orgullo su identidad catalana y española y que se atreven (en un ambiente que desde hace 30 años persigue generar una tribu exclusiva y excluyente y que desde hace tres reclama machaconamente el derecho a la secesión) a sostener su postura de forma democrática aunque, obviamente, no cómoda. No sabemos cómo se desarrollarán los acontecimientos de aquí en adelante pero es tiempo de rendir homenaje a Sonia, José, Marita, Juan, María, Josep y Susana… y a otros muchos miles de ciudadanos honrados que, vencido el miedo o la inercia iniciales, se enfrentan al separatismo y que, si perseveran, conseguirán que la gran multitud que ahora se vuelve de espaldas ante el problema más grave que tiene Cataluña o que, lo que es mucho peor, camina ofuscada hacia un choque brutal, se vuelva hacia ellos y los acompañe. En todo caso, por sus miradas y por lo que significan, el grupo parece invitarnos a que desde cualquier punto de España los acompañemos, colaboremos con su necesario esfuerzo, nos comprometamos… No tanto por solidaridad cuanto por nuestro propio interés de mantenernos en un país de ciudadanos legalmente (y legítimamente) libres e iguales.

Esta entrada fue publicada en Pies de foto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las Ramblas de Barcelona, verano de 2014

  1. María Agra dijo:

    Hermoso pie de foto.
    La preciosa Cataluña que tanto puede aportarnos culturalmente, y que tanto podemos aportar desde el resto de los puntos. Sería un desastre perder a Gil de Biedma como poeta español, que será catalán pero que habla de todos.
    Quizá sólo apreciar aquello que nos diferencia y nutrirnos. Nunca darnos de lado.
    Que esas siete personas de la fotografía son catalanes y españoles, pero son, ante todo, personas. Sólo eso, personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *